Cara a cara entre colegio y Fiscalía por caso de violación

Ex docente dice que denunció en 2008 comportamiento de profesor que habría abusado de unos 20 alumnos.

En medio del hermetismo reinante en el sector y con una comunidad académica que se debate entre la rabia y el dolor, padres de familia, autoridades policiales y de la Fiscalía sostendrán este martes su primer cara a cara con directivas del Colegio Escorial (ubicado en el barrio Santa Rosa, al occidente de la ciudad) para definir hasta qué punto son ciertos los comentarios acerca de la violación de un grupo de alumnos por parte del profesor Diego Gutiérrez, quien, para agravar la tragedia, confesó ser portador del VIH. Según las versiones iniciales, Gutiérrez habría actuado en complicidad con su pareja José Alfredo Corredor.

Ambos fueron arrestados por la Dijín en días pasados y, al momento del allanamiento de la casa de Gutiérrez, se encontraron discos en los que  habría material pornográfico que involucra a menores de edad, además de retrovirales (medicamentos utilizados en el tratamiento contra el VIH). De hecho, todo el escándalo se desató cuando un sobre anónimo, con fotos y videos sobre los actos presuntamente cometidos por Gutiérrez y su compañero sentimental, llegó a las manos de un profesor del centro educativo.

De acuerdo con Germán Montoya, quien también fue profesor del plantel, las directivas de El Escorial sabían desde hace dos años sobre el comportamiento de Gutiérrez y no tomaron acción alguna para detenerlo.

Las explosivas declaraciones de Montoya, entregadas a Caracol Radio, desataron la respuesta inmediata de Gina Sánchez, hija de María Fula, rectora del colegio, quien descalificó las denuncias del docente y aseguró que las directivas del centro educativo jamás tuvieron indicio alguno sobre las prácticas del profesor Gutiérrez.

Sánchez agregó que tan pronto supo de la existencia de los videos y las fotos que incriminarían a Gutiérrez y Corredor (en los que dice ella solamente aparecen ex alumnos del colegio y no estudiantes activos), se interpuso la denuncia ante las autoridades.

Una comisión de las secretarías de Educación y Salud hizo este lunes una inspección al plantel para recabar más información del caso, a pesar de que El Escorial no es una institución educativa del Distrito. Por su parte, al cierre de esta edición, la Fiscalía estaba en mora de notificar al Instituto de Medicina Legal para que éste les practicara a los presuntos autores del hecho la prueba para ver si son portadores del virus.

Este lunes todo era hermetismo en los alrededores del colegio, que comenzó como una institución que funcionaba en una casa sencilla, según recuerda una de las vecinas del sector, quien también conoce a Gutiérrez y asegura que parece un hombre normal, decente con todo el mundo y quien en sus clases, y ante los padres de familia, ha dado cátedra sobre la importancia de cuidar a los hijos de los peligros de la calle.

Mientras todos declaran no haber tenido conocimiento previo de la grave situación, el macabro resultado de este escándalo, que apenas comienza, podría ser el contagio de varios menores de edad con VIH.