Dinero plástico, la apuesta

Con el 58% de bancarización, Colombia está lejos de implementar esta idea. Para algunos, los billetes desaparecerán.

La iniciativa de eliminar definitivamente el uso del dinero en efectivo empieza a ganar fuerza en el mundo. Al Parlamento de Suecia, por ejemplo, está a punto de llegar un proyecto del poderoso sindicato bancario Finans For Bundet que pretende acabar con los billetes para darle paso al dinero plástico, pues a su juicio, con esto los ladrones no tendrían qué robar.

A la propuesta sueca se suma la intención de un sector de expertos japoneses, que con la idea de rescatar la economía nipona consideran que lo mejor es penalizar a la población por ahorrar en el sistema financiero, al mismo tiempo se pretende eliminar el efectivo, con lo que se incentivaría el consumo con tarjetas crédito y débito.

Para María Mercedes Cuéllar, presidenta de la Asociación Bancaria,  son evidentes las ventajas del uso de los medios electrónicos, “Lo primero es que operar en billetes es caro, por los costos de fabricarlos, transportarlos o reponerlos. A esto se suma que la utilización de efectivo facilita, por ejemplo, el lavado de activos, por eso interesa  que cada vez sea mayor el uso de tarjetas o los pagos vía celular”.

Pero, paradójicamente, la misma razón que tienen los escandinavos para fomentar el uso del dinero plástico, en Colombia se convierte en su principal enemigo: la seguridad. En este aspecto, el consumidor promedio nacional no confía en las negociaciones hechas por medio de internet y la masificación de las tarjetas de crédito todavía es un proceso incipiente (ver Bancarización).

Camilo Pérez, jefe de investigaciones económicas del Banco de Bogotá, aduce que con una informalidad de la economía cercana al 60%, nuestra sociedad está lejos de llegar a una utilización general del dinero plástico. “Facilitaría muchísimo las transacciones, pero en un país como Colombia no podría implementarse porque se requiere de una alta  formalidad en la economía, que acá no existe. Es un tema que se adapta a los países desarrollados”.

 En un reciente artículo sobre el tema que publicó el diario El País, de España, el experto de la prestigiosa escuela de negocios IESE, José Luis Nueno, asegura que la extinción de los billetes “es un hecho”.

Por ahora, la iniciativa gana cada vez más adeptos y el mundo está a la espera de conocer cuál será la primera sociedad que elimine el papel moneda, surgido en el siglo IX en China. Con ello, perderán campo de acción falsificadores o atracadores, pero se les abrirán más las puertas a los hackers.

Temas relacionados