Una experiencia de sensaciones

El artista japonés Ryoji Ikeda presenta la serie ‘datamatics’, con una producción realizada especialmente para las salas del Museo de Arte de la Universidad Nacional de Colombia.

Beats electrónicos que parecieran latir al mismo tiempo que el corazón, luces y sombras en blanco y negro que se esparcen por la pantalla, complejos campos numéricos al ritmo de música que va desde las más altas a las más bajas frecuencias, corresponden a las instalaciones sonoras que crea el artista japonés Ryoji Ikeda y que ofrecen al espectador toda una experiencia.

El Museo de Arte de la Universidad Nacional de Colombia continúa con su línea curatorial, dirigida por María Belén Sáez de Ibarra, de pedir y producir exposiciones realizadas especialmente para sus salas. También es el caso de esta arriesgada muestra, datamatics (2006-presente), donde Ikeda compuso la música y adaptó a los espacios del museo las instalaciones audiovisuales que ya había presentado en el Museo de Arte Contemporáneo de Tokio, el Centro Pompidou en París, el Museo Nacional Reina Sofía en Madrid, entre otros. Esta es la primera vez que se presenta en Latinoamérica.

Su formación como músico, ingeniero de sonido, productor y DJ ha moldeado su carrera como artista, en la que ha transitado por más de 15 años.

Desde su infancia simplemente amaba la música, desde el rock & roll hasta la clásica, pero fue en el cuarto, mediante la tecnología de los computadores, donde una generación empezó a crear sonido sin instrumentos y Ryoji Ikeda hizo parte de ella.

Música, video, geometría y números se funden en sus instalaciones sonoras, para ponerlo de una manera simple. Porque el resultado puede ser complejo, ya que Ikeda utiliza en sus imágenes en movimiento la naturaleza de los números, el concepto de infinito y efectos de sus discusiones matemáticas. En estas pantallas llenas de números que desaparecen y aparecen, de flashes, de puntos de fuga en blanco y negro, de efecto iencia.

El Museo de Arte de la Universidad Nacional de Colombia continúa con su línea curatorial, dirigida por María Belén Sáez de Ibarra, de pedir y producir exposiciones realizadas especialmente para sus salas. También es el caso de esta arriesgada muestra, datamatics (2006-presente), donde Ikeda compuso la música y adaptó a los espacios del museo las instalaciones audiovisuales que ya había presentado en el Museo de Arte Contemporáneo de Tokio, el Centro Pompidou en París, el Museo Nacional Reina Sofía en Madrid, entre otros. Esta es la primera vez que se presenta en Latinoamérica.

Su formación como músico, ingeniero de sonido, productor y DJ ha moldeado su carrera como artista, en la que ha transitado por más de 15 años.

Desde su infancia simplemente amaba la música, desde el rock & roll hasta la clásica, pero fue en el cuarto, mediante la tecnología de los computadores, donde una generación empezó a crear sonido sin instrumentos y Ryoji Ikeda hizo parte de ella.

Música, video, geometría y números se funden en sus instalaciones sonoras, para ponerlo de una manera simple. Porque el resultado puede ser complejo, ya que Ikeda utiliza en sus imágenes en movimiento la naturaleza de los números, el concepto de infinito y efectos de sus discusiones matemáticas. En estas pantallas llenas de números que desaparecen y aparecen, de flashes, de puntos de fuga en blanco y negro, de efecto moiré, el espectador entra en una especie de trance en el que los sentidos se potencian. Ikeda, por su lado, intenta hacer visible esa sustancia del mundo virtual llena de datos, números y fórmulas, y también evidenciar que los sistemas numéricos son una manera de visualizar el sonido.

Su proceso creativo no tiene una meta real, la obra va haciéndose en el camino.

Ikeda es un artista a quien no le gusta dar entrevistas, ni tampoco hablar mucho de su obra, ni emitir conceptos y menos dejarse fotografiar. Al final, la obra habla por sí sola y, en cuestión de respuestas, es el espectador quien las puede dar.

Museo de Arte de la Dirección Nacional de Divulgación Cultural, Universidad Nacional, carrera 30 No. 45-03. Tel. 3165000, ext. 17610. De martes a sábado, 10 a.m. a 7 p.m.