14 Dic 2012 - 10:00 pm

Inspirada en la obra de J.R.R. Tolkien

El embrujo de Tierra Media

‘El hobbit: un viaje inesperado’ marca el inicio de la nueva trilogía de Peter Jackson.

Por: Álvaro Corzo / Nueva York
  • 73Compartido
    http://www.elespectador.com/hugo-weaving/el-embrujo-de-tierra-media-articulo-392564
    http://tinyurl.com/cyhhzld
  • 0
‘El Hobbit’ es la leyenda del padre adoptivo de Frodo, Bilbo Baggins, quien está en la imagen. / Warner Bros

Se augura un éxito total. No solo lo sienten el estudio, Warner Bros, y los miles de personas que han asistido a los preestrenos en el mundo entero, sino también gran parte de la crítica, que corrobora que después de diez años, la receta entre J.J.R. Tolkien y Peter Jackson sigue siendo intacta y perfecta, por no dejar de ser arriesgada.

Tolkien, un profeta de la literatura fantástica del siglo XX, quizás el creador del más vasto y mítico universo, Tierra Media, donde extraordinarios y complejos personajes pululan de manera mágica entre el bien y el mal, regresa al cine de la mano de Peter Jackson, escritor y director que una década atrás logró lo que ningún otro cineasta había alcanzado con su obra: adaptarla al cine de forma magistral en la trilogía de El Señor de Los Anillos.

Esta vez la historia cambia de personaje. El espectador no recorre la travesía de Frodo y su anillo mágico, sino la leyenda de su padre adoptivo, Bilbo Baggins, la cual escribiría Tolkien en 1937 y en la que este avezado hombrecillo de pies abundantes, junto a trece enanos, se ve obligado a adelantar la más desigual batalla en los oscuros parajes de Tierra Media por recuperar el reino del que sus nuevos amigos fueron despojados a la fuerza.

“Mi deseo con esta nueva saga es crear otra serie de películas que hagan parte del mismo mundo, el mismo lenguaje, un solo universo. Que el espectador las pueda ver de corrido y sienta que está en el mismo lugar”, aseguró Jackson en entrevista con El Espectador, días previos al lanzamiento mundial.

Su misión fue tan clara como difícil: recrear de forma perfecta y sin perder su innovación el escenario que se convirtió en el templo de devoción de millones de fanáticos en el mundo entero. Por esto es que regresan a Tierra Media del reparto anterior Ian McKellen como Gandalf, Elijah Wood (Frodo), Andy Serkis (Gollum), Hugo Weaving (Elrond) y Cate Blanchett (Galadriel).

“Volver a Nueva Zelanda a rodar El hobbit después de diez años y encontrarme con la misma magia, fue como volver a leer el libro por vez primera. Era como si el tiempo se hubiera detenido. Peter logró expandir este mágico mundo sin poner en riesgo su transversalidad, logró hacerlo infinito. Todos los fans de esta saga van a estar dichosos”, asegura Ian McKellen, el actor británico de 73 años, quien interpreta a Gandalf, el poderoso mago omnipresente, y recordado también por su personaje de Magneto en la saga cinematográfica de X-Men.

En este viaje es donde Bilbo, en busca de recuperar el reino de Erebor, se encontrará con Gollum, criatura que cambiará no sólo su vida, sino todo el destino de Tierra Media para siempre. “Llegué a esta cinta a interpretar el personaje central del universo de Tolkien, aquel que valida la trilogía anterior”, asegura Martin Freeman, quien encarna a Baggins, al preguntarle sobre la presión que sintió durante el rodaje de la cinta, la cual duró cerca de 18 meses en Nueva Zelanda. Su cercanía desde chico con la literatura de Tolkien fue vital para lograr el buen trabajo, asegura el actor, que finalmente se quedó con el codiciado rol por encima de Shia LaBeouf (conocido por Transformers), Tobey Maguire (Spider Man) y Daniel Radcliffe (famoso por la saga de Harry Potter).

Inicialmente El hobbit, basada en un único tomo de esta historia a diferencia de los tres de El Señor de los Anillos, iba a ser adaptada en dos largometrajes. No obstante, en la fase de producción fue necesario pensar en una tercera entrega, por el nivel de desarrollo de la historia en el libreto. “Existe material en los libros de El Señor de los Anillos que Tolkien aseguraba usaría para escribir una versión expandida de El hobbit antes de morir”, explica sobre esta decisión Philippa Boyens, quien coescribió el guion junto a Peter Jackson, Guillermo del Toro y Fran Walsh.

Mucho se especuló en su momento si esta decisión de convertir El hobbit en una segunda trilogía fue más comercial que artística. Para Andy Serkis, quien regresa a la saga encarnando digitalmente al famoso Gollum, esta formula permitió desarrollar de forma prolija cada una de las historias de los trece enanos que acompañan a Bilbo en esta aventura. “Cada uno de estos personajes es un viaje en sí mismo. El relato de Tolkien tiene que ser horizontal y por lo tanto extenso”, añade Serkis, quien a su vez trabajó como director de la segunda unidad de rodaje.

Pero esto es solo parte de la ecuación. Si Tolkien revolucionó con sus personajes, Jackson también lo hace con su cámara. Para esta cinta utilizó una tecnología que jamás se había llevado a la gran pantalla, algo que de por sí ha levantado mucha controversia. Grabar a 48 cuadros por segundo en vez del estándar de 24 implica duplicar la velocidad de la proyección del filme, permitiendo elevar extraordinariamente el nivel de claridad y nitidez de la imagen. Toda una experiencia para los que tengan la oportunidad de verla en este formato.

Jackson está realmente fascinado por las reacciones de quienes han podido ver la película en 48 cuadros por segundo, “este es el futuro del cine, un formato más avanzado en que la experiencia del espectador es más real y atmosférica que nunca. Un formato que permite una mejor sinergia entre las imágenes creadas por computador, escenarios y actores de carne y hueso. Es muy excitante lo que se viene para la gran pantalla”, añade el cineasta al explicar como la misma clase de escepticismo se vivió cuando se introdujo la fotografía digital hace algo más de una década.

De lo que no hay duda alguna es que parece un milagro que finalmente El hobbit: Un viaje inesperado llegue a las salas de cine. El anuncio del inicio del proyecto en 2007, su cambio de director, sobreponerse al asomo de bancarrota de unos de los estudios a bordo, los problemas por derechos de autor y las trabas jurídicas en Nueva Zelanda que obligaron a la producción en cabeza de Jackson a impulsar una reforma legislativa para poder trabajar con los sindicatos, fueron solo algunos de los retos que tuvieron que superar.

De ser su éxito tan rotundo como se pronostica, la llegada al cine de esta nueva joya del binomio Tolkien-Jackson superará de largo los tres mil millones de dólares que la trilogía de El Señor de los Anillos recaudó en taquilla por el mundo entero, por no hablar de los 261 premios cinematográficos que recibió, entre ellos 17 Oscar.

  • 0
  • 2
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

  • Concluyen maniobras conjuntas entre China, Rusia y países de Asia Central
  • Pescadores en Chocó, alarmados por mortandad de peces
  • OTAN exige a Rusia el cese sus "acciones militares ilegales" en Ucrania

Lo más compartido

  • Medellín y Santiago de Chile, las mejores ciudades para vivir en Latinoamérica
  • El 'Ice Bucket Challenge' sólo ha generado en Colombia $50 mil
  • Opinión Ago 20 - 10:00 pm

    Vaginal

2
Opiniones

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Opciones de visualización de opiniones

Seleccione la forma que prefiera para mostrar las opiniones y haga clic en «Guardar» para activar los cambios.
Opinión por:

minguero

Lun, 12/17/2012 - 16:37
pero que la pongan en exibicion rapido, de seguro la vere muchas veces :)
Opinión por:

kentarogaijin

Lun, 12/17/2012 - 10:19
BASURA MEDIEVAL.....
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Publicidad
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio