Los animales más raros del 2011

Una hormiga zombie, una medusa caníbal, un tiburón cíclope y una araña albina, son algunos de los descubrimientos del mundo animal que más llamaron la atención este año por su extrañeza.

A comienzos de 2011, cerca de la Isla Cerralvo en el Golfo de California, Enrique Lucero, pescador, capturó un tiburón hembra que llevaba en su vientre diez fetos con un avanzado nivel de gestación. Entre ellos había uno que sobresalía por su rareza: medía cerca de 56 centímetros y tenía un sólo ojo enorme en la parte delantera de su cabeza.
El pescador publicó las fotos del animal en Facebook, lo que despertó la curiosidad de biólogos e investigadores. Finalmente, el hombre le cedió el animal al Centro Interdisciplinario de Ciencias Marinas de La Paz, México, quienes hacia octubre determinaron que esta extraña característica del tiburón respondía a una condición congénita llamada ciclopía. Afirmaron, también, que ya se habían documentado otros casos similares en el pasado y que en todas las oportunidades los tiburones habían sido encontrados dentro de la matriz materna, lo que permitiría pensar que esta especie no es capaz de sobrevivir por mucho tiempo en la naturaleza.

Este pequeño tiburón cíclope se llevó el primer puesto en el ranking que cada año realiza la revista National Geographic, para determinar cuáles fueron las diez formas de vida más extrañas halladas en los últimos doce meses. En el puesto número dos se ubicaron las hormigas zombies, descubiertas en marzo en un bosque tropical de Brasil. Estas hormigas fueron halladas con una especie de hongo en la cabeza que, según estudios de la Universidad Estatal de Pensilvania, es capaz de “controlar la mente” del insecto hasta llevarlo a la muerte. Los investigadores encontraron cuatro especies de hongos del género ‘Ophiocordyceps’ que, al infectar a las hormigas, manipulan su comportamiento y las obligan a dispersar sus esporas; cuando se ha logrado este fin el insecto muere.

El tercer puesto fue para un nuevo nudibranquio (molusco que pertenece a la clase de los gasterópodos y que es conocido como babosa de mar) con apariencia de “pancake”, hallado en junio en aguas de Filipinas. Los nudibranquios se caracterizan por tener un cuerpo sin divisiones, una cabeza diferenciada con órganos sensoriales y una cavidad interna que alberga todos los órganos. Y seguido de este “pancake marino” se encuentra la rana vampiro (Rhacophorus vampyrus) descubierta en enero en las junglas del sur de Vietnam. Este anfibio se desplaza por las copas de los árboles utilizando sus dedos palmeados, por lo que es conocida como la rana voladora. Lo que resulta más extraño de esta especie es que cuando es todavía un renacuajo le sobresalen unos colmillos negros en la parte inferior de la boca.

La casilla número cinco fue para el “gusano del demonio”, un organismo multicelular que vive en las profundidades del subsuelo, lo que nunca se había previsto; investigadores de las universidades de Ghent (Bélgica) y Princeton fueron los responsables de este hallazgo, en unas minas de Sudáfrica, entre 0,9 y 3,6 kilómetros por debajo de la superficie terrestre, y a 48 grados centígrados. Luego está el gusano fucsia de las profundidades, descubierto en julio por científicos de la Universidad de Aberdeen (Escocia) en el Océano Atlántico: una especie sin ojos, que utiliza unos largos labios para cazar a sus presas.

Los últimos en la lista son el murciélago Belcebú o el murciélago demonio de Vietnam. En el puesto ocho está la medusa caníbal gigante (Pink Meani - Duende rosa) que vive en el Golfo de México y pesa 22 kilos: es capaz de consumir 34 medusas a la vez. El camaleón “glam” de Madagascar está en la casilla número nueve. Fue llamado así porque sus vistosos colores “recuerdan al maquillaje ‘glam’ de una estrella del rock”, afirma la revista. Por último está la araña albina de Australia que mide tres centímetros de ancho, tiene la cabeza blanca y el cuerpo de color marrón.

Temas relacionados