En 52 días, 47 uniformados asesinados

Al riesgo de los candidatos se suman los ataques contra la Fuerza Pública. Ministros de Defensa y del Interior ajustan plan de seguridad.

Un intendente y un agente, expertos en explosivos de la Sijín de la Policía en Bogotá, son las nuevas víctimas de la seguidilla de acciones delincuenciales contra la Fuerza Pública que se vienen registrando en la semana previa a elecciones regionales. Así se eleva a 23 la cifra de uniformados asesinados en el país, en cuatro ataques registrados entre el pasado viernes y ayer. A ellos se suman cerca de 20 que han resultado heridos en las mismas acciones.

Sin embargo, el balance de víctimas crece si se tienen en cuenta los hechos de los dos últimos meses. Entre el 2 de septiembre y el 22 octubre, durante el “Plan Democracia”, que se puso en marcha para asegurar las elecciones de este fin de semana, la Fuerza Pública ha perdido a nueve policías y a 38 militares (entre soldados, oficiales y suboficiales), para un total de 47 uniformados muertos en 16 ataques. Municipios de Cauca, Norte de Santander, Putumayo, Nariño, Arauca, Caquetá y ahora Bogotá han sido epicentro de los ataques.

Caso Bogotá

Las víctimas recientes fueron el intendente Andelfo Arteaga Contreras, de 36 años, y el agente Aldemar Triana Rojas, de 39. El herido fue el intendente jefe Heriberto Medrano Torres. El caso ocurrió en el barrio Casablanca, en el suroccidente de Bogotá, donde desconocidos dejaron un artefacto explosivo dentro de una caneca cerca de un centro de la red de la Secretaría de Integración Social de la Alcaldía. El petardo lo encontró un empleado del servicio de recolección de basuras, quien alertó a las autoridades.

Arteaga y Triana, como expertos antiexplosivos, llegaron al sitio para desactivar la bomba. Se presume que el agresor la activó a través de un celular, cuando los uniformados llegaron a atender el caso. La bomba estaba compuesta por casi 400 gramos de pentonita, indicó el general Francisco Patiño, comandante de la Policía Metropolitana de Bogotá.

Ante la acción, la alcaldesa de Bogotá, Clara López, indicó que los responsables “buscaron hacerle daño a la Policía y perturbar las elecciones”. Agregó: “los videos de las cámaras de seguridad de la zona ya están en poder de las autoridades para saber quién o quiénes dejaron el artefacto”.

Las autoridades locales anunciaron el pago de recompensas a quienes brinden información que permita dar con el paradero de los responsables. “Más allá de la recompensa, lo importante es hacer un llamado a los bogotanos para que colaboren en el esclarecimiento de estos hechos”, puntualizó el general Patiño.

Apretar tuercas

A los ataques contra la Fuerza Pública se debe sumar toda la violencia que los grupos armados ilegales han perpetrado alrededor de los comicios. Según la Fiscalía, la institución investiga 21 homicidios, 80 amenazas, ocho atentados, seis secuestros y dos extorsiones contra aspirantes a concejos, asambleas, alcaldías y gobernaciones.

Sin embargo, de acuerdo con la Misión de Observación Electoral (MOE), la lista de víctimas es más grande: 41 candidatos asesinados en la presente campaña electoral, 14 más que en las pasadas elecciones regionales de 2007, cuando se registraron 27 homicidios.

A pesar del panorama, el ministro de Defensa, Juan Carlos Pinzón, insiste en que la seguridad “no se ha salido de las manos” y que las Fuerzas Militares trabajan para garantizar la tranquilidad del país en los comicios. “No hay un retroceso en la seguridad. Lo que hay es una mayor presencia de la Fuerza Pública y si cogen a una unidad aislada, pues seguramente hay situaciones difíciles. La Fuerza Pública, cuando se presentan estos hechos, reacciona con más fuerza y más contundencia”.

Pero la tensión es evidente. Por esta razón, y para apretar algunas “tuercas” del plan de seguridad para elecciones, el ministro del Interior, Germán Vargas Lleras, y el de Defensa iniciaron una gira por el país, especialmente por las zonas con mayor riesgo electoral. El objetivo de las visitas será verificar los esquemas en todo el país, para garantizar el normal desarrollo de las elecciones. “Nunca el Gobierno había elaborado una estrategia tan definida para contrarrestar la violencia y delitos electorales”, dijo Vargas Lleras.

La correría comenzó ayer en Córdoba, Sucre y Bolívar; hoy estará en Cesar, Norte de Santander y Arauca; mañana, en Caquetá, Huila y Meta; el viernes en Antioquia, Chocó y Tolima, y el sábado concluirá en Putumayo, Nariño y Cauca, que son las zonas de mayor riesgo.

“Vamos a visitar los departamentos para ultimar los detalles de cara a las elecciones y para que el próximo domingo sea una jornada ejemplar. Debemos constatar que no haya inconvenientes y si los hay, que se puedan superar en esta semana, para tener unas elecciones ejemplares en el país”, agregó el mininterior.

Por ahora se ajusta un plan en el que en casi 100 mil puestos de votación estarán 360 mil uniformados, de la Policía y el Ejército, comprometidos con la seguridad de los comicios regionales.

Para ver infografía, clic aquí