Publicidad
Cultura 7 Ago 2010 - 5:30 pm

Novedad de Editorial Norma para la Feria Internacional del Libro de Bogotá

En busca de Bolívar

Publicamos cuatro fragmentos escogidos por el autor de este ensayo sobre la vida del Libertador, escrito para el Bicentenario de la Independencia.

Por: William Ospina* / Especial para El Espectador
  • 165Compartido
    http://www.elespectador.com/impreso/cultura/articuloimpreso-217753-busca-de-bolivar
    http://www.elespectador.com/impreso/cultura/articuloimpreso-217753-busca-de-bolivar
  • 0
insertar

La política intentó convertirlo en estatua, detenerlo en el mármol, pero su leyenda se fue extendiendo por la historia, por el arte y por la literatura; bibliotecas enteras se llenaron con sus hechos y con la reflexión sobre sus hechos; su obra y su vida merecieron todos los análisis, fueron sometidas como pocas al examen del tiempo, y se debate todavía sobre él como si estuviera vivo, como si estuviera a punto de tomar cada una de sus decisiones. Pocos seres humanos llegaron a ser de tal manera referente de todas las políticas y base de todas las doctrinas, por pocos llegan a disputarse de tal modo las facciones más enfrentadas.

Pero, ¿qué le dio ese prestigio, y ese aire de leyenda que roza lo sobrenatural, sino la sorpresa tardía de unas naciones descubriendo que aquel hombre casi siempre había tenido razón? En este punto el que estudia a Bolívar corre siempre el riesgo de idealizarlo: sus hechos fueron tantos y tan decisivos, sus determinaciones tan pródigas en consecuencias, y el escenario geográfico e histórico en que se cumplieron sus hazañas tan difícil, que no sólo es posible encontrar justificación para muchos de sus actos sino que el conjunto nos enfrenta al cuadro excesivo de una voluntad ineluctable y de una reserva de energía sorprendente.

Para sus contemporáneos, presenciar el espectáculo de su vida era enfrentarse a una cadena de acontecimientos y decisiones a menudo inexplicables: era fácil, como siempre, interpretar erróneamente sus intenciones. Pero la mayor parte de los seres humanos no tenemos la historia como testigo y juez de nuestras acciones, el juicio final se nos hace en privado y no tiene como testigo al mundo: Bolívar era un hombre arrebatado por el genio o el demonio de la historia, y sólo la historia podría dar el veredicto.

¡Qué vértigo de acontecimientos! El joven que se niega a besar la cruz en la sandalia del papa y que sonríe a la salida diciendo que si ese prelado lleva el signo de su fe en los zapatos es porque seguramente no lo aprecia mucho; el muchacho opulento que convoca a un banquete en París a una legión de personajes influyentes, políticos y militares, seguidores de Napoleón, para descargar sobre ellos un feroz discurso libertario contra el usurpador, y que pierde en un día la amistad de casi todos ellos; el hombre que avanza entre la multitud por aquel París de callejones jorobados de 1804 con el alma partida entre el odio por el emperador y la admiración delirante por el héroe popular; el hombre que arroja a un cura de su tribuna en una plaza en ruinas, ante la desesperación de la multitud, el día del terremoto de Caracas, porque no puede admitir que alguien esté atribuyendo a la revolución las catástrofes de la naturaleza, son menos desconcertantes que el que sería Bolívar después.

Hay que verlo haciendo cabriolas sobre un caballo ante un grupo de llaneros, y despertando con ello la indignación del experimentado Miranda, quien sentía que esas indisciplinas no permitirían formar nunca un ejército competente; hay que verlo apuntando en un amanecer con su pistola al rostro de ese precursor de la Independencia, que había sido además su gran amigo e inspirador, y hay qué verlo dejando a aquel padre en manos de los enemigos españoles, que le darían el oprobio y la muerte; hay que verlo aceptando un pasaporte salvador de las mismas manos que han encarcelado a Miranda; hay que verlo en Barrancas, junto al Magdalena, después de la catástrofe y del exilio, desobedeciendo las órdenes de su jefe el capitán Pierre Labatut y llevándose las tropas hacia Tenerife y Mompox, y después en Cúcuta darles la orden de avanzar hacia Venezuela, sin esperar la autorización de sus jefes neogranadinos; hay que verlo exigiéndole a Mariño, quien había rescatado media Venezuela, que se sometiera a sus órdenes y renunciara a gobernar su república oriental; hay que verlo amenazando a Santander con que lo condenaría a muerte, el día mismo en que se conocieron; hay que verlo en otra ocasión pensando en poner sitio a Cartagena, que estaba gobernada por patriotas; hay que ver centenares de acciones suyas, inexplicables para quienes las presenciaban, para pensar que aquel hombre tal vez estaba loco.

Pero el que estudia corre el riesgo de sentir que había método en su locura, que hasta en los momentos en que parecía más delirante, la decisión que tomaba era la más acertada, entre lo posible, y la más conveniente, no para sí mismo, sino para su país. Y si se medita que aquel país en el que pensaba no existía aún, que aquella gran nación por la que luchaba en realidad no existe aún, doscientos años después, uno justifica el vértigo. Uno a veces termina pensando que Neruda acierta cuando dice que en este mundo Bolívar está en la tierra, en el agua y en el aire, que Bolívar es uno de los nombres del continente.

Los enigmas que su vida plantea no acaban de ser resueltos por sus biógrafos. Éstos han logrado rastrear los hechos con dedicación, a veces con admiración, a menudo con todo detalle. Y todos no escriben el mismo libro: se complementan bien, se ayudan unos a otros. Masur es más minucioso y académico, John Lynch es más sintético y persuasivo; Masur nos dice que por atender asuntos personales Bolívar llegó tarde a una batalla, como Marco Antonio, pero es Indalecio Liévano quien nos cuenta cómo se llamaba ella. Nos cuentan todo con tanta minucia, y desde perspectivas tan distintas, que nos sentimos cerca de comprender la razón de las sinrazones de ese hombre asombroso.

Acabamos comprendiendo que en aquella mañana de los cuarteles, cuando Miranda se asomó y vio a un oficial saltando a lado y lado del caballo, haciendo cabriolas de jinete ante los rústicos llaneros, cuando se acercó a sancionarlo por su indisciplina antes de descubrir indignado que era el propio Bolívar quien estaba ofreciendo ese espectáculo, no era Miranda quien tenía la razón. El veterano oficial, héroe de tres revoluciones y jefe experimentado de grandes ejércitos, soñaba formar en América armadas de disciplina prusiana, regimientos que se arrojan al horno como figuras de cera a un solo golpe de voz, como los que a esa hora estaba fundiendo Napoleón en los braseros de Europa. Pero Bolívar sabía que con la arcilla de esta América no se podían amasar ese tipo de ejércitos, que su primer deber era ser aceptado por esos rudos peones que lo sabían todo del caballo y la lanza, y que nunca respetarían a un jefe que no fuera capaz de hacer todo lo que ellos hacían.


Miranda había gastado su vida creyendo que la libertad de su América la harían los acuerdos políticos: Bolívar sentía ya que esa libertad sólo la alcanzaría la lucha de los pueblos, y que sus protagonistas no serían ministros y diplomáticos sino esos mestizos y esos zambos del morichal y de la ciénaga que parecían apenas emerger de la tierra como criaturas adánicas, sin costumbres civiles, a los que les tocaría aprender en la lucha lo que merece un ser humano y sobre todo lo que merece un ciudadano. Miranda soñaba con la libertad de América, pero tenía el alma para siempre en Europa.

Y también acabamos descubriendo que, meses después, cuando, sin duda con las mejores intenciones, Miranda firmó el armisticio con los españoles, estaba de verdad abandonando una lucha que ya comprometía a millones de seres, y que, gracias a ese abandono, los dominadores no sólo perpetuarían su poder sino que lo harían de un modo cada vez más humillante.

Sí, Bolívar habría podido permitirle que se embarcara y se fuera al exilio, pero para eso tendría que ser jefe de algo, y en ese momento no era más que un comandante derrotado que castigaba en el último instante lo que él consideraba una traición. Él mismo no tenía segura la cabeza y no tenía futuro alguno: allí sólo obraba su indignación: el sentimiento de que su maestro e inspirador se había mostrado capaz, en un arrebato de dignidad o de exasperación, de arrojar por la borda la lucha de todo un pueblo. Miranda había sido nombrado jefe pero al parecer se creía dueño de la revolución; creyó que podía entregarla sin consultar siquiera con sus hombres. Hay que decir más bien que en ese momento, uno de los más terribles de su vida, hundido en la desesperación de haber perdido el fuerte de Puerto Cabello y desgarrado por la urgencia de recuperar el terreno perdido, Bolívar, quien tiene fama de hombre impulsivo y a veces colérico, pudo haber disparado a la cabeza del jefe que abandonaba la lucha, y más bien tuvo la contención de exigir que se le hiciera un juicio, esperando, eso sí, que fuera fusilado. Los españoles no le dieron tiempo de cumplir ese rito legal: en confusas circunstancias se apoderaron de Miranda, y, al reducirlo a prisión, demostraron cuán torpemente éste se había equivocado al confiar en ellos.

Dos semanas después, mientras Miranda comenzaba su cautiverio final, trágico y sombrío, Bolívar, por intercesión de su amigo el español Iturbe, estaba a punto de recibir de Monteverde un pasaporte que le permitiría salir del país y sobrevivir al naufragio de la Primera República, y fue en ese momento cuando el español dijo que el pasaporte se le concedía por los servicios prestados al rey de España, al entregarles al jefe de la revolución. Bolívar sintió un escalofrío. Aunque era lo que menos le convenía, alzó su voz para decir: “Yo no arresté a Miranda para prestar un servicio al rey, sino para castigarle por haber traicionado a su país”.

Todo estaba dicho. El funcionario, que ya le extendía el pasaporte, lo retuvo de nuevo, pensando seguramente que a aquel hombre más bien había que llevarlo a acompañar al otro en la cárcel. Entonces la estrella que tantas veces salvaría a Bolívar a lo largo de una vida de peligros incesantes, la misma estrella que lo retuvo en Jamaica en una casa deshabitada mientras cerca de allí un proveedor de sus tropas era asesinado en su hamaca; la misma estrella que lo recibió en Cartagena en 1812 cuando era nadie, como Ulises; la misma que lo alumbró en Mompox, y lo llevó en dos semanas a duplicar su tropa; la misma que le dio barcos y pertrechos en Haití cuando era un desterrado lleno sólo de delirios; la misma que le propuso locamente, ya con el llano libre, cruzar la cordillera impracticable y dar un golpe inesperado a los españoles en Boyacá; la misma que alumbró su diálogo a puerta cerrada con el jefe de los ejércitos del Sur en Guayaquil; la misma que arrojó a su paso una corona de flores o de hojas de laurel desde un balcón de Quito; la misma que con el rostro del amor le abrió la ventana al frío de septiembre para que escapara a los puñales de sus amigos, en ese momento iluminó a Iturbe para decirle al general Monteverde: “No le haga caso a este calavera, y dele el pasaporte para que se vaya de una vez”.

 

 * Poeta y novelista tolimense, columnista de El Espectador, ganador del Premio RómuloGallegos 2009 por ‘El país de la canela’ (Editorial Norma).

inserte esta nota en su página
  • 0
  • 41
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

41
Opiniones

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Opciones de visualización de opiniones

Seleccione la forma que prefiera para mostrar las opiniones y haga clic en «Guardar» para activar los cambios.
Opinión por:

Roberto Segovia

Mar, 08/24/2010 - 23:04
Camila buenos dias: Como historiadora debes conocer que "la historia es escrita por los ganadores",por lo tanto los aulicos del poder,solo cuentan los MITOS DIVINOS DE SUS HEROES, así hayan utilizado medios "maquiavelicos" e inhumanos para obtener su GLORIA, pero lo más grave de los aulicos y fanaticos de Bolivar es la justificación de las traiciones, deslealtades,crueldades y ROMPIMIENTO UNILATERAL DEL TRATADO SOBRE REGULARIZACIÓN DE LA GUERRA (entre los Hermanos Masones Morillo,Bolivar y Sucre, firmado en Trujillo Venezuela el 26-10-1820), uno de los casos especificos es el GENOCIDIO EN PASTO 24-12-1822. Con mucho gusto te enviare todo lo realacionado con la guerra civil entre LAS ARISTOCRACIAS, LOS ESPAÑOLES AMERICANOS (CRIOLLOS) Y LOS ESPAÑOLES EUROPEOS ( CHAPETONES.)
Opinión por:

Roberto Segovia

Mar, 08/24/2010 - 23:04
Camila buenos dias: Como historiadora debes conocer que "la historia es escrita por los ganadores",por lo tanto los aulicos del poder,solo cuentan los MITOS DIVINOS DE SUS HEROES, así hayan utilizado medios "maquiavelicos" e inhumanos para obtener su GLORIA, pero lo más grave de los aulicos y fanaticos de Bolivar es la justificación de las traiciones, deslealtades,crueldades y ROMPIMIENTO UNILATERAL DEL TRATADO SOBRE REGULARIZACIÓN DE LA GUERRA (entre los Hermanos Masones Morillo,Bolivar y Sucre, firmado en Trujillo Venezuela el 26-10-1820), uno de los casos especificos es el GENOCIDIO EN PASTO 24-12-1822. Con mucho gusto te enviare todo lo realacionado con la guerra civil entre LAS ARISTOCRACIAS, LOS ESPAÑOLES AMERICANOS (CRIOLLOS) Y LOS ESPAÑOLES EUROPEOS ( CHAPETONES.)
Opinión por:

Roberto Segovia

Mar, 08/24/2010 - 23:04
Camila buenos dias: Como historiadora debes conocer que "la historia es escrita por los ganadores",por lo tanto los aulicos del poder,solo cuentan los MITOS DIVINOS DE SUS HEROES, así hayan utilizado medios "maquiavelicos" e inhumanos para obtener su GLORIA, pero lo más grave de los aulicos y fanaticos de Bolivar es la justificación de las traiciones, deslealtades,crueldades y ROMPIMIENTO UNILATERAL DEL TRATADO SOBRE REGULARIZACIÓN DE LA GUERRA (entre los Hermanos Masones Morillo,Bolivar y Sucre, firmado en Trujillo Venezuela el 26-10-1820), uno de los casos especificos es el GENOCIDIO EN PASTO 24-12-1822. Con mucho gusto te enviare todo lo realacionado con la guerra civil entre LAS ARISTOCRACIAS, LOS ESPAÑOLES AMERICANOS (CRIOLLOS) Y LOS ESPAÑOLES EUROPEOS ( CHAPETONES.)
Opinión por:

Roberto Segovia

Mar, 08/24/2010 - 23:04
Camila buenos dias: Como historiadora debes conocer que "la historia es escrita por los ganadores",por lo tanto los aulicos del poder,solo cuentan los MITOS DIVINOS DE SUS HEROES, así hayan utilizado medios "maquiavelicos" e inhumanos para obtener su GLORIA, pero lo más grave de los aulicos y fanaticos de Bolivar es la justificación de las traiciones, deslealtades,crueldades y ROMPIMIENTO UNILATERAL DEL TRATADO SOBRE REGULARIZACIÓN DE LA GUERRA (entre los Hermanos Masones Morillo,Bolivar y Sucre, firmado en Trujillo Venezuela el 26-10-1820), uno de los casos especificos es el GENOCIDIO EN PASTO 24-12-1822. Con mucho gusto te enviare todo lo realacionado con la guerra civil entre LAS ARISTOCRACIAS, LOS ESPAÑOLES AMERICANOS (CRIOLLOS) Y LOS ESPAÑOLES EUROPEOS ( CHAPETONES.)
Opinión por:

Roberto Segovia

Mar, 08/24/2010 - 23:04
Camila buenos dias: Como historiadora debes conocer que "la historia es escrita por los ganadores",por lo tanto los aulicos del poder,solo cuentan los MITOS DIVINOS DE SUS HEROES, así hayan utilizado medios "maquiavelicos" e inhumanos para obtener su GLORIA, pero lo más grave de los aulicos y fanaticos de Bolivar es la justificación de las traiciones, deslealtades,crueldades y ROMPIMIENTO UNILATERAL DEL TRATADO SOBRE REGULARIZACIÓN DE LA GUERRA (entre los Hermanos Masones Morillo,Bolivar y Sucre, firmado en Trujillo Venezuela el 26-10-1820), uno de los casos especificos es el GENOCIDIO EN PASTO 24-12-1822. Con mucho gusto te enviare todo lo realacionado con la guerra civil entre LAS ARISTOCRACIAS, LOS ESPAÑOLES AMERICANOS (CRIOLLOS) Y LOS ESPAÑOLES EUROPEOS ( CHAPETONES.)
Opinión por:

Roberto Segovia

Mar, 08/24/2010 - 23:04
Camila buenos dias: Como historiadora debes conocer que "la historia es escrita por los ganadores",por lo tanto los aulicos del poder,solo cuentan los MITOS DIVINOS DE SUS HEROES, así hayan utilizado medios "maquiavelicos" e inhumanos para obtener su GLORIA, pero lo más grave de los aulicos y fanaticos de Bolivar es la justificación de las traiciones, deslealtades,crueldades y ROMPIMIENTO UNILATERAL DEL TRATADO SOBRE REGULARIZACIÓN DE LA GUERRA (entre los Hermanos Masones Morillo,Bolivar y Sucre, firmado en Trujillo Venezuela el 26-10-1820), uno de los casos especificos es el GENOCIDIO EN PASTO 24-12-1822. Con mucho gusto te enviare todo lo realacionado con la guerra civil entre LAS ARISTOCRACIAS, LOS ESPAÑOLES AMERICANOS (CRIOLLOS) Y LOS ESPAÑOLES EUROPEOS ( CHAPETONES.)
Opinión por:

Roberto Segovia

Mar, 08/24/2010 - 23:04
Camila buenos dias: Como historiadora debes conocer que "la historia es escrita por los ganadores",por lo tanto los aulicos del poder,solo cuentan los MITOS DIVINOS DE SUS HEROES, así hayan utilizado medios "maquiavelicos" e inhumanos para obtener su GLORIA, pero lo más grave de los aulicos y fanaticos de Bolivar es la justificación de las traiciones, deslealtades,crueldades y ROMPIMIENTO UNILATERAL DEL TRATADO SOBRE REGULARIZACIÓN DE LA GUERRA (entre los Hermanos Masones Morillo,Bolivar y Sucre, firmado en Trujillo Venezuela el 26-10-1820), uno de los casos especificos es el GENOCIDIO EN PASTO 24-12-1822. Con mucho gusto te enviare todo lo realacionado con la guerra civil entre LAS ARISTOCRACIAS, LOS ESPAÑOLES AMERICANOS (CRIOLLOS) Y LOS ESPAÑOLES EUROPEOS ( CHAPETONES.)
Opinión por:

Camila Serrano

Lun, 08/16/2010 - 15:17
Me parecen pertinentes los comentarios y sugerencias del señor Roberto Segovia, si tiene alguna otra información sobre el tema de Bolívar y el proceso de independencia agradecería que lo enviara al siguiente correo: [email protected]
Opinión por:

Roberto Segovia

Mar, 08/24/2010 - 11:29
Camila buenos dias. Como historiadora debes conocer que la "historia es escrita por lo ganadores" ,por lo tanto los aulicos del PODER, solo cuentan MITOS DIVINOS de sus " héroes", asi estos hayan utilizado "medios maquiavelicos" e inhumanos para obtener su GLORIA, pero lo más grave de los aulicos y fanaticos de Bolivar,es la justificación de las traiciones, deslealtades, crueldades, ROMPIMIENTO UNILATERAL DEL TRATADO SOBRE "REGULARIZACIÓN DE LA GUERRA" (entre los Hermanos Masones Pablo Morillo, Bolivar y Sucre., firmado en Trujillo Venezuela, el 26-10-1820, ) , uno de los casos especificos, es el GENOCIDIO en PASTO, ( 24-12-1822.) Con mucho gusto te enviare todo lo relacionado sobre la "guerra civil" entre LAS ARISTOCRACIAS: LOS ESPAÑOLES AMERICANOS (CRIOLLOS) Y LOS ESPAÑOLES EUROPEOS.
Opinión por:

martina leone

Vie, 08/13/2010 - 20:29
I- Excelente escrito sr Ospina...II,nunca penso el Libertador q un dia un BIPOLAR llegase a ser presidente de Venezuela,y q creyera q el era la reencarnacion de Simon Bolivar;;eso es lo q cree Chavez q el es..recuerdo verlo en un caballo,y yo dije:HAY CARAJO,PERO EL CABALLO NO ERA BLANCO", se veia el chavez.como un MIERCOLES,,,POBRE BIPOLOAR TIENE UN PROBLEMA HAY Q OBSERBARLO CUANDO HABLA ES MIRANDO ALREDEDOR,SUS MANOS RESTREGANDOSELAS ESA ES UNA NOTA DE INSEGURIDAD,DE COMPLEJO,DE SABER Q ES UN PATAN Y TODAS ESA VULGARIDADES Q DICE ES PARA SENTIRSE FUERTE,YA SU VESTIMENTA DE SANTA MARTA FUE ALGO FUERA DE SERIE;;;vAMOS AVER CUANTO DE DURA LA LUNA DE MIEL,CON EL PRESIDENTE DE COLOMBIA.JA JA JA
Opinión por:

GUILLINZIN

Lun, 08/16/2010 - 09:30
QUE PENDEJADAS TAN GRANDES. SUMERCÉ NO ES BIPOLAR, ES FROTERIZO.JAJAJAJA.LEA HISTORIA Y NO CREA QUE LO ESCRITO ES UN HOMENAJE A SU PAÁ ALVARITO PARA QUIEN LA PALABRA REVOLUCIÓN NO CABE EN EL DICCIONARIO. ESE BIPOLAR TIENE 6 % DE DESEMPLEO Y NOSOTROS ALCANZAMOS HASTA 20 #. LA ATENCIÓN EN SALUD SUPERA CO CRECES EL QUE PRETAS LAS EPS DE SUS AMIGOS LOS PARACOS.
Opinión por:

mariscal sucre

Mie, 08/11/2010 - 21:21
todos los q critican al libertador no son nadie no han echo nada asi de sencillo y si bolivar estaba equivocado por q no somos una potencia si la gran colombia existiera no seria mas poderosa q 4 republiquetas separadas y llenas de corruptos o me equivoco
Opinión por:

martaluribe

Jue, 08/12/2010 - 11:16
Las 4 republiquetas separadas serìan como 4 hermanitos peleandose por la herencia de nuestros ancestros. Y el Dictador, ordenando el gran caseròn, y repartiendo a su parecer y al de sus secuaces los bienes materiales e inmateriales que nos legaron. Bonito panorama.....
Opinión por:

polista

Mie, 08/11/2010 - 19:10
Sinceras felicitaciones , el reto es aterrizar una deidad o inmortalizar un terrenal , de Bolívar no hay queja , realizó la obra , dictó cátedra , mostro el valor de la autenticidad , el orgullo de un león americano y este sol lo acompañaron estrellas matutinas q aún a riesgo de ser eclipsadas fungieron y colaboraron en una tarea titánica de la q se puede discutir si era mejor nada o todo , pero las naciones deben dejar la retórica y hacer la verdadera unión de hermanos históricos , por ello ser bolivarianista significa respetuoso de la unidad , aliado contra la opresión y la represión , buen vecino , excelente socio , cmarada ejemplar motivo suficiente para derrotar la injusticia , la perversa corrupción , el egoismo q subyace en el xenofobismo. William , para usted todos los respetos.
Opinión por:

martaluribe

Mie, 08/11/2010 - 09:47
El recuerdo de nuestro hèroe Bolìvar justifica la lucha armada William? O simplemente recordar sus hazañas y volverlo un Dios nos engrandecerà como personas de bien. O no, mejor inspira la lucha armada para superar las causas objetivas de la violencia en Colombia. El mètodo de Bolìvar es innegable fue efectivo. El que proponìa Miranda no nos habrìa dado la libertad. Las armas nos van a dar libertad? Si superaremos la violencia con mètodos agresivos?
Opinión por:

martaluribe

Sab, 08/21/2010 - 05:27
El libro, me pareció, muy lindo. En el colegio leíamos el mamotreto de Bolívar del Dr. Indalecio Liévano, lectura que lo deja a uno exhausto , aunque muy instructivo.. FELICITACIONES, muy hermoso.
Opinión por:

Roberto Segovia

Mar, 08/10/2010 - 12:50
William, eres un excelente escritor y retorico respecto a lo "DIVINO" de Bolivar, ya el mundo lo conoce, porque es el enfoque de los áulicos y libros oficiales. Te sugiero consultar los siguientes libros críticos sobre el aspecto "HUMANO" de Bolivar: 1.Viaje por la republica de Colombia en 1823.G.Mollien. 2.Memoirs of Simon Bolivar 1829 Ducoudray Holstein.3.Estudios sobre la vida de Bolivar1925Rafael Sañudo.4.Bolivar1951Salvador Madarriaga.5.Tradiciones Peruana.R.Palma.6.Memorias historicas1892 Boussingault,J.7.Historia de San Martin1887 Mitre.B.8.Simon Bolivar 2004 M.Torres(Psiquiatra).9 Bolivar 1858 C.Marx.10.Bello y Bolivar 1992 Antonio Cussen.11.Haiti.Traición a Petión 2010 Eduardo Galeano.12.La otra cara de Bolivar2010 P.Victoria.13.Bolivar Genocida o genio bipolar2010 I.Medina.etc.
Opinión por:

Camila Serrano

Lun, 08/16/2010 - 15:22
A propósito del Bicentenario, es muy importante hacer una reflexión seria y rigurosa sobre lo que fue el proceso de independencia y en ese sentido, es necesario desmitificar a los "héroes de la patria" y analizarlos a la luz de sus intereses como sector y las contradicciones que tenían con otros sectores sociales, no sólo los españoles sino los indígenas, esclavos, etc. Para continuar esta discusión, este es mi correo: [email protected]
Opinión por:

Lilia X Cera Sanchez

Mar, 08/10/2010 - 12:33
Willian, serà posible me envies tu ensayo completo sobre Bolìvar a mi correo enlazador3@gmail. Te lo agradecerè mucho.
Opinión por:

Lilia X Cera Sanchez

Mar, 08/10/2010 - 12:30
William, siempre te superas! Bolìvar solo fue un Ser Humano, lleno de contradicciones pero imbuido de la grandeza y la Buena Fè. Su imagen, sus ideas y todo èl, como un tapìz en la pantalla de un computador, està en la Amèrica por siempre.
Opinión por:

elcaminoc

Lun, 08/09/2010 - 19:32
"Bolívar fue un gran guerrero... y nada más". Germán Arciniegas.
Opinión por:

JESUS CHECA ESPAÑA

Lun, 08/09/2010 - 16:38
El ensayo de José Rafael Sañudo, lo publicó Planeta en 1995 y fue colocado en la lista negra que es una colecciòn de libros malditos y prohibidos,censurados y condenados al olvido. Sañudo le salpica las botas a Bolívar con el barro de los desafueros que cometió. Este pastuso finaliza su obra con esta sentencia "No debes escribir para el momento presente, ni para ser alabado, t honrado de tus contemporáneos; fija al contrario, tus miradas en el porvenir; escribe para la posteridad, pídele el precio de tus trabajos y haz que diga de tí: ESTE ERA UN HOMBRE INDEPENDIENTE, LLENO DE FRANQUEZA, NI ADULADOR NI SERVIL. LA VERDAD ESTA EN SUS OBRAS".
Opinión por:

JESUS CHECA ESPAÑA

Lun, 08/09/2010 - 16:24
Ya le había sugerido a Ospina leer y releer la obra cumbre del pastuso José Rafael Sañudo intitulada,"Estudiios sobre la vida de B olívar" que cuestiona sus cualidades como individuo, estratega militar y estadista. Se llegó a pedir la horca para Sañudo por sus duras crìticas comentada por Luís Eduardo Nieto Caballero como un "...libro bien documentado".La obra de Sañudo fue confiscada y hasta se quemaron en hogueras de la plaza pública sus libros. La obra de Sañudo provoca irritación de quienes no estàn de acuerdo con los documentos que presenta.
Opinión por:

alejoenfoco

Lun, 08/09/2010 - 08:37
Señor William Ospina. Lejos de la crítica acerca de la interpretación de los hechos históricos acontecidos, usted escribe muy bien. Desde el país del viento hasta acá, es un auténtico y bello placer leerlo.
Opinión por:

Roberto Segovia

Dom, 08/08/2010 - 20:01
William, excelente retórica, pero tu argumentación histórica es positivista, porque interpretas mecanicamente los libros de la historia oficial. Bolivar traiciona a su amigo, jefe militar, compatriota y jefe masón por un " salvo conducto" para salir del cerco del cruel y malgeniado Montever. Justificas los medios y fines de Bolivar para alcanzar su gloria, es decir, podemos justificar los innumerables traiciones, la crueldad y el vampiresco y genocida decreto de GUERRA A MUERTE, el demencial GENOCIDIO DE LA NAVIDAD TRAGICA EN SAN JUAN DE PASTO Y 21 "PUEBLITOS A SU ALREDEDOR" . Eres un DILETANTE DE LA HISTORIA, como el nefasto BORGES con la FILOSOFIA. Para finalizar; " LA GLORIA DE LOS GRANDES HOMBRES DEBE MEDIRSE SIEMPRE POR LOS MEDIOS DE LOS QUE SE SIRVIERRON PARA ALCANZARLA" Rochef..
Opinión por:

Roberto Segovia

Dom, 08/08/2010 - 20:01
William, excelente retórica, pero tu argumentación histórica es positivista, porque interpretas mecanicamente los libros de la historia oficial. Bolivar traiciona a su amigo, jefe militar, compatriota y jefe masón por un " salvo conducto" para salir del cerco del cruel y malgeniado Montever. Justificas los medios y fines de Bolivar para alcanzar su gloria, es decir, podemos justificar los innumerables traiciones, la crueldad y el vampiresco y genocida decreto de GUERRA A MUERTE, el demencial GENOCIDIO DE LA NAVIDAD TRAGICA EN SAN JUAN DE PASTO Y 21 "PUEBLITOS A SU ALREDEDOR" . Eres un DILETANTE DE LA HISTORIA, como el nefasto BORGES con la FILOSOFIA. Para finalizar; " LA GLORIA DE LOS GRANDES HOMBRES DEBE MEDIRSE SIEMPRE POR LOS MEDIOS DE LOS QUE SE SIRVIERRON PARA ALCANZARLA" Rochef..
Opinión por:

agualongo

Dom, 08/08/2010 - 12:05
Maestro William Ospina: muy bien. Se siguen diciendo y descubriendo muchas cosas sobre Bolívar el hombre y sobre Bolívar el genio. Admiro inmensamente a Simón, no obstante debo decir que se equivocó terriblemente con Pasto. Y hoy, todavía sufrimos por esas equivocaciones. Maestro: mucho me gustaría degustar su Ensayo completo sobre Bolívar. Es posible, por favor, enviarlo a mi correo: [email protected] . Gracias. Saludos desde el Sur ! ! !
Opinión por:

isnos

Dom, 08/08/2010 - 11:33
Bueno, para los amantes de la historia, vean la verdadera historia de Bolivar en memoriasdebolivar .com, un libro escrito en 1828 y que hasta ahora tradujeron al español.
Opinión por:

Lilia X Cera Sanchez

Mar, 08/10/2010 - 12:35
Y donde lo consigo? que editorial? gacias por la informacion
Opinión por:

THEY

Dom, 08/08/2010 - 10:28
es indudable que Simón Bolivar Palacios, era un hombre emprendedor y con ideas de patriotismo, supo emprender la campaña libertadora logrando el apoyo del pueblo que lo siguió hasta dar muchos su vida por una causa que dií buenos resultados, después de 9 años de lucha contra el gobierno español hasta lograr su independencia con la Batalla de Boyacá el 7 de agosto de 1819 con la derrota del ejercito realista al mando de Barreiro. Murió muy jóven en la Quinta de San Pedro Alejandrino es Santa Marta, pero logró la independencia de cinco repúblicas. Ecuador, Perú, Bolivia, Colombia y Venezuela.
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Publicidad
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio