En Colombia, los héroes sí existen

La atleta Caterine Ibargüen fue proclamada ayer como la mejor deportista del año por El Espectador y Telefónica. El nadador Ómar Pinzón y la bicicrossista Mariana Pajón la acompañaron en el podio.

En una emotiva ceremonia, en la que se repasaron las imágenes de los atletas colombianos que triunfaron internacionalmente en 2011, El Espectador y Telefónica proclamaron ayer a los mejores deportistas del año.

El acto, que se realizó en el hotel Sheraton de Bogotá, contó con la presencia de la alcaldesa encargada de la capital, Clara López Obregón, además de dirigentes, técnicos, atletas y periodistas.

Superación fue la palabra que identificó el acto, pues en el mismo se les rindió homenaje al ciclista Mauricio Soler y al piloto Steven Guerrero, quienes sufrieron graves accidentes y poco a poco se han recuperado, con la ilusión de volver a competir y representar a Colombia.

En un mensaje enviado desde Madrid, España, en donde realiza terapias diarias para mejorar su movilidad, Soler prometió “seguir trabajando duro” y agradeció “las muestras de apoyo de todos los colombianos”.

No menos emocionantes fueron las palabras del técnico de fútbol Luis Fernando Montoya, entrenador del año en 2004, quien en otro video invitó a los deportistas a “luchar siempre por sus objetivos, como yo lo he hecho para recuperarme totalmente. Si no lo consigo, me quedará la satisfacción de haberlo dado todo”.

El delantero Radamel Falcao García también participó y desde la capital española, al lado del árbol navideño de su residencia, agradeció el galardón como mejor deportista colombiano en el exterior, por su brillante campaña con el Porto de Portugal durante el primer semestre.

En la ceremonia, a la que asistieron cerca de 400 personas, se distinguió a Julio Roberto Gómez como el mejor dirigente, a Jaime Cuervo como el técnico más destacado y al ciclista Édwin Ávila como la revelación de 2011.

La delegación que participó en los Juegos Panamericanos de Guadalajara y ocupó allí el sexto lugar fue catalogada como equipo del año, mientras que el premio al Juego Limpio Guillermo Cano fue entregado a la afición del fútbol en Colombia, por su excelente comportamiento durante el Mundial Sub-20 que realizó nuestro país en agosto.

Méritos de sobra

Bastante difícil estuvo la elección de nuestros galardonados. Pocas veces una decisión resultó tan apretada, debido a la cantidad de deportistas que hicieron méritos durante la temporada para subir a lo más alto del podio del concurso más tradicional e importante de Colombia, que llegó a su edición 51.

El ciclista Esteban Chaves, la patinadora Jercy Puello, los tenistas Robert Farah y Juan Sebastián Cabal, el marchista Luis Fernando López, el futbolista John Pinilla, el ciclista paralímpico Álvaro Galvis y el nadador paralímpico Daniel Giraldo recibieron menciones de honor por sus éxitos en competencias internacionales.

En el podio juvenil estuvieron las patinadoras Natalia Giraldo y Jenny Paola Serrano, múltiples campeonas mundiales en Corea del Sur. Ellas escoltaron al gimnasta nortesantandereano Jossimar Calvo, doble medallista de oro en los Juegos Panamericanos y gran esperanza de nuestro país para los Juegos Olímpicos de Londres.

“Obtener este galardón es una motivación muy grande para mí. Un incentivo para seguir trabajando duro y mejorar”, señaló el cucuteño, de 17 años de edad.

El podio mayor

El tercer lugar de nuestro concurso fue para la bicicrossista antioqueña Mariana Pajón, 14 veces campeona mundial de la especialidad, quien este año se impuso en la categoría élite y ratificó su buen nivel al subir al primer lugar del podio en los Panamericanos.

Luego estuvo el nadador bogotano Ómar Pinzón, triple medallista dorado en las Copas Mundo de piscina corta. Él, acostumbrado a ser siempre el primero, prometió que volverá el año entrante por ese lugar, con una medalla olímpica en su bolsillo.

El premio mayor fue entonces para la atleta Caterine Ibargüen, tercera en el mundial de salto triple, en Corea. “Este es el broche dorado a una gran temporada. Gracias a mi familia, a Indeportes, al Comité Olímpico Colombiano y a todos los que me han apoyado. Aquí está Caterine, para seguirles dando alegrías y triunfos”, señaló la espigada morena antioqueña, nacida en Apartadó hace 26 años, centro de todas las miradas y objetivo de los lentes, pues además representa perfectamente la belleza de las mujeres colombianas.

En la ceremonia, El Espectador y Telefónica anunciaron además una importante donación en material deportivo a la Fundación Tiempo de Juego, que apoya a grupos de niños, adolescentes y jóvenes del sector de Altos de Cazucá, en Bogotá, y el barrio Santa Rita, en Cartagena, quienes juegan fútbol en canchas de barro o arena, pero a pesar de eso demuestran su inmensa pasión por el deporte.

Algunos de esos niños estuvieron en el acto y pudieron darse el lujo de conocer personalmente a sus ídolos. Esos pequeños constataron ayer que en Colombia los héroes sí existen y que todos ellos son un ejemplo de superación.