Amparan derechos de un joven con lupus

Héctor Andrés Holguín es hijo de un policía retirado, tiene 21 años y desde los 13 fue diagnosticado con lupus.

Gozó del Sistema de Salud de las Fuerzas Militares y la Policía por ocho años, sin embargo, la salida de su padre hizo que la Policía de Caldas lo sacara del régimen subsidiado con la excusa de que sólo los “menores de 25 años que estuvieran estudiando o que tuvieran una incapacidad permanente” podrían incluirse en el programa. Una decisión que la Corte Constitucional calificó de “discriminatoria” y que hizo que la corporación ordenara la restitución de Holguín al régimen de salud.

Fue Héctor Holguín Vargas, padre del enfermo, quien presentó una acción de tutela en contra del Área de Sanidad de la Policía ante el Tribunal de Manizales reclamando que su hijo estaba impedido para estudiar por la enfermedad que padecía. La Policía de Caldas presentó sus propios argumentos. Afirmó que, aunque Héctor Andrés hubiera sido retirado del Sistema en diciembre de 2009, fue notificado desde abril del mismo año, momento en el cual se inscribió a la EPS Calisalud, que a su vez adujo que el tratamiento para la enfermedad no estaba incluido dentro del POS.

El Tribunal negó las peticiones del policía en retiro y dio la razón al Área de Sanidad de Caldas de la Policía. Sin embargo, con la esperanza de que los derechos de su hijo se vieran amparados, Héctor Fabio Holguín tocó las puertas de la Corte Constitucional para verificar la decisión tomada por el Tribunal, indicando que a pesar de que su hijo era un joven de 21 años, su condición daba razón para asumir que la Policía Nacional había violado sus derechos a la salud.

La historia clínica del paciente guió las decisiones de la corporación, que tuvo en cuenta que la enfermedad del accionante se encuentra aún activa y que por esto su salud se encuentra comprometida. Además sostuvo que era injusto que no se les presten servicios de salud a jóvenes que no pueden estudiar por su condición y que sí incluya dentro del programa a estudiantes sanos, acto que calificó como una “disparidad injustificada”.

El alto tribunal, entonces, reiterando que “la Policía violó el derecho a la salud” de Héctor Andrés Holguín, decidió reversar las decisiones del Tribunal y por consiguiente darle al Área de Sanidad 48 horas para reintegrar al joven en el Sistema de salud de las FF.MM. y la Policía. “En especial cuando se trata de la dramática decisión de retirar del Sistema a una persona que se encuentra en una situación de debilidad manifiesta tiene derecho a una protección constitucional reforzada”, sostuvo la Corte.