Las mayores decepciones tecnológicas de 2011

Este año, gigantes del sector como Sony, Apple y Google sorprendieron con lanzamientos que resultaron un fracaso.

La poca popularidad de Google+

Google+ nació con la pretensión de convertirse en la nueva gran red social de internet. “El objetivo de Google+ es hacer que compartir en la web sea como compartir en la vida real”, es el lema de esta plataforma, que ofrece servicios como videochat, recomendaciones y mensajería grupal. Además, incluye un perfil personal y la posibilidad de agregar links, videos y fotos.

Pero a pesar del enorme despliegue que se le ha dado, y a la promesa de que los internautas encontrarían en esta red una fórmula “mágica” para organizar su vida en la red, Google+ sigue sin convencer al público.

La mala racha de RIM

Este no ha sido un buen año para Research in Motion (RIM), fabricante de los “smartphones” Blackberry. Para empezar, habría que mencionar el apagón experimentado en octubre pasado, que dejó sin servicio de mensajería móvil y correo electrónico a sus usuarios en América, Europa y África, y que ocasionó una caída del 5% en las acciones de la compañía durante los tres días que persistió la falla. También es notable la pérdida de terreno en el mercado frente a los dispositivos iPhone y Android, lo que llevó a la empresa a retrasar el lanzamiento de su nuevo sistema operativo para 2012. El mal año de RIM es tan notorio que recientemente la empresa anunció que no cumplirá sus metas financieras este año ni en 2012 y reconoce que las ventas de su tableta Blackberry Playbook no cumplen ni el mínimo de las expectativas.

La vulnerabilidad del PlayStation

El pasado 20 de abril fue noticia mundial el ataque informático a la red de videojuegos PlayStation Network (PSN, por sus siglas en inglés), de Sony. La compañía se vio obligada a suspender los servicios de su plataforma durante más de una semana, afectando a cerca de 75 millones de usuarios que juegan en línea, navegan y descargan contenidos multimedia. El episodio se repitió en octubre. Los dos hechos pusieron de manifiesto la vulnerabilidad de PSN.

El criticado Nintendo 3DS

Aunque desde un principio Nintendo dejó claro que el lanzamiento de su nueva consola Nintendo 3DS sería un desafío tecnológico, pues su pantalla prometía un efecto 3D sin necesidad de utilizar gafas, los resultados durante los primeros meses de venta fueron un real fracaso. Las quejas de los usuarios, que sentían malestar y mareos mientras jugaban, y su poca oferta de títulos en el catálogo, fueron fuertemente criticadas. Tanto, que la consola bajó radicalmente de precio.

El fracaso del TouchPad

En julio pasado, sólo siete semanas después de que saliera al mercado la tableta TouchPad —gran apuesta del año de Hewlett-Packard—, la compañía decidió suspender su fabricación alegando una cifra de ventas decepcionante, y decidió reducir drásticamente su precio de US$499 a sólo US$99, con la idea de deshacerse del inventario existente. Irónicamente con el nuevo precio la tableta de HP se convirtió en la segunda más vendida en Estados Unidos por detrás del iPad.

La tableta imperfecta de Amazon

La tableta de bajo costo Kindle Fire fue promocionada como el producto estrella de Amazon este 2011. Pero bastaron unos días después de su lanzamiento para que empezaran a llover las críticas que cuestionaban su poca usabilidad y problemas en el rendimiento y la navegación táctil. Para resolverlos, Amazon ha tenido que actualizar su software. Se trata de la versión 6.2.1 de Kindle Fire, que se actualizará automáticamente o que se puede descargar de Amazon.com.

El Timeline de Facebook

El nuevo diseño del perfil de Facebook —que genera una línea temporal o “biografía” que resume la vida del usuario— no sólo se convirtió en un reto para los internautas menos avezados en nuevas tecnologías, sino que es considerado por muchos un intento de los responsables de la red social por obtener nuevos datos de sus 800 millones de usuarios que atraigan publicidad.

La guerra de patentes de Apple y Samsung

Apple y Samsung, compañías aliadas en el pasado y actualmente competidores directos en el mercado de dispositivos móviles, han declarado un enfrentamiento sin tregua en los tribunales de medio mundo. Los motivos: se acusan mutuamente de violación de propiedad intelectual con el objeto —dicen algunos conocedores— de entorpecer las ventas de su adversario.

La pelea empezó el pasado abril, cuando Apple presentó un reclamo contra Samsung argumentando que la compañía coreana había copiado el diseño de su iPhone y iPad. Desde esa fecha las acusaciones no han parado.