“Soy un mamagallista”

El periodista antioqueño confiesa que ser tan ‘directo’ lo ha metido en aprietos varias veces.

¿Quién es Gustavo Gómez hoy por hoy?

Periodista, papá, pesimista, pobre pendejo.

¿Por qué odia el fútbol?

Yo amo el fútbol hasta donde mi rinitis y mis pies planos me lo permiten.

¿Qué encontró de nuevo en  la mente de John Lennon?

Nada. Todo lo nuevo que se “descubre” de Lennon son cuentos de Yoko.

Su mejor columna…

Ojalá la vertebral.

La que nunca quisiera escribir…

“Elogio de mis padres muertos”.

Una canción…

Aquellas pequeñas cosas.

¿Qué tan mamagallista es?

Lo suficiente como para sacar de quicio a uno de cada diez oyentes.

¿Ha tenido problemas por su estilo franco y directo?

¿Vale como respuesta mencionar el día en que un televentero subió a cascarme mientras yo estaba al aire recomendando a la gente consultar al médico antes de comprar sus productos?

¿Para qué sirve internet?

Para que los periodistas radiales posemos de informados.

¿Por qué tanta aversión al chat?

Un esperpento que engendra un verbo tan repugnante como ‘chatear’ no puede ser objeto de cariño.

¿Quién es Uribe?

Un pésimo entrevistado.

¿Qué es ‘parapolítica’?

La evidencia del cáncer que quería acabar con el cáncer.

El programa de televisión que más detesta…

Guardianes de la bahía, especialmente el capítulo en que Marlon Becerra entrevista a Mitch Buchannon en la Unidad de Estética Dental de Pasadena, California.

Su mayor metida de pata…

No haber sido más duro con Santofimio el día que, al aire, se quejó de haber tenido que usar lo de la pensión para pagarse un abogado. “La pobre viejecita”…

¿Cuál es su posesión más preciada?

Mis viejos acetatos de los Beatles.

Entre los huecos, los trancones y el pico y placa, ¿qué lo desespera más?

Nunca conduzco. Mi mujer me maneja a mí y maneja el carro.

¿A quién no le daría el teléfono?

A un vendedor de Amway.

¿Qué no perdonaría?

Una traición de Antonio o Daniel.

¿Qué superpoder le gustaría tener?

Ser invisible… hasta ahora sólo he logrado ser un poco inservible.

¿Quién es el colombiano del siglo XX?

Daniel Samper Pizano.


¿Algún día ha pensado en quitarse la vida?

No.

¿Dónde está Dios?

Perdonando al padre Rozo.

¿Qué tan  bueno era como estudiante?

Me copiaba en todas las materias relacionadas con números.

¿Dónde le gustaría pasar sus últimos días?

En brazos de mi mujer. Si mi mujer es Scarlett Johansson, mejor.

Un momento para no olvidar...

El día en que vi un cohete Saturno V en Cabo Kennedy.

¿A qué trabajo no se le mediría?

Matarife.

¿Metro o transmilenio?

El carro de mi mujer.

¿Cuál es su  estado de ánimo?

Pesimista moderado.

¿A qué le tiene miedo?

A que uno de mis hijos resulte antisemita.

¿Cree en fantasmas?

Todo ex presidente es un fantasma… unos más ricos que otros.

¿Cuándo reniega?

Digo tantas groserías diariamente que al final de la tarde siempre termino con mucho empute.

Su mayor atrevimiento.

Sentarme todas las mañanas, dos horas, en la silla de Yamid, Arizmendi y Peláez.

Lo que más tristeza le da...

Ver vendedores ambulantes en las autopistas.

Su estado mental actual.

Escasamente cuerdo.

¿Ha sido amenazado?

Paso…

¿Lo han sacado de algún trabajo?

De ninguno. Ni Yolanda Ruiz ha podido librarse de mí.

¿A quién no soporta?

Antonio Caballero me parece poco amable, pero disfruto mucho leyendo sus columnas y viéndolo, vaso en mano, en todas las páginas sociales. Se ve regio tomando con la gente que fustiga.

¿Con quién le gustaría naufragar?

Con mi mujer y doscientas botellas de ron Zacapa Centenario 23 años.

¿Izquierda o derecha?

Centro de cadera.

Temas relacionados