Andrés Hoyos 22 Mar 2011 - 10:00 pm

Avivatos

Andrés Hoyos

HAY UN TRANCÓN Y ATRÁS SUENA una ambulancia. Uno se hace a un lado, y cuando pasa la ambulancia, detrás de ella va pegado un taxi. Su conductor es el clásico avivato colombiano.

Por: Andrés Hoyos
  • 134Compartido
    http://www.elespectador.com/impreso/avivatos-columna-258506
    http://www.elespectador.com/impreso/avivatos-columna-258506
  • 0
insertar

No es normal que el avivato sea pobre o quizás sea más exacto decir que entre los pobres la actitud no se llama así, se llama rebusque, y tiene otras motivaciones. El rebusque con frecuencia implica forzar las normas, pero la gente no lo hace por vocación sino por necesidad. Un vendedor ambulante que invade el espacio público no empieza por ser un avivato, aunque si le va bien, pronto accederá a la categoría.

De otro lado, uno pensaría que es contradictorio que haya avivatos millonarios. Sin embargo, éstos no son raros en el club de quienes poseen capitales con muchos ceros a la derecha. ¿La razón? Que la avivatada es un vicio de esos que no se curan con dinero, como el trago, el juego y el cigarrillo. Existe, sí, una diferencia crucial cuando la vuelta a realizar involucra cifras de muchos millones y es que entonces la avivatada traspasa los límites del código penal, adquiriendo en ese momento nombres nuevos: fraude, estafa, desfalco, malversación de fondos, etcétera.

El avivato en el fondo es un personaje paradójico: sufre al mismo tiempo de pereza y de impaciencia aguda. De ahí su deseo de saltarse los puestos en la cola, de tratar de obtener un trabajo o un grado sin merecerlos, de decirle al primo de la tía que por favor le consiga esa sinecura que anda por ahí como un perro sin lazo.

El que comienza como avivato no siempre se gradúa de criminal. Esto sucede cuando el vicio arrecia o cuando la persona se vuelve hábil y se acostumbra a tener “éxito”. Entonces, de repente, se le cruza por el frente una gran tentación, ante la cual es en extremo raro que el avivato no se acoja al proverbial consejo de Óscar Wilde de caer en ella. Sin embargo, tampoco es tan corriente que un avivato modesto se convierta de la noche a la mañana en un gran estafador. Para dar el salto, suele ser necesario el transcurso de por lo menos una generación. Dicho de otro modo, el hijo del avivato que no se vuelve beato o que no se mete de cura (la categoría contiene algunos curas), se convierte, él sí, fácilmente en un gran estafador al intentar imitar al padre en escala ampliada. De hecho, uno sospecha que algunos de los grandes estafadores que a estas alturas mojan prensa a diario en Colombia, dígase los tres primitos Nule, son algo así como la tercera generación de un avivato al que le fue “bien”, es decir, de uno cuyas avivatadas salieron a favor.

No es muy difícil entender de dónde proviene la popularidad de este comportamiento destructivo. Proviene del ejemplo, de la celebración que se hace de las “hazañas” del avivato. Al honesto, al que hace las cosas al derecho, al que denuncia, al que critica la laxitud ética, le ha ido mal, y en ocasiones pésimo, en Colombia y, de ñapa, es objeto de burlas. Los avivatos, para no hablar de los mafiosos, seducen y desnucan a reinas y modelos como si estuvieran tomando cerezas de una bandeja.

Según su parsimonia de hidalgo neurótico y venido a menos, el DRAE no incluye la palabra “avivato”, pese a que ronda por Colombia y con menos vigor por dos o tres países de América Latina desde la década de los cuarenta. Nada raro, en fin, que la gente que cae redonda ante la cháchara florida de los avivatos es por lo general la misma que vive obsesionada con la gramática.

andreshoyos@elmalpensante.com @andrewholes

 

inserte esta nota en su página
  • 0
  • 23
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

Lo más compartido

  • Salud Sep 26 - 2:15 pm

    Jugos que no son jugos

    Jugos que no son jugos
  • Con hongos cultivados devuelven color a ríos contaminados de Colombia
23
Opiniones

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Opciones de visualización de opiniones

Seleccione la forma que prefiera para mostrar las opiniones y haga clic en «Guardar» para activar los cambios.
Opinión por:

Pepe Godoy

Mie, 03/23/2011 - 19:53
¡Excelente!
Opinión por:

sincorruptos

Mie, 03/23/2011 - 18:50
Pais que siempre ha sido gobernado por picaros.
Opinión por:

Capablanca

Mie, 03/23/2011 - 18:16
Por pura pasión por el idioma yo me he vuelto un poco obsesivo con la gramática y el buen escribir... espero que eso no me haga proclive a caer redondo "ante la cháchara florida de los avivatos".
Opinión por:

sabueso

Mie, 03/23/2011 - 18:11
le tengo otra la de las ambulancias negras con 10 burbujas avivatas que a toda hora al parecer van afanadas a malgastar el erario a rifarlo o negociarlo
Opinión por:

Alberto V. Velasquez

Mie, 03/23/2011 - 17:00
Los físicos dicen que "experiencia" no-es-lo-que-a-uno-le-pasa sino lo-que-uno-hace-que-pase. Seríamos lo 1º: como cautiva audiencia, los colombianos identificamos los diversas conductas -típicas ya- de nuestra idiosincrasia. Mientras tanto, como espectadores, somos los perfectos pusilánimes. Y esto nos conduce a la ficción teatral de J.P. Sartre: "A puerta cerrada", de la que brota la célebre sentencia: "L'enfer, c'est les autres" ("El infierno son los demás"). A diferencia del imaginario construido por los curas, el infierno puede ser este "hotel gigantesco" que algunos llaman Colombia. Lo tétrico del asunto se comunica, en primer lugar, por la "sobria" escenografía de la obra: una habitación sin ventanas. Apenas hay una puerta, que sería el tobogán que nos arrojó a este hermoso país.
Opinión por:

Alberto V. Velasquez

Mie, 03/23/2011 - 17:35
En segundo lugar -y siguiendo con el antisímil arzobispal del infierno del dante vaticano- luego de que nos desean el lapidario RIP y nos aprestamos a pasar por el túnel y ver la proverbial luz blanca, muchos colombianos temen los horrores de la paila mocha. El bueno de Sartre nos dice que no hay diablo, que los torturadores -gracias a nuestra preciosa pusilanimidad- además de los avivatos, son el resto de compatriotas de la canalla "legión". Pero hay más: mientras vamos perdiendo el principio de realidad, finalmente nos conformamos, quedando como muertos en vida. Nos abandonamos TU y YO QUERIDO AMIGO FORISTA, al coro de nuestras propias divagaciones en mutua sinfonía. En el sopor de la obra sartriana -y en la realidad colombiana- nos negamos a abandonar esta realidad pues nos necesitamos.
Opinión por:

suesse

Mie, 03/23/2011 - 14:57
Es tan generalizado el "aviva-tismo" que quienes ni lo son, o quieren serlo, simplemente quedan al márgen. Como víctimas, espectadores...o futuros avivatos, pues el ejemplo, efectivametne es el mejor "educador". O deformador, en este caso. Muy buena su graduación entre avivatos: a qué categoría pertenecerán los Nule, p.eje, que se fiscalizaban a si mismos con la venia de vaya usted a saber quien ( que bien sabemos quienes son)? Este es de veras, un país antropófago....
Opinión por:

Ji-Rafo

Mie, 03/23/2011 - 12:20
Gracias Andrés por la palabra. Esta mañana usé la autopista norte. Queda poco de las lozas originales. Las reparadas se volvieron a agrietar, y es evidente que el arreglo fue una chambonada que está a la vista. Material distinto del original, parece una especie de barro seco, ya cuarteado, y sin respetar el nivel de las lozas. De modo que no se sabe qué es peor: si las grietas y huecos o el parche con el que pretendieron taparlos. En su momento se habló de una restauración de muchos millones de pesos. ¿Qué opinan los organismos de control? Y el interventor? Y el contratista? Una AVIVATADA total.
Opinión por:

