Por: Cartas de los lectores

Licor y contrabando

La medida que pretenden los gobernadores departamentales de prohibir los licores extranjeros no puede ser más ciega y torpe.

El resultado final será crear mayor contrabando y, de la mano de éste, poner en la ilegalidad a más colombianos y aumentar la corrupción. El Gobierno Nacional debería meter baza y hacer lo posible para evitar una medida que es como intentar evitar una inundación secando un río. Incapaces de competir en calidad y precio, muchos departamentos pretenden retener a sus consumidores con la prohibición e inevitablemente fracasarán.

 Nelson Vanegas A.  Bogotá.

‘Chepe Fortuna’

Es una historia costumbrista caribeña, donde se presentan pasiones amorosas, de poder y clases sociales, en las cuales se dan situaciones humanas encontradas. Allí, dentro de los tantos personajes que laboran en Chepe Fortuna están dos simpáticas y agradables hermanas, una llamada “Colombia” y la otra “Venezuela”. Sus intérpretes son agradables. Jamás se aprecia la intención de agredir a nada ni a nadie.

La primera, “Colombia”, taciturna, mide su vocabulario, es murmuradora, pero cautelosa, eso sí es ponzoñosa contra quien va a causar daño. Tiene claro el sentido de solidaridad, con su clase social. “Colombia” es una doméstica, pero con raíces en la familia para la cual trabaja. Como esta señora doméstica no es la excepción, ella sabe que empleada que asciende al estatus  de nana, puede realizar sus escrutinios al entorno familiar.

Luego viene “Venezuela”. Racista y narcisista, se ocupa de realizar faenas de “oficinista” en una naviera, es mentirosa, manipuladora, denigradora de sus raíces humildes. Su lado atractivo consiste en que es muy dicharachera, espontánea; no es graciosa, cae en gracias, que es distinto.

Dentro de lo extravagante de su personalidad tiene una mascotica, un perro, su compañero de andanzas. El temido animalito es muy consentido de la dueña. Lo complace en todos sus caprichos. Existen días que tiene obsesiones por latir o morder, es lunático.

Ahora, ese canino de la mencionada telecomedia llamada Chepe Fortuna tiene un problema grave que los bolivarianos susceptibles en la epidermis no podían perdonar. Quizás esa fue la razón de peso para que la transmisión de esa novela haya sido suspendida de un canal venezolano. El nombre del mencionado perrito es Huguito.

Alejandro Moreno Muñoz.  Cúcuta.

Envíe sus cartas a [email protected]

Buscar columnista

Últimas Columnas de Cartas de los lectores