Publicidad
Judicial 17 Abr 2010 - 9:00 pm

Las confesiones de los García

Las versiones de dos hermanos que terminaron involucrados con las autodefensas.

Por: Redacción Judicial
  • 83Compartido
    http://www.elespectador.com/impreso/judicial/articuloimpreso198762-confesiones-de-los-garcia
    http://www.elespectador.com/impreso/judicial/articuloimpreso198762-confesiones-de-los-garcia
  • 0
insertar
Foto: ‘Cromos’

Su tío bisabuelo, el general Laureano García, fue senador y participó en la Guerra de los Mil Días en las filas del ejército conservador, aunque corre la versión familiar de que su acción más destacada fue haberse quedado dormido en vísperas de la batalla de Palonegro; su abuelo, Julio César, fue historiador, rector de la Universidad de Antioquia, fundador de la Universidad La Gran Colombia en Bogotá y director de El Colombiano; sus padres, Carmenza Fernández y Antonio García, abogados, vinculados al mundo académico, de raíces godas él, y liberales ella. La cuarta generación de la estirpe García, Juan Rodrigo y Carlos Mauricio, quedó atrapada en la espiral de violencia del paramilitarismo.

Hermanos inseparables, confidentes y depositarios de los secretos mejor guardados de los azarosos pasos de las autodefensas, recorrieron vidas paralelas en la barbarie desatada por los ejércitos privados que se reciclaron desde la década del 80. Juan Rodrigo, como asesor de Carlos Castaño Gil, en las postrimerías de su comandancia, y de Freddy Rendón Herrera, alias El Alemán, durante el proceso de desmovilización del bloque Élmer Cárdenas. Carlos Mauricio hacía rato que exhibía un alias, Rodrigo Doble Cero, él sí en armas, ex secretario personal de Fidel Castaño, ex miembro de Los Pepes, epiléptico y ex militar.

Sus versiones, consignadas en un expediente conocido por El Espectador y en un libro reciente publicado por Aldo Cívico, cobran relevancia porque retratan la tenebrosa vorágine de las mafias que infiltraron el Estado, desangraron a destiempos media Colombia, corrompieron todo cuanto tocaron sus brazos asesinos bajo la consigna antisubversiva e implantaron regímenes siniestros que gravitaron alrededor del narcotráfico. Carlos Mauricio o Doble Cero sobrevivió en los avatares de la ilegalidad desde 1989 hasta mayo de 2004. Cinco balazos en su cabeza segaron su vida, no así sus memorias que entregó personalmente y vía correo electrónico a Aldo Cívico y que quedaron consignadas en el libro Las guerras de ‘Doble Cero’.

Su hermano, Juan Rodrigo, filósofo de la Universidad de Antioquia y doctor en filosofía política de la Universidad de Barcelona, logró capotear la orden de Diego Fernando Murillo, alias Don Berna, de asesinarlo a como diera lugar, como lo hizo con Doble Cero. Su nombre y sus delaciones son parte de la columna vertebral del proceso seguido por la Fiscalía en contra de José Miguel Narváez, el cuestionado ex subdirector del DAS, señalado cerebro del escalofriante episodio de las ‘chuzadas’ y, según ex jefes paramilitares, ideólogo de la casa Castaño. Juan Rodrigo contó que conoció a Carlos Castaño a mediados de 1999, en la finca La 21, en San Pedro de Urabá, pero que sólo hasta 2002 lo asesoró en temas de Derecho Humanitario.

Según relató, en 1998 conoció en Bogotá a José Miguel Narváez, quien le fue presentado por el general (r) Rito Alejo del Río —también detenido— en la Brigada XIII. En ese entonces, Juan Rodrigo García coordinaba un seminario de democracia y paz en la Universidad de Antioquia y Narváez le dijo que a través de una fundación que él dirigía y que pertenecía a la Brigada XX de inteligencia del Ejército, RMB, estaba apoyando dicho encuentro. El seminario era dirigido por Alfonso Monsalve Solórzano, profesor de filosofía de la Universidad de Antioquia. De acuerdo con García, en el primer semestre de 1999 volvió a encontrarse a Narváez en una conferencia para empresarios en Medellín a la que asistió Carlos Diez, presidente de las Convivir en Antioquia.

García manifestó que supo que Narváez le giró al profesor Monsalve, a través de la fundación que lideraba, US$2.000 mensuales durante su estadía en España. Desde entonces, el hermano de Doble Cero sospechaba que actividades académicas de la Universidad de Antioquia “podían ser parte de actividades de inteligencia del Ejército”. En dicho encuentro, Narváez le habría dicho que le interesaba mantener una relación con él pues sabía que su hermano era Doble Cero y que, si quería, “podría ayudarme preparándome, como lo había hecho con líderes de las Auc de Puerto Boyacá”. La tercera referencia que hizo de Narváez fue más específica, al mencionar que lo vio en la finca de Carlos Castaño dos días después del asesinato de Jaime Garzón, en agosto de 1999.

Narváez lo saludó muy cortésmente, narró. Castaño le preguntó a García qué pensaba del homicidio. Fue una estupidez, le contestó. “Inmediatamente Castaño miró al doctor Narváez, quien argumentó que Garzón era un guerrillero, que se beneficiaba de los secuestros que mediaba y que se había robado $600 millones simulando un accidente de tránsito”. Enseguida, prosiguió, desayunaron y al poco tiempo Narváez, y al parecer varios miembros de inteligencia del Ejército que lo acompañaban, se retiraron. No sin antes, supuestamente, analizar una lista de personas a asesinar en caso de que la guerrilla reaccionara. Uno de los nombres ventilados habría sido el de María Teresa Uribe, profesora de la U. de Antioquia

En su largo testimonio entregado a la justicia, Juan Rodrigo García añadió que protestó por la lista negra y que por ello nunca más fue invitado a las reuniones de Castaño con Narváez. En una ocasión, el comandante de las autodefensas lo visitó en su finca para contarle que presuntamente Narváez venía de parte del Alto Gobierno para concretar aspectos de un proceso de paz. Fue en el año 2002. Según dijo García, le manifestó a Castaño que las autodefensas nunca iban a ser reconocidas como grupo político y que debían buscar una norma que permitiera la desmovilización de sus miembros sin darles estatus político a los paramilitares. Por terceras personas, se enteró de que Carlos Castaño le habría pedido a las autoridades la cacería del narcotraficante Gabriel Puerta, que asesoraba a las autodefensas en Puerto Boyacá.

También contó que cuando Castaño escribió el libro Mi confesión, le envió varios capítulos por internet para que se los comentara, que a comienzos de 2004, en su última charla, le pidió que nunca le mentara a Narváez, pues “era lo peor de la caverna”, en referencia a que era de extrema derecha con un discurso sobre un supuesto complot internacional de comunistas y masones para destruir la democracia. Detalló que intervino en varias ocasiones para que Castaño no asesinara a estudiantes de la U. de Antioquia; que su hermano Doble Cero le contó que Narváez tenía mucha influencia en el Ejército “pues nadie que no pasase por su filtro en la Escuela Superior de Guerra podía llegar a ser general”; y que se negó a ser vocero de las Auc en el proceso de paz.

Y soltó esta perla: que Carlos Castaño se enfureció con los sicarios de la banda La Terraza de Don Berna, que ejecutaron el crimen de Garzón, pues había dado la orden de desaparecer el arma, un revólver calibre 38, pero el encargado de esta tarea la empeñó a cambio de dinero. También ahondó en la estrategia ‘para’ de desplazar comunidades raizales en el Urabá chocoano para que empresarios desarrollaran proyectos de palma africana y cómo su hermano, Doble Cero, ingresó 200 hombres de las autodefensas, transportados en helicópteros oficiales, para que desarrollaran la ‘Operación Génesis’ en 1997. Por esta acción está enjuiciado el general (r) Rito Alejo del Río.

En sus confesiones, conocidas por El Espectador, relató que en una ocasión Castaño le dijo que empresarios del Valle llegaron a su campamento para solicitarle la creación de un grupo en el sector de Florida y Pradera, en el año 2000. “Carlos me dijo preocupado que un patriarca de los empresarios le había respondido ante la propuesta que si ellos no tenían un narquito que financiara eso”. Tras desempeñarse como consultor de una organización con sede en Ginebra (Suiza), Juan Rodrigo García se embarcó en la empresa de asesorar al bloque Élmer Cárdenas. Entonces su hermano ya había montado rancho aparte con el bloque Metro y Don Berna pagaba $5.000 millones por su cabeza. Doble Cero repudiaba que un ‘narco’ purasangre como Don Berna fuera inspector de los ‘paras’.


La historia de ‘Doble Cero’

En un libro de 278 páginas, Carlos Mauricio García también relató unas cuantas verdades. De Fidel Castaño, conocido como Rambo, asesinado en 1994, refirió episodios hasta hoy desconocidos. Como su escolta y amigo, se enteró de detalles inéditos. Fidel le contó que estudió hasta tercero de primaria, que se fue de la casa siendo un niño todavía, que aprendió pronto a estafar y robó un banco en Pasto. Según él, su amigo Giovanny Bordeoux fue un pionero del narcotráfico y de la navegación aérea por los ríos del sur del país —en el libro El Alcaraván, de Germán Castro, se menciona su nombre—. Dos hermanos de Fidel, Condorito y Eufracio, desaparecieron en la Amazonia cuando regresaban en un avión de Santa Cruz de la Sierra (Bolivia) con un viaje de pasta de coca.

Doble Cero  se enteró por sus charlas con Fidel de que a finales de los 80 Vicente se fue para Los Ángeles a recibir la droga que le enviaba su hermano mayor desde Colombia, y que fruto de las ganancias ilícitas, Fidel conoció París y media Europa. No obstante, la guerrilla consideró a su familia un objetivo económico y secuestró a su padre, Jesús. Lo mataron. Fidel tomó las riendas familiares y creó el grupo de Los Tangueros para asesinar a machete y a bala a todo cuanto oliera a subversión. Entonces, “Carlos ingresó al seminario, pues quería ser sacerdote, pero ante el acoso sexual al que fue sometido le tocó desertar”. Vicente compró un barco y lo puso a navegar por todo el mundo, pero un cargamento de coca cayó en 1989 en Alemania. Entre tanto, Carlos fue aprendiendo de la égida criminal de Fidel.

Doble Cero le relató a Aldo Cívico que Carlos enamoró a Olga, quien era mujer de Fidel. Su romance duró poco. “Fidel la había picado a machete y arrojado a las aguas del río Porce”. En varias ocasiones, Fidel y Carlos Castaño se reunieron con Pablo Escobar. Era la época de la guerra del narcoterrorismo contra el Estado. Carlos, al tiempo, delató al DAS las alianzas del capo y sus acciones de guerra. Pero cuando Escobar estuvo preso en la cárcel de La Catedral, en 1992, vio en los Castaño un peligro potencial e intentó matarlos. A través de Rodolfo Ospina Baraya, alias El Chapulín, colaborador de la DEA, empezaron los contactos de los Castaño con el cartel de Cali y sus secuaces del norte del Valle para fundar Los Pepes con Don Berna y agentes corruptos de la Policía para acabar a Escobar.

Un mes después murió Fidel en un combate y Doble Cero fue fundamental con Carlos en la creación de las autodefensas. Quince años antes había ingresado al Ejército, en 1983, e incluso en sus correrías militares en el Magdalena Medio detuvo facciones paramilitares que después eran liberadas por sus superiores. El narcotráfico siempre estuvo detrás. “El Estado no ha entendido que no hay narcos buenos o malos. El Ejército piensa que los narcos malos son los de la guerrilla, porque compran bombas, municiones y matan soldados o policías, y que los narcos de las autodefensas son buenos porque la plata no la invierten en matarlos sino en comprarlos”, dijo Doble Cero en sus memorias.

Tras la caída de Pablo Escobar en diciembre de 1993, Don Berna heredó su imperio malevo y a través de La Terraza hizo y deshizo. El cartel del norte del Valle que trabajó con las Farc se fue metiendo con las autodefensas y todos terminaron socios. Salvatore Mancuso tuvo nexos con ellos, “eso era peor que la mafia siciliana”. Cuando Doble Cero era militar, le tocó la toma del M-19 al Palacio de Justicia, en 1985. Allí, dijo, murieron magistrados amigos y compañeros de estudio de sus padres. En 1989 saltó a las filas de los Castaño. Su hermano, Juan Rodrigo, siempre supo de sus andanzas. “El Ejército nunca ha limpiado una zona. El Magdalena Medio fue despejado por las autodefensas campesinas”.

Luego pasó a Córdoba con Los Tangueros de Fidel, hizo inteligencia con Los Pepes y después inició una guerra fratricida como comandante del bloque Metro, al combatir a Don Berna y sus secuaces. Antes fue encargado de asesinar a José Santacruz Londoño, un protegido de Carlos Castaño del cartel de Cali. Entre 2000 y 2004, sectario se mató con los hombres del cacique Nutibara de Don Berna, quien siempre dijo que entró al proceso de paz con sus bloques paramilitares pero que la Oficina de Envigado jamás la iba a entregar. El derramamiento de sangre fue atroz. A mediados de 2003, casi vencido, se refugió en la Costa. Sabía que la muerte le corría pierna arriba.

Entonces le dijo a Aldo Cívico: “Nadie muere joven ni viejo, ni temprano ni tarde; simplemente uno se muere en la primera oportunidad de hacerlo, después de que uno cumplió su misión en esta vida”. Las verdades que no contó también se fueron con él. Hoy, las versiones suyas y de su hermano, Juan Rodrigo García, constituyen piezas fundamentales para aclarar tanta barbarie no contada en los últimos 20 años.

La muerte de ‘Rodrigo Doble Cero’

Carlos Mauricio García Fernández, alias Rodrigo Doble Cero, rechazó la financiación de autodefensas por parte del narcotráfico, al señalar que hacía perder los ideales y por tanto la legitimidad de la guerra contra la subversión, así esa misma lucha fuera ilegal. Por eso se negó a que el Bloque Metro, que él dirigía, hiciera parte de las Autodefensas Unidas de Colombia (Auc).

Ante su negativa para abandonar la lucha armada, se inició un enfrentamiento brutal con el Bloque Cacique Nutibara, dirigido por Diego Fernando Murillo, alias Don Berna, que finalmente terminó imponiéndose.

A finales de 2003 el Bloque Metro se replegó a zona rural del municipio de San Roque, Antioquia. Entonces Rodrigo Doble Cero se desplazó a la Costa Atlántica y fue asesinado el 28 de mayo de 2004 en la ciudad de Santa Marta, cuando sicarios le propinaron cinco impactos de bala en la cabeza.

inserte esta nota en su página
  • 0
  • 14
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

14
Opiniones

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Opciones de visualización de opiniones

Seleccione la forma que prefiera para mostrar las opiniones y haga clic en «Guardar» para activar los cambios.
Opinión por:

Cab@l

Jue, 02/14/2013 - 14:08
Es mi primera vez en este tipo de medio; pero a mi parecer la cruel realidad Colombiana no es de tiempos de los Castaños, ni Doble Cero, Don Berna, mucho menos de los Acusados Paramilitares y Guerrillas, es de una trayectoria que durante siglos, en la lucha constante por tener el PODER este acaba con la Humanidad, la bùsqueda de Vengar el dolor por un instante, nos convierte en peores seres que los mismos Victimarios, la verdad es que las Instituciones del Estado como en cualquier Negocio hay Intereses, no neguemos que nuestra Realidad
Opinión por:

amandamiguel

Dom, 04/18/2010 - 19:16
Vea pues, parece que el redactor o redactora judicialde El espectador anda bien desocupada/o, cómo es posible que le den credibilidad a un mugroso desgrasiado como el tal Juan Rodrigo??? delicuente! que ahora se hace pasar por una pobre alma de Dios abatida por la violencia de este país cuando él es generador de la misma (y su asquero hermano). Desgraciado que usó y abusó del nombre de la UdeA para tratar de tapar sus asquerosas acciones paramilitares, y ahora se las hace pasar de mucho intelectual, falta ver cómo habrá amenazado en España para que le dieran el título de "doctor". y qué falta de ética, disfrazada de "libertad de prensa" la este períodicucho, la de publicar cosas sin haber averiguado primero con los que van a meter las demás versiones, se debió haber quedado cerrado!!
Opinión por:

Bar Cojba

Dom, 04/18/2010 - 13:07
JOse Miguel Narvaez, el amigo de Doble Cero, no es el mismo que JOrge Noguera nombró como director de inteligencia por solicitud expresa de uribe? Con razón el DAS se habia convertido en una empresa del crimen organizado. Y pensar que los emisarios de Berna visitaban muy frecuentemente a los emisarios de uribe, tenian tanto cariño y confianza que la llamaban LA CASA DE NARI.
Opinión por:

vivabrasil

Dom, 04/18/2010 - 12:28
CON URIBE LA EXTREMA DERECHA SE TERMINÓ DE TOMAR EL PODER EN COLOMBIA CON EL FAMOSO AXIOMA DE LA EXTREMA IZQUIERDA "TODAS LAS FORMAS DE LUCHA"... que alguien venga aquí a probar lo contrario.
Opinión por:

vivabrasil

Dom, 04/18/2010 - 12:22
"El Ejército piensa que los narcos malos son los de la guerrilla, porque compran bombas, municiones y matan soldados o policías, y que los narcos de las autodefensas son buenos porque la plata no la invierten en matarlos sino en comprarlos”, dijo Doble Cero en sus memorias. Y esa es la dura realidad de Colombia, con su institucionalidad permeada, contaminada y atravesada por lo peor del paramilitarismo y el narcotráfico. LA MAREA VERDE PIDE ALGO DISTINTO...
Opinión por:

maoiregui

Dom, 04/18/2010 - 12:13
LECTORES QUIERO DENUNCIAR EL ATROPELLO DE LA PERSONA QUE ESCRIBIO LAS CONFESIONES DEL LOS TALES GARCIA Y TAMBIEN A ESTA PORQUERIA DE PERIODICO POR AYUDAR AL PERJUICIO DE LAS PERSONAS AL PUBLICAR MENTIRAS DE OTROS SIN PRUEBAS . ESTOY HABLANDO CONCRETAMENTE DE MI PADRE EL CUAL ESTAN INVOLUCRANDO EN ESTE TEMA .................YO NO SE QUIEN FUE ESE TAL AMIGO DE FIDEL CASTAÑO , PERO LO QUE SI SE ES QUE MI PADRE ES LA PERSONA MENCIONADA EN EL ALCARAVAN DE GERMAN CASTRO Y QUE NO ES LA MISMA PERSONA .......NI SIQUIERA ES EL MISMO NOMBRE , MI PADRE MURIO HACE 7 AÑOS Y NO SE PUEDE DEFENDERSE DE TAL ATROPELLO , PERO QUEDO YO , SU HIJO QUE ESTOY DISPUESTO A LIMIAR SU NOMBRE.
Opinión por:

indiozenu

Dom, 04/18/2010 - 08:25
A la carga boto de opinion, basta de mafiosos, basta de corruptos, baste de criminales, fin a al dictadura. pueblo el poder es tuyo, eleige bien, MOCKUS PRESIDENTE
Opinión por:

indiozenu

Dom, 04/18/2010 - 08:14
Que tal con una segunda reeleccion. uribe los jovenes de hoy te castigaran, como gastigamos los de 1970 hastiados del FRENTE NACIONAL al establecimiento. Con surdis, belisario y patrana, elegimos en un acto de protesta colectiva a general rojas pinilla. Lastima el chocoraso del democrata lleras restrepo. MOCKUS presidente para bien de COLOMBIA
Opinión por:

Êšþ䮆â©ö

Dom, 04/18/2010 - 08:06
Cuento tan chimbo y reforzado (falso positivo).
Opinión por:

amandamiguel

Dom, 04/18/2010 - 19:19
ok, aquí falta la mitad de la historia!
Opinión por:

rodolfomanrique

Dom, 04/18/2010 - 07:38
En su libro PROHIBIDO DECIR TODA LA VERDAD, RAUL BENOIT denuncia , desde el año 2000, que la dictadura de derecha se tomaría Colombia por medio de los paramilitares. Un secreto que sólo Benoit sabía, por eso lo trataron de matar en febrero de 2001. Léanse el libro PROHIBIDO DECIR TODA LA VERDAD. Lo consiguen en http//stores.lulu.com/raulbenoit También pueden saber más de Benoit en www.raulbenoit.com
Opinión por:

rodolfomanrique

Dom, 04/18/2010 - 07:35
RAUL BENOIT escribió el libro PROHIBIDO DECIR TODA LA VERDAD, donde revela todos los secretos del comienzo del paramilitarismo en Colombia, las alianzas de la guerrilla con el narcotráfico, el Proceso 8000. Los periodistas cómplices colombianos lo censuraron y la propia editorial lo boicoteó porque recibió dinero de los militares corruptos. Sin embargo, una edición clandestina del libro circula por Internet y usted puede adquirirla: http//stores.lulu.com/raulbenoit
Opinión por:

maria elisa ramirez obyrne

Dom, 04/18/2010 - 07:10
maria elisa ramirez obyrne LA VERDAD QUEDA UNO ESTUPERFACTO Y LES PREGUNTO SIN ANIMO DE NADA ESTE SEÑOR NARVAEZ NO FUE EL QUE NOMBRO DIRECTAMENTE URIBE? O SEA QUE TODOS TIENIAN RELACION DESDE LA EPOCA DE SU GOBERNACION E IDEARON TODO ESTE PALN PERVERSO DE ACABAR CON COLOMBIA CON LA JUSTIFICACION DE COMBATIR A LA GUERRILLA Y TODOS QUEDARON ASOCIADOS POR EL NARCOTRAFICO QUE AZCO Y TERROR DA TODO LO QUE HA SUCEDIDO Y SIGUE SUCEDIENDO
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Publicidad
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio