10 Jul 2009 - 10:25 pm

Sandra Bullock, sonriendo al desnudo

En cines, ‘La propuesta’, una comedia sin tapujos. Entrevista con una mujer de muchas facetas.

Por: Fabian Waintal
  • 4Compartido
    http://www.elespectador.com/impreso/articuloimpreso150097-sandra-bullock-sonriendo-al-desnudo
    http://www.elespectador.com/impreso/articuloimpreso150097-sandra-bullock-sonriendo-al-desnudo
  • 0
insertar

Levantarse a las siete de la maña na de un domingo es un sacrificio para cualquiera, pero se justifica cuando el objetivo es entrevistar a Sandra Bullock. Con alguien como ella, vale la pena madrugar cualquier día de la semana. Espléndida, con el cabello prolijamente recogido, altísima con tacos altos de diez centímetros y un traje color púrpura del diseñador Roberto Cavalli... Sería genial despertarse tan temprano por la mañana, con una estrella de cine que nos despierte, así, como ella.

¿A qué hora se despertó?

¿Hoy? A las seis. Y la verdad, para mí es tarde.

¿De verdad? ¿Qué hace levantada tan temprano?

Por lo general trabajo, me despierto, disfruto el día antes de que empieza todo. Cuando trabajo, me despierto a las cuatro, cuatro y media o cinco de la madrugada. Estoy acostumbrada.

¿Encontró el mejor balance entre el trabajo y el amor de estar en familia, desde muy temprano?

Es gracioso, porque yo conozco muchas mujeres que tienen al trabajo como al amor de su vida. Hay mujeres que no precisan la otra mitad. La sociedad señala que hay que tenerlo todo en la vida si no se quiere ser “incompleta”. Se lo dicen a los hombres y las mujeres. Conozco mujeres que están enamoradas de su trabajo, están tan satisfechas que no sienten que les falta algo. En cambio, el personaje de Margaret en La propuesta no se da cuenta de que le falta algo, hasta que lo tiene frente suyo. El balance de cada uno, es diferente.

¿Y el suyo en particular?

Mi balance es diferente al tuyo. Yo me levanto a las cinco de la mañana, en tu caso te vas a dormir a las cinco de la mañana. Y todo está bien. Me parece bastante inapropiado profesar un balance completo, porque cada uno tiene un amor diferente y cada uno tiene distinta energía, ideas diferentes sobre la felicidad y lo que significa un buen balance. El éxito, para mí, no significa cuánto tengo en la cuenta de banco, pero yo lo puedo decir porque soy una persona que puede pagar sus cuentas. Suena hipócrita, pero no pienso lo que tiene que recaudar una película ni preciso ponerme frente una cámara para sentirme valorada. Hay muchas cosas que me encantan en mi vida, pero no va a ser lo mismo que te guste, por tu estilo de vida. Con eso, quiero decir: “No le prestes atención a nadie más, por favor, no me prestes tanta atención a mi”.

Más cerca de la política de Washington que de Hollywood, Sandra Annette Bullock nació en el barrio Virgina el 26 de julio de 1964, aunque pasó su infancia viajando de un lado al otro, siguiendo las presentaciones como cantante de ópera alemana de su madre Helga Bullock. Incluso Sandra palpó los primeros pasos artísticos, cantando en el coro que acompañaba a su madre. También estudió ballet y aprovechó la misma agilidad para participar como porrista en la escuela secundaria Washington Lee High School.

Claro que algunas cicatrices también revelan algunas lágrimas, como la marca en la cara que tiene por haberse cortado contra una roca, cuando se cayó en un lago. Y su hermana Gesine le dejó la nariz tan particular, después de habérsela roto con el codo mientras abría una puerta. Pero nada pudo arruinar la belleza natural que sobresalió al lado de Sylvester Stallone en la película Demolition Man. El mismo carisma la llevó a la fama cuando reemplazó a Demi Moore para protagonizar la comedia romántica Mientras dormías, casi en la misma temporada que estrenó con Keanu Reeves el sorpresivo éxito de la película Máxima velocidad. Para cuando estrenó la siguiente película, La red, ganándole en recaudaciones a alguien como Julia Roberts, Sandra Bullock se consagró como la nueva reina de las comedias románticas.

El problema fue mantener la corona y la presión del éxito. La segunda versión de Máxima velocidad, sin Keanu Reeves y con una producción de US$110 millones ni siquiera recaudó la mitad de la inversión. La película Hope floats apenas si recuperó el costo del rodaje y ni el refuerzo de Nicole Kidman ayudó a repetir un nuevo éxito de recaudaciones cuando los estudios perdieron US$30 millones con la película Prácticamente magia. Pero Sandra Bullock nunca bajó los brazos. Todo lo contrario. Mudándose lejos, muy lejos de Hollywood, se mudó a Texas, donde armó su propia productora de cine, para volver con otros estilos de películas, como el drama de 28 días y el thriller Asesinato 1,2,3..., mientras volvía a saborear el triunfo con la comedia romántica de Miss Agente Especial , que superó los US$100 millones en recaudaciones.

Es más, gracias a ella, por primera vez en la televisión norteamericana hubo una comedia en serie con la historia de una familia hispana que resultó ser el éxito de George López, que duró seis años seguidos (Sí, sí, Sandra Bullock tuvo la genial idea de producir en inglés la historia de una familia latina).

También la habían considerado para el mismo papel de Nelle Harper Lee en la película Capote, que realmente terminó interpretando en la siguiente producción del mismo Truman Capote, en la película Infamous. Sandra Bullock igual aprovechó el romanticismo del cine para volver a trabajar con Keanu Reeves en La casa del lago, con un estilo bastante parecido a la siguiente película Siete días (Premonition). Las comedias románticas habían quedado en el olvido, cuando ella misma nos había jurado que no volvería a hacerlas. Pero por alguna bendita razón, cambió de parecer, estrenando ahora con Ryan Reynolds la nueva película La propuesta.


¿Se casaría con alguien para darle la famosa tarjeta de residente ‘green card’, como propone la película ‘La Propuesta’?

¡Al diablo! No. Consíguete tu propia tarjeta de residente. Trabaja para conseguirla. Trabaja por tu green card.

¿Cómo se atrevió a aparecer desnuda en la película ‘La propuesta’, aunque en verdad no muestre demasiado?

Eso fue lo más difícil de todo: no mostrar nada. Ryan (Reynolds) sólo tenía que cubrirse una parte pero yo tenía varias. Igual lo gracioso es ver todo el cuerpo. Si recortas la escena con un primer plano, la gente se da cuenta, pero no se consiguen las mismas risas. Por eso, con Ryan sabíamos que estábamos comprometidos a hacerlo, en los tiempos que lo hicimos. Era como una coreografía de danza, de verdad. Pero después de tres horas de rodaje, ya no nos importaba tanto cubrirnos y las cosas empezaron a caerse. Era como decir: “Te veo desnudo, ¿y qué”.

¿En ningún momento se preocupó por aparecer sin ropa, completamente?

Sabíamos que podíamos conseguir buenas risas si mostrábamos un desnudo completo. Y si iba a mostrar un desnudo completo en mi carrera, sería el momento perfecto para hacerlo. Si pudiera hacerlo a cambio de una sonrisa, diría que sí. Y si te fijas en las mejores escenas de amor de la historia del cine, en verdad no se ve demasiado cuerpo. Es apropiado en ciertos momentos, pero es totalmente inapropiado cuando se roba la imaginación y la diversión, por eso dimos lo suficiente como para hacerte reír. No queríamos humillarnos para arrepentirnos después. Queríamos lograr algo que no se había visto antes. Por supuesto le avisamos al equipo de filmación que no comiera el almuerzo porque las cosas podían verse muy mal (ríe). Yo sólo pedí que el rodaje no terminara en YouTube, antes del estreno.

¿No había prometido dejar de hacer comedias románticas?

Yo había dejado de hacer comedias románticas porque no las soportaba más. No eran divertidas, la palabra “comedia” no debería estar asociada con el estilo. Tampoco eran románticas, así que no tenían nada que decir. Pero en ésta sentí que había mucha comedia, con un paisaje que también era un personaje aparte. El guión me pareció muy inteligente y me gustó que un hombre escribiera sobre una mujer que tiene coraje. De verdad, agradezco que la haya escrito un hombre.

¿Su vida personal es como una comedia romántica jamás filmada? ¿Cómo funciona una pareja tan despareja como la suya? Su esposo, Jesse James, no parece tenerle miedo a nada...

(Interrumpe) Jesse me tiene miedo a mi (risas). Yo doy miedo. Deberías verme todavía más temprano en la mañana.

¿De verdad, su esposo es una persona de pedir perdón o le pide permiso antes de hacer algo?

Hay sólo ciertas cosas por las que pide perdón y además él sabe muy bien cuándo yo realmente doy miedo. Y sólo es porque lo amo. ¿Sabes? Nuestra pareja funciona bien, porque yo no lo cambiaría, para nada.

¿Se preparó físicamente para el desnudo?

Es todo liposucción (ríe Sandra Bullock). Tuve ‘demasiada’ cirugía estética antes de la película, creo que costó US$700.000 (más risas, demostrando que bromea). Yo siempre fui atleta en cierto nivel y lo divertido de mi trabajo es que me pagan para contratar a alguien que me haga hacer gimnasia. Y para esta película, antes del rodaje, tuve un preparador físico. Yo quería mostrar algo de músculo, porque todo lo que hace mi personaje es trabajar en lo bien que se ve con su traje. Sabía que esa escena iba a venir y a medida que se acercaba, dejé de comer los chocolates de siempre, tenía una meta para cumplir y eso ayuda, porque sabía que iba a estar en una pantalla gigante que iba a ver todo el mundo.

inserte esta nota en su página
  • 0
  • 4
  • Enviar
  • Imprimir
4
Opiniones

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Publicidad
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio