La entrevista de Cecilia Orozco 14 Nov 2009 - 9:00 pm

Adopción de niños para parejas gays, cuestión de derechos

Habla el abogado de la pareja lesbiana a la que la Corte le negó la posibilidad de adoptar.

Por: Cecilia Orozco Tascón
  • 77Compartido
    http://www.elespectador.com/impreso/cuadernilloa/entrevista-de-cecilia-orozco/articuloimpreso172228-adopcion-de-ninos-parejas-ga
    http://www.elespectador.com/impreso/cuadernilloa/entrevista-de-cecilia-orozco/articuloimpreso172228-adopcion-de-ninos-parejas-ga
  • 0
insertar
Foto: Óscar Pérez

Dos hechos pusieron sobre el tapete el espinoso tema del derecho de adopción de niños para padres gays: la tutela concedida por una jueza a dos mamás lesbianas, en la que ordena al ICBF tramitar una petición para adoptar una niña.  Y la negativa de la Corte Constitucional a aceptar una demanda sobre un asunto similar. Habla el abogado de la pareja lesbiana y la coordinadora de un grupo bogotano de apoyo a esa comunidad.

Germán Rincón, abogado de pareja lesbiana

“Ellas cumplen, de sobra, las exigencias para la adopción”   

Cecilia Orozco Tascón.- ¿Qué opina de la negativa de la Corte Constitucional a estudiar el tema de las adopciones de menores por parte de parejas de homosexuales? La Corte alegó una equivocada presentación de la demanda pero se supo que al menos uno de los magistrados se opuso radicalmente a esa posibilidad.

Abogado Germán Rincón Perfetti.- Hay muchos aspectos técnicos en la presentación de una demanda. Si la Corte quiere argumentar que no se hizo debidamente, puede encontrar razones. Pero para nadie es un secreto que éste es un tema difícil e indiscutiblemente inhibirse de estudiar de fondo el caso era una manera de hacerle un quite al pronunciamiento de fondo.

C.O.T.- Dos días antes de que la Corte anunciara su posición, una jueza de Rionegro (A) falló una tutela a favor de dos mamás lesbianas. Usted fue el abogado de ellas, ¿cómo fue el caso?

G.R.P.- Se trata de una pareja que cuando vivió en Alemania legalizó su unión en ese país y que ahora que vive en Colombia, también lo ha legalizado aquí. Cuando decidieron tener niños, una de ellas tuvo una hija biológica y la registró. Entonces, la segunda mamá se presentó ante el Instituto de Bienestar Familiar para solicitar la adopción legal de la bebé. Sin hacer ningún estudio y sólo con base en sus prejuicios, Bienestar le contestó que no era posible la adopción por tratarse de lesbianas.

C.O.T.- ¿Cuáles fueron los argumentos que usted presentó en la tutela contra el ICBF?

G.R.P.- La defensa consistió en demostrar que el ICBF, en vez de cumplir con su función, es decir, procurar la defensa de los derechos de los niños, estaba haciendo lo contrario por discriminación, porque sólo le reconoció a la bebé la protección del 50% de sus derechos. Ella recibirá custodia, alimento, vestido y vivienda de una de las mamás, cuando realmente son dos las personas que la cuidan y deben cuidar de ella en el futuro. Argumenté que Bienestar había lesionado la dignidad y el derecho al debido proceso de la niña, y que había afectado los mismos derechos de la pareja.

C.O.T.- ¿Era importante demostrar que la niña no iba a sufrir ningún tipo de daño? Esa parece ser la razón que exponen quienes se oponen a la adopción.

G.R.P.- Sí, un punto muy importante era el de establecer que la niña no sufriría perjuicios por el hecho de tener dos mamás. Por eso le solicitamos previamente a una psicóloga que trabaja en el propio Bienestar, área de adopciones, que hiciera un estudio del caso. Ella hizo el análisis con el rigor que se exige y redactó un informe en el que sostenía que no había riesgos psicoafectivos en el desarrollo de la niña por crecer con madres lesbianas. La psicóloga tuvo en cuenta las condiciones sociales de la pareja y dictaminó que pueden hacerse cargo de la menor de manera responsable. La jueza llamó a declarar a la psicóloga y en su fallo le ordenó a Bienestar iniciar las diligencias comunes al trámite de un proceso de adopción.

C.O.T.- Hay una diferencia entre tramitar el proceso y entregar a la niña en adopción. Si ellas no cumplen con los requisitos, ¿les negarían la petición pese a la tutela?

G.R.P.- Esta pareja debe pasar por el mismo proceso y exigencias que un matrimonio heterosexual. Toda persona que desee adoptar tiene que cumplir los requisitos y Bienestar debe iniciar cada proceso con el rigor que se le exige. En este caso, como le dije, el Instituto negó automáticamente esa posibilidad. El fallo obliga al ICBF a realizar las entrevistas, a hacer las pruebas, etc. Debo aclarar que la pareja cumple sobradamente con las condiciones exigidas para la adopción: solvencia económica, nivel educativo y adecuado entorno social.

C.O.T.- ¿Ellas evaluaron las dificultades que iban a enfrentar pidiendo legalmente en adopción a una bebé que de todas maneras ya vivía con la pareja?

G.R.P.- Destaco el hecho de que ellas hubieran sido capaces de dar esta batalla sabiendo lo difícil que era. Cuando hablamos del tema, les dije que no había antecedentes sobre un caso así en Colombia y que se iban a enfrentar a algo muy complicado por los prejuicios existentes sobre homosexualismo y lesbianismo, añadidos al sensible punto de la adopción de un menor. Me contestaron que seguirían adelante.

C.O.T.- ¿Por qué no continuar viviendo con la niña sin necesidad de adopción, siendo que ella es hija biológica de una de las señoras?

G.R.P.- Porque consideraron que, igual que cualquier otra pareja, tenían la posibilidad de exigir, legalmente, los derechos que se les garantizan a todos los padres y las madres con respecto de sus hijos. Deseaban para la niña la protección legal de las dos personas de la pareja, y no de una sola de ellas. Si una fallece y la otra sobrevive, la niña debe estar protegida. Si se separan, también tiene derecho a protección de parte de cada una de las mamás.

C.O.T.- ¿Ha leído el libro del procurador Alejandro Ordóñez, que tituló ‘Hacia el libre desarrollo de nuestra animalidad’, en el que se refiere despectivamente a la condición de los homosexuales?

G.R.P.- El Procurador es prueba fehaciente del fundamentalismo religioso puesto en un cargo de poder. Él sabe perfectamente cómo obrar con la máscara que le da la ley, para atacar todo aquello con lo que no está de acuerdo desde el punto de vista de sus creencias religiosas. Cuando el presidente de Francia tenía que firmar la ley de aborto dijo: “Soy católico, y como tal, no puedo firmar esta ley. Pero la firmo como presidente de Francia”. Y así lo hizo. Aquí el Procurador actúa al revés: pone la ley al servicio de su religión.

Elizabeth Castillo, coordinadora Grupo de mamás lesbianas

“Casi siempre los hijos lo saben desde antes”

Cecilia Orozco Tascón.- ¿Qué tipo de trabajo desarrolla el grupo que usted coordina?

Elizabeth Castillo.- Fue creado en Bogotá hace seis años y sirve de apoyo a mamás que conviven con otras lesbianas. Hemos brindado atención a 400 ó 450 parejas.

C.O.T.- ¿Por qué se creó el grupo y de quién fue la iniciativa?

E.C.- Tuvimos la iniciativa dos personas que nos encontramos en la vida y nos dimos cuenta de lo importante que habría sido tener un espacio dónde hablar del proceso que implica identificarse como mamá lesbiana.

C.O.T.- ¿Su respuesta implica que usted misma ha padecido discriminación?

E.C.- Sí. Antes fui víctima de actitudes discriminatorias. Sin embargo, por el hecho de ser una activista que hace más de diez años asumió públicamente su orientación sexual, ahora estoy en otra condición pero soy la excepción: no tengo problemas con mi hijo, con mi familia o con mi entorno. No obstante, la regla general es el maltrato.

C.O.T.- ¿Las familias y en particular los hijos son muy duros con ustedes cuando revelan su condición de lesbianas?

E.C.- Con las familias ocurre con frecuencia que hay un reproche hacia quien no continúa con los roles de género. Si se trata de un gay, quien se siente más molesto es el papá. Pero si la hija es lesbiana, la mamá es la que se siente más afectada, o a la inversa.

C.O.T.- Me sorprende la cifra que usted menciona sobre asistencia a su grupo: 400 parejas ¿No son muchas para el nivel de confidencialidad que guardan entre sí?

E.C.- Se trata de 400 familias, no sólo de parejas, porque ellas van con parientes o con sus hijos. Esta cifra lo que muestra es que hay una gran cantidad de homosexuales que crían a sus hijos.

C.O.T.- ¿Cómo es la relación con los hijos, una vez que la madre asume su condición y cuál rol cumplen ellos dentro del grupo?

E.C.- Nuestro grupo no impulsa a nadie a salir del clóset con apoyo de los hijos. Nuestra ayuda consiste en que las mamás asuman su condición sexual sin traumatismos. Las orientamos para que puedan entender que reúnen dos características que aparentemente no se pueden mezclar: mamá y lesbiana. Una vez que hay aceptación, se facilita la comunicación con los hijos. Casi siempre ellos lo saben, pero en la conversación se oficializa la situación.


C.O.T.- ¿Cómo es la relación con los ex esposos o ex compañeros?

E.C.- Hay de todo. Unos son capaces de comprender la situación e incluso, antes de casarse, ya sabían que ellas habían tenido historias con una mujer. Hay otros que definitivamente no aceptan la nueva condición de su ex compañera; se sienten muy mal porque están heridos y reaccionan con agresiones. Y hay otros que reafirman los actos de violencia que ya cometían.

C.O.T.- ¿Es cierta o falsa la creencia de que un niño que vive con parejas gays puede sufrir mayores riesgos de violación o de confusión sexual que un niño que vive con una pareja heterosexual?

E.C.- Ese imaginario nace de la ignorancia alrededor del tema, en gran medida por desinformación de origen religioso. Es absurdo pensar que una persona, cualquiera que sea su inclinación sexual, desee hacerle daño a su propio hijo. De hecho, esos comportamientos los presentan con mayor frecuencia los heterosexuales. En las estadísticas del ICBF  consta que esto es cierto.

C.O.T.- En los colegios y escuelas, ¿se siente la discriminación por razón de la tendencia sexual?

E.C.- En estos años de experiencia que llevamos en el grupo hemos constatado que la escuela es un espacio muy agresivo para los homosexuales y  se reporta como el más hostil en muchos estudios.

C.O.T.- ¿Por qué razón el Estado debería permitir la adopción de menores por parte de parejas gays o lesbianas? Deme un buen  argumento.

E.C.- Hay una gran diferencia entre los hijos adoptados y los biológicos: todos los adoptados son hijos deseados, mientras que entre los hijos biológicos hay un altísimo porcentaje, según la Encuesta Nacional de Demografía y Salud, que no lo son. En ese escenario, privilegiar la posibilidad de que personas que quieren adoptar puedan hacerlo resulta de lo más racional. Tenga en cuenta que hay 4.500 niños en el sistema del ICBF esperando un hogar.

C.O.T.- ¿Cómo es la relación de las mamás lesbianas con los hijos adultos?

E.C.- En muchos casos es de apoyo y mantienen muy buena relación, pero eso depende de cómo haya sido la comunicación desde la niñez. Algunos de ellos, hoy son  papás o mamás. Nosotras también somos abuelas lesbianas.

C.O.T.- En otros países, por ejemplo Estados Unidos, hay parejas lesbianas con mucha popularidad social que asumen públicamente su condición, como actrices, artistas, intelectuales y políticas. En Colombia no conocemos un caso similar. ¿Sería útil para la comunidad LGBT que eso ocurriera?

E.C.- La visibilidad no es necesaria, pero ayuda para la aceptación de nuestros derechos. Sin embargo, los activistas estamos dando la cara por muchos otros que no tienen la posibilidad de hablar. No siempre se puede salir del clóset porque algunas personas se afectarían en varios ámbitos de sus vidas, sobre todo en ciertos niveles sociales. Para alguien en esos estratos, reconocerse como gay  puede resultar muy delicado.

Reserva de identidad de la bebé

Cecilia Orozco T.- El caso de la pareja lesbiana que se enfrenta abiertamente a los trámites estatales para adoptar es muy notorio por su condición y por ser la primera en intentarlo. ¿Teme reacciones de discriminación?

Germán Rincón Perfetti.- Las demandantes han dado la cara en declaraciones a los medios y en su entorno las conocen las autoridades locales, los vecinos y quienes trabajan con ellas. Pero le solicitamos a la jueza que se mantuviera en reserva la identidad de la niña por el interés de protegerla de la discriminación social.

C.O.T.- ¿A la comunidad lesbiana se le discrimina más que a la comunidad homosexual?

G.R.P.- Indiscutiblemente hay mayor vulneración de los derechos de las mujeres por ser del género femenino, puesto que esta es una cultura machista. Si además de su condición de mujeres, algunas de ellas manifiestan su carácter de lesbianas, la discriminación que sufren es inmensa y es mayor que la que padecemos los homosexuales.

C.O.T.- ¿En qué países hay legislación de adopción para parejas gays?

G.R.P.- Hace tres semanas el Congreso de Uruguay aprobó la ley de adopción de parejas del mismo sexo. En Brasil la justicia ha ordenado que se haga efectiva la adopción. Similar legislación existe en algunos estados de Estados Unidos y en varios países europeos.

Madre lesbiana responde

Cecilia Orozco T.- ¿Cuál es la inclinación sexual de los hijos de parejas lesbianas?

Elizabeth Castillo.- En la gran mayoría de los casos son heterosexuales.

C.O.T.- ¿Las comunidades homosexuales son más proclives a la promiscuidad que los heterosexuales, o ese es un mito?

E.C.- Es un mito. Una encuesta de Profamilia ( “LGBT, sexualidad y derechos”) sobre sexualidad indica que el promedio de duración de las relaciones de pareja en la población LGBT es igual a la de la población en general. El índice de estabilidad es de cuatro a seis años.

C.O.T.- ¿Las lesbianas y los gays tienen mayor inclinación a sufrir episodios de depresión?

E.C.- Es altamente probable que haya una vulnerabilidad mayor a la depresión debido a la discriminación y el maltrato. En Estados Unidos y Europa hay estudios que señalan que la tercera parte de los casos de suicidios entre adolescentes están relacionados con la presión social a la que fueron sometidos por su orientación sexual.

C.O.T.- ¿Hay mayor discriminación en Colombia que en otros países?

E.C.- Colombia ha logrado una situación privilegiada en Latinoamérica gracias al esfuerzo de movimientos LGBT y a los avances de la Corte Constitucional, pero eso no significa que sea óptimo. El Congreso y el Gobierno, por el contrario, obstaculizan nuestros derechos.

inserte esta nota en su página
  • 0
  • 4
  • Enviar
  • Imprimir

Lo más compartido

4
Opiniones

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Opciones de visualización de opiniones

Seleccione la forma que prefiera para mostrar las opiniones y haga clic en «Guardar» para activar los cambios.
Opinión por:

martivalo

Lun, 09/26/2011 - 04:22
Que bueno sería entender que si se aceptan y ratifican estas figuras, los menores que pertenecen (porque ya pertenecen) a una familia homosexual, lentamente van a tener el mismo respeto e identidad que el de una familia convencional. Lo interesante, es darnos cuenta que si no se formalizan estas relaciones, los menores van a quedar desprotegidos de derechos como el de los alimentos, la capacidad sucesoral, y demás.... Valdría la pena, que se cree un ambiente informativo en todo el país, para eliminar posibles conflictos que terminarían en mas discriminaciones pero esta vez contra los menores.
Opinión por:

-janny-

Lun, 09/06/2010 - 22:32
EL hombre y la mujer forman una pareja dos mujeres y dos hombres son pares... NO EXISTE PAREJA en una relacion homosexual.. sobre adoptar la naturaleza es clara no nos pone a elegir mujer u hombre sino que se procrea con un hombre y una mujer, nosotros deberiamos ser claros tambien, estamos hablando del futuro de nuestros hijos nietos y del planeta Si es por los beneficios materiales de la criatura hay muchas opciones en que el niño estara mucho mejor conservando su integridad mental, creo que se merecen la heredad natural y no empesar con imponerles sin que ellos ni si quiera entiendan porque tienen que crecer con una cultura y eleccion de vida que no es aun la suya y no es la normal, apartir de esto empesaran nuevas problematicas sociales. No metamos a los niños en un juego de muñecas.
Opinión por:

spulido

Mie, 09/01/2010 - 14:10
A ver... Una niña que YA vive con 2 lesbianas (sus madres) puede obtener proteccion legal adicional de la otra madre (la no biologica) y bienestar familiar.... NO LA DEJA???? Estamos locos o solo somos estupidos? YA VIVE CON LAS DOS MADRES, Ya que la dejen adoptar, no tiene nada de malo, a nadie le importa, solo le trae beneficios a la niña!!!
Opinión por:

karenpin

Dom, 08/29/2010 - 10:05
Me gustaria entender para que dos gays quieren casarce, si esta institucion es un contrato solemne entre hombre y mujer, por que no aceptar la union marital de hecho, ahora tambien pienso que la libertad tiene limites y uno de ellos es no perjudicar a terceros, entonces siendo asi por que cuestionan estos parametros. Estoy de acuerdo con el fallo de la corte, y a la mamá de la alcaldeza de chapinero que no se pronuncie para hablar mal de la iglesia, pues en algo tuvo que fallar ella, la iglesia no la hacen los curas, es la fe que uno tiene y esta fe es la nos hace estar cerca de dios
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Publicidad
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio