'Somos muy ligeros con la lengua': Esteban Jaramillo

Un ferviente lector y conversador, hincha del Once Caldas y defensor acérrimo del fútbol. Así es el periodista manizaleño.

¿Lo peor de los comentaristas  deportivos en el país?

Somos muy ligeros con la lengua, muy atrevidos con los conceptos. Nuestra crítica es destructiva y fugaz, no conocemos términos medios.

¿Quién es el mejor periodista deportivo de Colombia?

Hernán Peláez, no le hace daño a nadie informando y tiene la cultura de la decencia.

¿Cómo se aprende a ser periodista deportivo?

Persiguiendo dirigentes, futbolistas, jugando con la felicidad de la gente, causando enojos y también enemistades.

¿Cómo empezó en el periodismo?

Empecé cargando cables, como empezamos todos.

¿Es verdad que en un fin de semana se jugaba varios partidos de aficionados?

Sí, la fiebre del fútbol me podía más que cualquier fiebre.

Dicen que usted jugaba muy bien, ¿todavía lo hace?

Todavía juego, soy feliz con la pelota en los pies, como feliz soy en un estadio.

El mejor gol de su vida.

Mis hijos.

Un autogol.

La justicia.

El mejor futbolista que vio.

Pelé.

El peor.

Tantos...

¿A qué le teme?

A las culebras y a los ascensores.

El técnico de fútbol más completo que tiene Colombia.

Mis respetos para Francisco Maturana, lo digo porque viví de cerca todos sus procesos, sé de su seriedad, él le dio formas y estilos al fútbol colombiano, le dio un impulso y nos regresó a un Mundial.

¿Clasificaremos al Mundial?

Es un sueño si la Fifa acepta porque hay tantas cosas extrañas...

¿De qué cosas extrañas habla?

De las componendas del calendario.

¿Será que las niñas les dan sopa y seco a los futbolistas del país?

Sí porque no tienen un entorno envenenado, porque no están contaminadas y todavía entienden que el deporte es diversión. La mayoría de jugadores lo hacen pensando en el dinero.

¿Cuál fue la época dorada del fútbol en Colombia?

La mejor selección fue la del 90.

¿Qué tanto corazón le pondrá a  la final del Caldas y Tolima?

Medio corazón.

¿Y el otro medio?

Soy periodista deportivo.

La peor herencia que nos dejaron los argentinos.

No ser hinchas de un equipo sino enemigos acérrimos del equipo contrario.

El primer partido que vio.

Pereira contra Once Caldas, fue fascinante porque más que comentar, quería tirar piedras, tenía 7 años.

¿A quién todavía quisiera entrevistar?

A Juan Gossaín porque fue mi gran maestro.

¿Qué tal las mujeres en el periodismo deportivo?

Me parece estupendo, las mujeres le dan otro toque a la información deportiva, tienen mejores intenciones que nosotros, informan sin hacer daño.

¿Es verdad que alguna vez le propusieron ser director de Coldeportes?

Era feliz haciendo lo que hacía y todavía lo soy.

¿De qué se arrepiente?

De haber entrevistado al señor León Londoño en un momento en el que él estaba borracho.

¿Dónde están los mejores periodistas deportivos del mundo?

En Italia. Tienen pasión, pero con objetividad.

El mejor partido que ha visto.

Barcelona-Real Madrid, lo disfruté como un enano porque el mejor jugador fue el enano Messi.

¿Qué tan polémico es usted?

No sé. Genero polémica cada vez que pretenden demostrarme que una mentira repetida puede volverse una verdad.

¿Qué lo sonroja?

Todo me sonroja, en realidad soy muy tímido.

¿A quién le sacaría tarjeta roja?

A los periodistas que trafican con veneno en sus palabras.

¿Es verdad que lo invitaron a participar en ‘La Granja’?

Sí, pero no era el momento para irme por allá (Risas).

¿Cuánta corrupción hay hoy en el deporte?

Mucha y me preocupa.

¿Por qué en Colombia ser periodista deportivo es sinónimo de fútbol?

Somos periodistas futboleros porque no lo hacemos con mística, es decir, por cumplir un objetivo social, sino por plata, por vender cuñas.

Un deporte que merecería mayor reconocimiento hoy.

El atletismo.

Su mayor maestro en el mundo deportivo.

Javier Giraldo Neira y José Fernando Corredor.

¿Para qué le ha servido la administración de empresas?

Para sacar pecho cuando despotrican de los periodistas deportivos.

¿Qué tanto tiene que ver la labor de los periodistas deportivos en el rumbo que toma el deporte en el país?

Total, manipulamos demasiado.

¿Qué es lo que tiene Manizales que casi todos los periodistas deportivos provienen de allí?

Una forma, un estilo y un gran maestro, que es Javier Giraldo.

La mejor entrevista que ha hecho.

A Maradona, pero se me borró el casete. La hice con mucha dedicación, me prometió tres preguntas y me habló una hora y media, pero el sonidista por pedirle un autógrafo en medio de la emoción no grabó. Al día siguiente el doctor Andrés Pastrana me felicitó y cuando fuimos a escucharla todavía no estaba. Aún tengo el dolor.

¿Hacia dónde va el fútbol colombiano?

Está en reingeniería, busca mayor pulcritud y ojalá lleguen las medidas que le den transparencia.

¿Cómo mediría la crisis del fútbol colombiano?

Está quebrado, arruinado.

Si tuviera que hacerle tres correcciones al fútbol colombiano, ¿cuáles haría?

Mejoraría el arbitraje, profesionalizaría los dirigentes y acabaría con los “piscineros” en el fútbol.

El mejor partido que ha narrado.

Inglaterra-Colombia. Cuando Andrés Escobar, que en paz descanse, logró el empate, lloré.

Un momento deportivo inolvidable.

La medalla de bronce de Ximena Restrepo. Yo estaba ahí.

Y el que hubiera soñado narrar.

Como no hay imposibles, Colombia disputando un título mundial.

El deportista que más admira.

Michael Jordan, fue fabuloso y profesional al 100%.

¿Es cierto que no se la lleva muy bien con Carlos Antonio Vélez?

Mmm, lo respeto…

¿Qué jugador le hace falta al Once Caldas?

Giovanny Hernández con tres años menos.

¿Qué música lo pone a bailar?

Un bolero bien apretado y la salsa del grupo Niche.

¿Qué le pasó al Santa Fe?

Parpadeó cuando no podía parpadear. Como el patinador en el mundial, levantó las manos para celebrar y no había llegado a la raya de meta.

El peor momento de su vida en el deporte.

Cuando Rumania nos ganó en el Mundial. Íbamos en una nube y nos estrellamos, los periodistas vendimos humo.

Y el más feliz.

El escorpión de Higuita.

El momento que siempre le gustaría vivir en el deporte.

Los 100 m planos en una olimpiada.