Bogotá, la peor ciudad de Latinoamérica para vivir

Estudio de ‘The Economist’ la sitúa en el último lugar de la región.

Semanas después de que América Economía situara a la capital colombiana entre las 10 mejores del mundo para hacer negocios, otra revista la raja en un informe sobre calidad de vida.

Un estudio reciente realizado por el grupo The Economist Intelligence Unit, empresa editora de la revista The Economist, dado a conocer el martes, reveló que teniendo en cuenta los medidores de la seguridad, infraestructura y posibilidades de empleo, entre otros factores, Bogotá es la peor ciudad de Latinoamérica para vivir.

El informe, que mide la calidad de vida de 140 capitales del mundo, asignando un puntaje relativo a 30 aspectos cualitativos y cuantitativos —en las categorías de estabilidad, salud, cultura, medio ambiente, educación e infraestructura—, sitúa a Buenos Aires en el primer lugar de América Latina, seguida por Santiago, en Chile.

Según los expertos, esta parte del continente se ha visto afectada por problemas de estabilidad debido a “constantes amenazas de crímenes violentos y huelgas internas”.

El estudio ya generó las primeras reacciones y el representante a la Cámara por la capital David Luna aseguró que “no es la primera vez que a Bogotá le va mal en una medición internacional… eso sólo comprueba que vamos por muy mal camino”.

Sin embargo, en el escalafón de capitales para hacer negocios en América Latina, de la revista América Economía, en 2008 Bogotá subió del puesto 11 al ocho, entrando por primera vez al selecto grupo del top 10.

En el informe publicado ayer, el grupo editorial autor calificó a Vancouver, Canadá, como la mejor ciudad del mundo para vivir, por segundo año consecutivo. Viena, Austria; Melbourne, Australia, y Toronto, en Canadá, ocuparon los lugares siguientes. Jon Copestake, editor del informe, dijo que “hay pocas diferencias entre los primeros puestos”.

El puesto 140 se lo llevó Harare, en Zimbabwe, por “la crisis política, social y económica”.

Con excepción de Bogotá, los últimos lugares del escalafón los obtuvieron ciudades africanas y asiáticas.