Drama de niños sicarios no da tregua

El 50% del desplazamiento en Medellín es por temor al reclutamiento de las bandas.

Recientes capturas por parte de la Policía de miembros de una banda dedicada al reclutamiento de menores para conformar la estructura delincuencial de alias Valenciano dejaron ver una realidad que persiste en Medellín. Los delincuentes reclutaban y entrenaban a los menores para diferentes actividades ilegales. Así lo informó el comandante de la Policía Metropolitana, coronel Luis Eduardo Martínez: “tenemos referencia de que lograron reclutar a 30 jóvenes, quienes fueron llevados a diferentes partes del país donde hace presencia alias Valenciano”.

La Policía hizo seguimiento a los ocho integrantes de la banda ‘La Agonía’ desde septiembre del año pasado, hasta lograr las pruebas necesarias para su judicialización. Según las investigaciones, iban involucrando a los menores en diferentes actividades hasta convertirlos en sicarios. “Los ponían a hacer vueltas, extorsiones y el tema del vicio. Ahí mismo donde los capturamos los niños recibían entrenamiento. Casi que la mayoría de las bandas del Bajo Cauca son muchachos de aquí de las comunas, lo mismo que en Barranquilla, Santa Marta y Cartagena”, aseguró el coronel Martínez.

La ONG Corpades, investigadora del tema, coincide con la Policía en su diagnóstico sobre el reclutamiento de menores. Según Luis Fernando Quijano, presidente de la ONG, el reclutamiento de menores es una práctica constante entre los delincuentes de la ciudad. “Nosotros podemos decir que hoy en día el 60% de las bandas de Medellín las conforman menores entre los 11 y los 17 años. También hemos registrado casos de niños desde los 8, quienes son utilizados para mandados y desde los 11 los entrenan para sicarios. En la Comuna 13 hay un muchachito de 14 años que es un sicario reconocido”, y agregó: “también preocupa el hecho de que varios han sido enviados al exterior. Nosotros conocemos 50 casos de sicarios enviados a México, esos muchachos regresarán a continuar librando la guerra en la ciudad”.

En lo corrido del año la Policía ha capturado a 275 menores, entre los 14 y 17 años. Cinco de ellos por homicidio, 10 por lesiones personales, 38 por porte ilegal de armas, 7 por extorsión y 215 por narcotráfico. Aunque la Policía asegura que han podido establecer que el reclutamiento de menores se logra por la “seducción” que los delincuentes hacen con relación al dinero fácil, la verdad es que muchos son obligados a pertenecer a uno u otro grupo. “El reclutamiento forzado es una realidad en Medellín, no se puede desconocer. Muchos niños y jóvenes son presionados a integrar las bandas o de lo contrario atentan contra ellos o sus familias. Nosotros tenemos documentados muchos casos”, dijo Quijano.

Por su parte, la personera delegada de la Unidad de Derechos Humanos de la Personería de Medellín, Patricia Aristizábal, dijo a El Espectador que “el 50% de los casos de desplazamiento intraurbano en esa ciudad se registran por el reclutamiento forzado de los menores. Las comunas más afectadas son la 1, 13, 6 y 8”.

El hecho de que los menores no sean sujetos punibles los deja vulnerables ante los delincuentes, quienes los utilizan para cometer toda clase de delitos.