Jose Knecht

Mie, 03/23/2011 - 10:47
¡Brillante, Sr. Hoyos! Qué inteligente columna nos regala el día de hoy. Al igual que los Nule, los jóvenes Uribe Moreno son avivatos de tercera generación. Su abuelo Alberto pasó de ser un finquero común, a tener helicóptero (misteriosamente hallado en Tranquilandia), caballos finos y varias haciendas, además de contar a otros avivatos (los Ochoa) entre sus amigos. Sus hijos, Santiago, "el pecoso" y el "No 1" (u 82, según el ranking), han fundado grupos de "apóstoles" y asociaciones de vigilantes (Convivir), entre otras avivatadas memorables. Las zonas francas, los negocios con los Nule y William Vélez, o la amistad con Carlos Nader S., son solo los primeros pasos de este par, que fieles a la tradición, se forman como avivatos. ¡Qué bonita familia!
Opinión por:

peruano

Mie, 03/23/2011 - 10:19
`Y en la cultura si que hay Avivatos: hay que ver a cierto inte lectual llamado Alvaro Castaño Castillo, posando y actuando como tal, con el mismo discurso fulero de siempre pero que en el fondo nunca ha dicho nada, ni ha hecho nada mas que tener una emisora que es un tocadisco con antena, que alguna vez en sus tres primeros años de existencia fue un centro de intelectuales amigos, que como Alvaro Mutis robò en Ecopetrol para darle la plata a este avivato y quien para rematar sus hazañas le vendio a los narcos del cartel de Cali la frecuencia de AM por una millonaria suma de dinero aprovechando su amistad con el Canciller de los Rodriguez Orejuela el periodista Alberto Acosta. Asi nacio el Grupo Radial, se acuerdan ?
Opinión por:

laurika

Mie, 03/23/2011 - 09:59
Señor Columnista ud. es valiente.Agradezco su heroíca opinión frente a la caterva de corrupción mortecina que aún se transparenta en algunos contraopinadores en esta su columna.Eso indica cuánto se ha tergiversado el camino cristiano a la perfección en este país,y más que todo en nuestra clase dirigente que ha tomado disque la mejor educación, y hoy de manera cínica, solapada, también directa ostenta una corrupción retadora al estilo Furhibe disque da la cara y lo que muestra es una cara de hierro,patológica, ambigua, marrullera.S´´iganle los gestos en la televisión.Señores y señoras, si ven este sujeto en la televesión que no lo vean sus hijos.La corrupción contamina y marca como un tatuaje a sus hijos.Apague la caja loca ypor favor NO VOTE POR LA CATERVA FURHIBISTA NUNCA MÁS.-
Opinión por:

laurika

Mie, 03/23/2011 - 09:53
Bueno yo fuí avivata en lo pequeño más bien, en lo banal,en lo pueril, en lo inútil.A veces por hacer el daño, por alguna ira, odio o ansiedad ociosa,pues era pobre, sin opurtunidades, sin estímulo alguno. o sea que algo conozco de esa debilidad de mi primo Uribe y Ofulio.Fué cuando conocí al furibe de contrabandista, el gran banano, cigarrillo marlboro.Avivato para la polítiquería.Su gremio caballistas, naiperos, carniceros sin escrúpulos, ganaderos sin escrúpulos, cuatreros,los que envían hoy a Venezuela carne con sobrepueso en hielo que denunció el señor Chavez hace poco.Avivatos los medios de comunicacion que permiten avivatos en sus publicidades con engaños.Avivatos los encuestadores que les dió por sustituir la opinion y el voto en conciencia por sus encuestas manipuladoras.
Opinión por:

nebulus

Mie, 03/23/2011 - 09:38
Sí, increíble, avivato no está en la DRAE. Para los colombianos que nunca hayan sufrido esta palabra y que no la conozcan, ya que pertenecen a la generación de los últimos 8 años, en los cuales Colombia se volvió la envidia de suecos y finlandeses por el alto nivel de vida alcanzado; les recuerdo que la palabra está en san Google, diccionario Babylon: "Lunfardo(Argentina) Aprovechador, pasado de listo, descarado, desvergonzado, despabilado, despierto, astuto, pícaro, sinverguenza". También, en futuro cercano se eliminarán de la DRAE las palabras indio, mulato y negro, ya que son innecesarias. Baste con decir "mestizo".
Opinión por:

aespaldasdefajardo

Mie, 03/23/2011 - 09:37
Te faltó la categoría de los avivatos que se disfrazan permanentemente de acuerdo con las circunstancias y los que anteponen categorías de honestos y transparentes, para desviar las miradas y hacer lo que quieren sin someterse a las normas. Aquellos y estos visten hoy el traje de Rin Rin y posan -con girasol en mano- obnubilando las audiencias.
Opinión por:

albamor

Mie, 03/23/2011 - 09:36
Leyendo la columna, no puedo dejar de pensar en el dolor de la resignada Doña Lina y en el sufrimiento que le causan los avivatos que el avivato (por decir lo menos) de su marido le hizo.
Opinión por:

crozo

Mie, 03/23/2011 - 09:35
Aqui los avivatos están en todas las clases sociales. Más de un comentarista pareciera indicar que solo son los políticos o sus hijos, y aunque esos son los ejemplos más visibles, el ejemplo del taxi es muy diciente. Por eso es cierto que Colombia es un país de bobos que se creen vivos. http://prodigoson.blogspot.com/2010/11/burbujas.html
Opinión por:

anettcasas

Mie, 03/23/2011 - 09:27
Es tritste saber que gran parte de lo dicho anteriormente es cierto,lo mas preocupante es identificar en las generaciones próximas, así como en las actuales, maniobras dramáticamente incorrectas en donde se deja de lado lo moral , cabe aclarar que esta situación no solo ocurre con los mas pequeños, bien dice el conocido proverbio que mas sabe el el diablo por viejo que por diablo. Es claro que el mayor deseo del ser humano es tener éxito al cumplir sus metas, donde los medios para llegar a esta pasan a un segundo plano no , es así que una posible solución a una problemática latente que de algún modo nos afecta a todos se ve marginada por ideales personales, donde solo los mas hábiles son capaces de manipular este tipo de situaciones
Opinión por:

Indoamericano

Mie, 03/23/2011 - 08:52
BUENO, Y SI SABEMOS DE SUS ORIGENES CULTURALES, ¿PARA QUE ESTÁ ENTONCES EL SISTEMA EDUCATIVO? ES LOGICO QUE A EL LE CABE LA RESPONSABILIDAD DE HACERLE CONOCER LAS REGLAS DE JUEGO CON LAS QUE DEBE PROCEDER EL INDIVIDUO. NO TODO ES TRAGEDIA.
Opinión por:

RILKE

Mie, 03/23/2011 - 07:43
Imaginense ustedes lo que nos espera con los hijos de uribe velez!!!
Opinión por:

JaimeCam

Mie, 03/23/2011 - 07:35
Está hablando de los uribe moreno
Opinión por:

Pedroele

Mie, 03/23/2011 - 06:27
Los avivatos en colombia no son los que hacen pequeñeses, son Senadores, Representante, Diputados, Consejales, Alcaldes, Gobernadores,Ministros,y todos los que tengan algo de politica no solo son avivatos sino picaros de alta categoria, o que politico en colombia es honesto?
Opinión por:

karissa

Mie, 03/23/2011 - 06:03
... Y, esos avivatos, (llámense hampones de cuello blanco, o presidentes) forman y moldean otros avivatos, resultando así los uribitos, los Juan Lozano, los Roy Barreras, y miles de avivatos más, que subyugaron durante ocho años a un pueblo cauto y borrego...
Publicidad
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio