Bavaria prueba tienda a tienda la calidad de sus productos

La industria cervecera se encuentra en un proceso de mejoramiento continuo para anticipar los deseos de sus clientes.

En la calle, con la gente, Bavaria SABMiller pone a prueba la calidad de sus productos. La compañía tiene en su código genético que su apuesta diaria es la calidad de sus productos. Por ello recorre las tiendas y escucha a sus consumidores.

La tarea de contacto la realiza un grupo de conocedores que recorren cada mes cientos de establecimientos para tener la seguridad de que los productos que llegan al consumidor final tengan la misma calidad que cuando salen de sus plantas.

En cada tienda se verifican y evalúan las condiciones de almacenamiento, refrigeración, presentación, exhibición y ubicación del producto, entre otros aspectos y se hacen las recomendaciones del caso.

La cerveza es un producto natural, elaborado sin preservantes y por ello requiere un manejo especial para garantizar su conservación para que factores como el paso del tiempo, cambios de temperatura y las condiciones de almacenamiento no alteren el sabor, color, aroma y textura.

El proceso es minucioso. Se tienen en cuenta detalles como si la botella está bien tapada, si la etiqueta está en el lugar correcto, si el envase y las cajas cumplen con los requerimientos de los productos refrigerados para que el sabor sea auténtico.

Temas relacionados