Publicidad
Cultura 3 Jul 2008 - 8:48 pm

Este sábado se estrena para los medios y el 11 de julio se lanza en simultánea nacional

Las tiernas imágenes de un acordeón

La directora María Camila Lizarazo y la productora Clara María Ochoa son las grandes gestoras de esta cinta. ‘El ángel del acordeón’, una propuesta audiovisual para reconciliarse con la ingenuidad del primer amor. La cultura vallenata es protagonista de este nuevo experimento del cine nacional.

Por: Juan Carlos Piedrahíta B.
  • 0Compartido
    http://www.elespectador.com/impreso/cultura/cultura/articuloimpreso-tiernas-imagenes-de-un-acordeon
    http://www.elespectador.com/impreso/cultura/cultura/articuloimpreso-tiernas-imagenes-de-un-acordeon
  • 0
Foto: Diego Santacruz - El Espectador

La inspiración llegó por el lado vallenato. Los sones, paseos, merengues y puyas contagian ahora el ámbito cinematográfico con una producción llena de ingenuidad, inocencia y dulzura, enmarcada en los bellos parajes del Valle de Upar. Se trata de una historia original de Ketty María Cuello, la misma que concibió la exitosa novela San tropel eterno, con el sello óptico de María Camila Lizarazo y la producción ejecutiva de Clara María Ochoa.

En esta nueva propuesta, los protagonistas no son los enfrentamientos entre bandas del narcotráfico o la exaltación de los problemas de orden público en un país acostumbrado a la violencia como Colombia, sino la reivindicación de su folclor y de las tradiciones autóctonas de la Costa Caribe. En esta cinta el enfrentamiento es musical, los duelos se hacen a través de instrumentos y la guerra se manifiesta con sones, décimas y cantos en procura del corazón de una mujer.

A punta de vallenato, la película narra la historia de amor que se desarrolla en exóticos parajes de la Costa Atlántica. Uno de los personajes principales es Poncho Daza, un niño de once años con un talento innato para la música. Él tiene dos grandes sueños en la vida: conseguir un acordeón propio y conquistar a Sara María, la tradicional niña bonita del pueblo. Ella, aprovechando su belleza natural, su personalidad coqueta y espontánea y haciendo gala de sus dotes de buena manipuladora, le impuso el reto de convertirse en un gran artista, capaz de componerle una canción que le llegue al alma.

Pero Poncho no está solo en esta difícil misión, porque Pepe Dangond, el antagonista, no está cruzado de brazos. Tiene sus dedos bien puestos en el acordeón y sabe muy bien cómo cautivar a la hermosa niña y se vale de cualquier artimaña para lograr sus propósitos. Pepe tiene una ventaja sobre Poncho y es que ya tiene su instrumento y es de los mejores en su especie, mientras que el protagonista padece las adversidades económicas de su familia y soporta las humillaciones de su padre, un hombre machista que le critica su condición de zurdo y su obsesión por llegar a ser un artista en toda la extensión de la palabra.

“Poncho es un niño que va a generar muchas emociones en todos los colombianos, porque es un personaje con mucha ternura. Es un personaje blanco, pero más que eso es inocente e ingenuo porque cree en la gente, pero lo mejor es que cree


en el folclor y lo defiende a capa y espada”, manifiesta César Navarro, el encargado de encarnar el personaje en su faceta adulta. Para Camilo Molina, Rey del Festival de la Leyenda Vallenata en la categoría infantil durante el año 2005, “representar a Poncho (niño) fue muy divertido y no me pareció difícil porque siempre me ha gustado la música y el personaje tenía mucho de lo que he sido yo”.

Para Etty Grossman, quien tiene la misión de interpretar a la pequeña Sara María, “el sueño que tienen muchos actores de saltar al cine a mí se me cumplió muy pronto y con un personaje hermoso”. Lo mismo sucede con Estefanía Borge, Sara María adulta, quien debuta en el séptimo arte con El ángel del acordeón. “Sara María es el punto de discordia entre dos niños que se disputan su amor a través de un duelo de acordeones. Ella es espontánea, emotiva, coqueta y dinámica. Es la que se encarga de traer la dulzura y el juego de amor con el protagonista y el antagonista”, manifiesta la actriz de origen cartagenero, que confesó que aprendió a querer el vallenato a partir de este rodaje que se extendió por espacio de un mes.

La carta de presentación de Dyonnel Velásquez, Pepe Dangond a los 12 años, fue su consagración como actual Rey Vallenato infantil. Este mérito fue suficiente para ser seleccionado dentro de un amplio grupo de figuras nacientes del folclor de la Costa Atlántica. “A mí me costó un poco de trabajo enfrentarme a las cámaras. Yo siempre había sido músico, pero ahora también quiero ser reconocido como actor”, aseguró el niño. Pepe adulto es encarnado por Carlos Arturo Buelvas, un monteriano que asumió el reto de ser catalogado como ‘el malo de la película’. “Este personaje trabaja en función de truncar el normal desarrollo del protagonista que es Poncho. No es un malo como sinónimo de villano, sino una persona con matices. Es la competencia directa de él para competir por el amor de Sara María”, comenta el joven actor.

Todos ellos son los protagonistas de El ángel del acordeón,  una nueva propuesta para convocar a  la familia en pleno en torno a un plan de película. Se trata de una historia sin pretensiones que invita a mirar el amor en su máxima pureza. Con esta cinta se pretende rescatar todos los valores humanos que se han perdido y se hace a través de la cultura vallenata, con la que los colombianos llegan a sentirse orgullosos representantes de una nación.

Un elemento adicional de esta cinta es la participación de leyendas de la Costa Caribe como Náffer Durán, Alfonso Poncho Zuleta, El Cocha Molina y Andrés El Turco Gil.

 Pero lo que más le llama la atención a César Navarro es el transfondo social de la película. “Con El ángel del acordeón vamos a realizar muchas actividades benéficas, porque parte de la taquilla va a ser donada a una escuela de acordeoneros en Valledupar para que pequeños de recursos insuficientes tengan su propio instrumento. Además, la firma alemana Honner, por cada diez acordeones comprados para la academia, va a donar diez más”.

Ésta no es una película que promete sino una cinta que piensa cumplir a ritmo vallenato.

Banda sonora

El músico y compositor bogotano Nicolás Uribe Pachón compuso la música incidental de la película. De igual manera, en la producción de los temas musicales de la banda sonora participaron Juan Pablo Lizarazo, quien compuso, entre otros, el tema principal de la cinta ‘Mis dos amores’. Y como invitados especiales tanto en algunas escenas y en la musicalización están el reconocido cantante ‘Poncho’ Zuleta; el acordeonero Arturo ‘El Cocha’ Molina, rey de reyes del Festival de la Leyenda Vallenata y  Andrés ‘El Turco’ Gil y sus niños del vallenato. La banda sonora que llevará por nombre el título de la película saldrá al mercado de manera simultánea con el estreno de la cinta. El disco está bajo el sello Sony - BMG.

  • 0
  • 0
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

Lo más compartido

  • Medellín y Santiago de Chile, las mejores ciudades para vivir en Latinoamérica
  • El 'Ice Bucket Challenge' sólo ha generado en Colombia $50 mil
  • Opinión Ago 20 - 10:00 pm

    Vaginal

0
Opiniones

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Publicidad
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio