Encontrando a 'Los perdidos'

Pablo Guerra y Federico Neira son los responsables de esta nueva historieta que usted podrá leer, desde hoy, todos los viernes en El Espectador.

El trabajo de Pablo Guerra y Federico Neira consiste en remar, pero río arriba. Ellos dos cargan un lastre que, por fortuna, está empezando a quedar atrás, que consideraba el cómic y la historieta como formas de arte menor. La historieta era vista como literatura de segundo nivel, realizada casi en exclusiva para un público con discutida capacidad intelectual. El cómic, por su parte, debía estar ligado a la risa y no podía manejar otra clase de contenidos.

“Cuando yo empecé en la historieta, estaba fascinado con elementos que había visto en el extranjero y trataba de copiar, lo que resultaba muy poco creíble. Ahora me doy cuenta de que uno lo que debe hacer es contar su cuento. Por eso, parte de las historias que me gusta contar se desarrollan en Chapinero”, cuenta Federico Neira, quien se encarga desde hace un par de meses de las ilustraciones de Los perdidos, una historieta diseñada para que aparezca todos los viernes en las páginas de El Espectador.

Los protagonistas son dos personajes colombianos llenos de matices. No son transparentes, buenos o malos en su totalidad. Se llaman Johan García y Mónica Ayala. Él tiene 43 años y es el director de Sobre-Natura, una ONG dedicada a lo paranormal. Ella está recién graduada de sociología y es la investigadora-asistente de García en la organización.

“Cuando empezamos a pensar en la historieta para el diario, por lo menos yo tenía claro que me la quería jugar toda. Quería hacer algo que no se hubiera ni siquiera intentado hacer antes. Saqué de mi círculo todos los gags, para que no fuera graciosa, sino interesante, muy humana y que cautivara a la gente cada semana”, dice Pablo Guerra, quien estudió literatura pero siempre ha estado vinculado a la elaboración de libretos y guiones.

Federico Neira y Pablo Guerra hicieron una apuesta por una historieta que continúa, que no es una tira cómica y que cada viernes desarrollará un aspecto adicional para acercarse al desenlace final, que será dentro de unos tres meses. Sin embargo, para que los lectores no pierdan el hilo, la parte superior estará diseñada de tal manera que ahí se ubicarán las viñetas más importantes del viernes pasado.

“La idea original se llamaba ‘Supermancitos’. Yo estaba regresando a Colombia y buscaba proyectos relacionados con los derechos humanos. Ahí pensé que sería divertido invertir el curso de las cosas y que la ficción fuera la realidad y, a su vez, lo real fuera lo paralelo”, asegura Guerra, mientras que Neira dice: “Es que Los perdidos son almas que claman por la verdad desde un mundo que no es el real”.

Pablo Guerra y Federico Neira pensaron en el entorno colombiano, en el estereotipo nacional, para poblar sus historietas, convertir sus viñetas en algo cercano y continuar remando río arriba, pero ahora desde estas páginas.