Santiago Gamboa 7 Ene 2011 - 9:59 pm

Imágenes, muertes

Santiago Gamboa

UNO DE LOS MOMENTOS PARA MÍ emblemáticos de 2010 tuvo que ver con algo bastante atroz y para lo cual, por desgracia, la realidad de nuestro país nos viene preparando y, de algún modo, fortaleciendo, y es la imagen de la muerte, pero no me refiero a una estampa bucólica o familiar, sino a la imagen fría y dura e incluso estrambótica de la muerte.

Por: Santiago Gamboa
  • 18Compartido
    http://www.elespectador.com/impreso/imagenes-muertes-columna-243851
    http://www.elespectador.com/impreso/imagenes-muertes-columna-243851
  • 0
insertar

La primera vez que la presentí mirándome a los ojos fue al ver las imágenes del cadáver de Iván Ríos. ¿Lo recuerdan? Tenía los ojos abiertos y una expresión entre sorprendida y dura, aunque no llegaba a ser fiera; era la mirada de alguien que acaba de comprender algo, una comprensión interrumpida por la muerte, ¿y qué comprendió? Sin duda la traición, pues miraba a su asesino, que era también su compañero. Al ver esa imagen uno está en el lugar del asesino, del que disparó la bala que le entró en la frente. Es la muerte que nos mira. Lo que comprendió Ríos fue la muerte y también la traición, y uno, observándolo, está en el lugar del traidor. Recuerda esa novela de Javier Marías, ¿cómo será tu rostro mañana, después de la traición? Será así: como nuestra cara frente a los ojos del que ve la muerte.

Dos años después, en 2010, llegó otra imagen. Esta vez era el cadáver del Mono Jojoy. La casualidad se encarga a veces de evidenciar cosas, pues me enteré de la noticia estando en México, luego de ver en el cine Pecados de mi padre sobre la vida de Pablo Escobar. La película, que lo deja a uno por los suelos al revivir un periodo tan negro, contiene cierta esperanza, pero lo que más me impresionó en esa noche mexicana fue la aterradora simetría entre lo que vi en el filme y lo que veía en los noticieros, al volver al hotel; la sensación de que el tiempo no pasaba, que seguíamos dando vueltas en torno al mismo cadáver y que las imágenes del cuerpo de Escobar, en el filme, no estaban en el pasado sino en el presente y puede que incluso en el futuro. El cadáver expuesto, vapuleado, ensangrentado y frágil de Pablo Escobar, en 1993, era igual, 17 años después, al cadáver expuesto, vapuleado, ensagrentado y frágil del Mono Jojoy. No derramo lágrimas por ninguno de los dos, pero me pareció que el tiempo se había congelado y sobre todo que la muerte se daba un banquete en nuestras tierras, y entonces comprendí que lo que en realidad estaba expuesto, vapuleado, ensangrentado y frágil era todo un país, una sociedad cuyos pecados o vicios eran tales que podía albergar, al mismo tiempo, a estos asesinos y a sus innumerables víctimas.

Y antes de terminar el año aparece otra vez la sombra, y esta vez es Cuchillo, otro asesino. Pero hay algo diferente: no hay hasta ahora foto del cadáver, no hay imagen, pero se sabe que no tiene impactos de bala, que se ahogó, que estaba muy borracho. Sin la llegada de la policía no se habría ahogado, pero Dios mío, qué muerte estrafalaria y tropical. Como de letra de vallenato: ebrio de whisky, hundido por sus botas y los equipos que debían salvarlo. No hay imagen y así es mejor. Mejor no tener a la muerte mirándonos a la cara y así poder desear, en 2011, que sus trabajos nos den un respiro. Como decía hace años la poetisa española Isabel Escudero: “Muerte, ven a  llevarte el pensamiento de la muerte”.

inserte esta nota en su página
  • 0
  • 10
  • Enviar
  • Imprimir
10
Opiniones

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Opciones de visualización de opiniones

Seleccione la forma que prefiera para mostrar las opiniones y haga clic en «Guardar» para activar los cambios.
Opinión por:

palinuro

Sab, 01/08/2011 - 18:32
Qué mal escritor este Gamboa; pero que se puede esperar de un lector de Javier Marías.
Opinión por:

Laureano Mackay

Sab, 01/08/2011 - 19:10
Eavemaría, Palinuro, este hombre Gamboa no me parece que escriba tan mal, pero desde luego usted tiene razón: si lo hiciera mal, qué otra cosa se podría esperar de un lector de Javier Marías.
Opinión por:

Ji-Rafo

Sab, 01/08/2011 - 18:11
Es claro que Gamboa habla de los muertos del 2010. Le colaboro con aquellos de Soacha que salieron de allí como hombres varados en busca de trabajo y a sus cadáveres se les llamó "guerrilleros".... luego se supo que engrosarían los listados de los falsos positivos de 8 años de seguridad democrática y de otros anteriores...
Opinión por:

digoall

Sab, 01/08/2011 - 10:54
Bajo la noticia de la muerte de alias Cuchillo, un forista exigía la foto del cadáver y desvirtuaba la noticia en razón de que, a su parecer, algo ocultaban los medios por el hecho de no publicar la imagen del cadáver de un paramilitar. Así de mal acostumbrados nos tienen los medios privados amarillistas con primeros planos de la muerte y si es con sangre a borbotones y huecos de tiro mucho mejor: si no hay cadáver expuesto, alguna información se está ocultando. El pueblo tiene igual derecho de enarbolar la cabeza de un 'enemigo' como trofeo de guerra, que las autoridades que lo mataron. ¿Al fin, lo mataron o no? ¿De verdad importa un asesino menos en un país de asesinos? Ingenuos los que piensan que así se acaba el crimen. 'Cuchillos' nacen y se crían por centenares día tras día.
Opinión por:

anaviky

Sab, 01/08/2011 - 07:38
ASEGURO que hago el esfuerzo para olvidar las lecturas anteriores de sus columnas niñoSanti, y leerlo con el agrado y admiración con la que leí "Perder es cuestión de método"...pero nadaa. Me sale del alma mía ver un algo exagerado de impostura en sus opiniones. Frente al texto de hoy, todo me parece peliculero a la manera de un mal film o culebrón mejicano."La mirada de quien mira la última mirada de un antihéroe, viendo en los ojos la pregunta sobre traición y muerte"..dios...es un personaje caricaturesco con hermeneúticas de lector de novelistas del oeste.Pero lo FATAL pal pecho,lo peor de lo pior es la final apreciación comparativa de la muerte de cuchillo con un..¿vallenato?..¿seguro? No estaría pensando Ud. en un corrido mejicano? No conozco un sólo vallenato que no trate sobre amor
Opinión por:

anaviky

Sab, 01/08/2011 - 07:46
Los vallenatos, (buenos regulares o peores) tienen como temas preferidos: amor y desamor, la tierra y su nostalgia, la parranda hasta amanecé y al que se duerma lo motilamos,y hasta himnos interregionales..("canto y rezo/para que el tolima sueñe/que de la montaña viene/paz y libertáá..-canta A. Durán). Depronto Ud. de lo que supo fue de las pilatunas de un cantante llamado Diomedes Diaz, pero aún en ese caso, le aseguro que la obra supera la anécdota del compositor en sabrosura, merengue del bueno pa bailar rapidito. y EL VALLENATO SABANERO ese se nota que ud. ni lo distingue. PUAFF please mano, no escriba acerca de lo que no sabe un reverendo c..carajo!
Opinión por:

nielkahurtado

Sab, 01/08/2011 - 01:51
Tan tierno, viendo Ud las peliculas de Escobar. Por su escritura y su actitud obsecuente es facil presumir y acertar que fue a la premiere organizada por el delfin. Por aca otros calumnistas hicieron sus apologias disfrazadas. Ud bien se encarga de advertirnos no llora "esos" muertos, son de las FARC y eso no se lo perdonarian los lectores. Y da completo credito a la muerte de cuchillo. JA! Inocencia o impostura? No hace enfasis en que de eso no hubo foto, ni show y si abra recompensa. Cuanta plata publica se van a repartir? Queda el Ejercito listo al reparto de la herencia de cuchillo. A repartir con la policia. Policia y ejercito colombiano, nuestrs dos mas grandes empresas criminales.
Opinión por:

es así

Sab, 01/08/2011 - 01:42
Ah y otra por que me pareció escalofriante: la masacre del Aro en dónde alvaro uribe vélez cuando era gobernador de Antioquia participó activamente para que no se interrumpiera la matanza de campesinos comó lo narró Francisco Villaba, paramilitar que acusó directamente a alvaro uribe vélez y a quién sacaron de la cárcel expresamente para asesinarlo sin problemas. Me parece sentir el terror de los campesinos que esperaban inutilmente la llegada del glorioso ejército de Colombia para salvarlos y sin presentir ellos que alvaro uribe vélez utilizaba el poder que la gente dormida le habia dado pero para masacrarlos.
Opinión por:

es así

Sab, 01/08/2011 - 01:31
En cambio a mí las muertes que más me han sobrecogido han sido las de las dos familias con niños incluidos en San José de Apartadó a manos del glorioso ejército de Colombia en donde uno de los generales salió a decir que el ejército no estaba haciendo rondas por allá, mentiras que luego se demostraron. Y otras muertes muy dolorosas: las de los campesinos contando en el programa de Contravia las masacres de los paramilitares, en compañía otra vez del glorioso ejército de Colombia.
Opinión por:

pereque43

Sab, 01/08/2011 - 00:45
Cita Gamboa dos casos de muertes y muertos célebres, pero no ocasionales ni esporádicos. Y al filo del fin de la columna, otra y otro que carecen de imagen, lo cual le parece que es mejor. Pero aunque nos "mira sin vernos", como la estatua pascuana cuya genealogía describe con magia el recordado Jorge Zalamea, no significa que su presencia no se mantenga superpuesta a la cara del país, que la acogió espantado, primero; conforme,después; e indiferente y pasmado, luego. Pues no en vano la huesuda se enseñoreó de este rincón de la tierra, y han transcurrido décadas de connivente amalgama de violencia, depredación y miseria. "No hallé rincón en qué posar la vista / que no fuera el retrato de la muerte", es retrato del romancero español, cuya autoría no recuerdo .- Ricardo Rodríguez Asensio.
Publicidad
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio