Publicidad
Nacional 18 Sep 2010 - 8:00 pm

Mañana empieza la III Semana por la Memoria

Bojayá: guerra sin límites

Entre el 20 y el 30 de septiembre se revelarán nuevos informes de las investigaciones sobre matanzas como la vivida en Chocó, de la que publicamos un fragmento. Hubo 79 muertos y no 119 como se creía. Grupo de Memoria Histórica*

Por: Grupo de Memoria Histórica* / Especial para El Espectador
  • 248Compartido
    http://www.elespectador.com/impreso/nacional/articuloimpreso-225035-bojaya-guerra-sin-limites
    http://www.elespectador.com/impreso/nacional/articuloimpreso-225035-bojaya-guerra-sin-limites
  • 0
insertar
Foto: Archivo

Unos 200 paramilitares del bloque Élmer Cárdenas salieron la noche del 20 de abril de 2002 hacia Vigía del Fuerte (Antioquia) y Bojayá (Chocó) desde San José de la Balsa, un corregimiento del municipio de Riosucio en el Bajo Atrato chocoano, y en donde se estaban concentrando desde hacía meses atrás las fuerzas paramilitares de la región —tal como lo habían denunciado las organizaciones sociales y la iglesia de la zona—, proviniendo principalmente desde el municipio de Turbo (Antioquia). Tomaron el río Salaquí hasta el río Atrato, evadieron un retén del Ejército a la salida de la cabecera de Riosucio y por allí se fueron río arriba hasta llegar a Vigía del Fuerte en la mañana siguiente. La Diócesis de Quibdó, tan pronto tuvo conocimiento de la llegada paramilitar, emitió una primera alerta temprana sobre el peligro que corría la población civil ante lo que parecía un inminente enfrentamiento entre grupos armados ilegales de la región.

Por su parte la guerrilla, que desde hacía dos años ejercía un dominio territorial en la zona y había logrado expulsar a las autoridades civiles y de policía, no respondió al fuego de manera inmediata, sino que organizó un cerco en dos puntos sobre el río Atrato —arriba, en la desembocadura del río Arquía, y abajo, en el caserío de Napipí (Bojayá), prohibiendo la movilización de la población y el abastecimiento de alimentos—; a la vez que concentró a un gran número de combatientes en la selva detrás de la cabecera de Vigía, en cuyo casco urbano se habían establecido los paramilitares haciendo requisas, intimidando a quienes acusaban de ayudar a la guerrilla y controlando la llegada y salida de avionetas para permitir las visitas de algunos de sus comandantes, entre quienes la población identificó a Freddy Rendón, alias El Alemán.

A Bellavista —cabecera municipal de Bojayá, ubicada entonces al frente de Vigía sobre el otro lado del Atrato— llegó un grupo de paramilitares cuya presencia fue rechazada públicamente por la población civil, pero éstos hicieron caso omiso y se establecieron en tres puntos sobre la orilla del río, uno de ellos al sur del casco urbano, pero aún en medio de las viviendas de los habitantes.

El 30 de abril en la mañana empezaron los combates. Para entonces ya había subido a cuatro el número de alertas tempranas sobre el riesgo de la población civil en medio de una confrontación armada en la región, pero la Fuerza Pública todavía no hacía presencia. El día anterior los paramilitares salieron de Vigía y se distribuyeron en los tres puntos que ya habían establecido sobre la orilla de Bojayá —con una mayor concentración de hombres en el punto de Bellavista—, previendo que tuvieran que huir buscando una salida hacia la costa del Pacífico.

Sabiendo que sus comunicaciones de radio estaban interceptadas, el comandante guerrillero se dirigió al comandante paramilitar para darle un plazo de media hora para reunir sus fuerzas y entregarse, pero este último respondió con el desafío de entrar abiertamente en combate. Esta forma de comunicación entre los contendores se extendería durante los 7 días que duraron los combates, intercambiando desafíos verbales e incluso acordando las horas para enfrentarse, que oscilaron entre las 6 de la mañana y las 6 de la tarde.

Al principio el intercambio de disparos se dio de una orilla a otra del Atrato, pero hacia el mediodía la guerrilla también cruzó el río y presionó el repliegue del grupo paramilitar que se hallaba río abajo, con lo que además de la concentración de paramilitares entre la población al sur del casco urbano, ahora había otro al norte, donde sus pobladores al verse en medio del fuego cruzado fueron abandonando sus casas de madera y se refugiaron principalmente en el templo parroquial y la casa de las misioneras agustinas, cuyas construcciones eran en cemento. La distribución de fuerzas se mantuvo así hasta la mañana del 2 de mayo, cuando la guerrilla se impacientó por no poder replegar aún más a los paramilitares, y entonces su comandante ordenó el uso de cilindros bomba.

El primer lanzamiento destruyó una vivienda del centro de la cabecera municipal. El segundo artefacto lanzado cayó un poco más lejos, detrás del centro de salud, pero no explotó. La tercera pipeta destruyó el techo del templo parroquial y estalló en el interior del mismo, luego de impactar contra el altar.

Quienes pudieron esquivaron los escombros y los cadáveres regados por el suelo para huir aterrorizados y sin mayor sentido de la orientación, unos hacia el sur de la cabecera municipal y otros hacia atrás, internándose en la selva hasta la ciénaga de Bojayá. El combate se detuvo sólo unos cuantos minutos.

En medio de la confusión, el párroco Antún Ramos logró organizar a los feligreses que le quedaban para acercarse hasta los botes y cruzar el río hacia Vigía del Fuerte. La carrera del grupo de sobrevivientes en medio de los disparos no les alcanzó para conseguir remos, por lo que tuvieron que empujar el bote sobre el agua con sus propias manos. Cuando al fin lograron poner el bote en el río, se escuchó el lanzamiento de un cuarto cilindro bomba que cayó, sin estallar, en el patio trasero de la casa de las misioneras agustinas.

La totalidad de la población de Bellavista se desplazó a Vigía. Los paramilitares se replegaron hacia atrás de la cabecera municipal y la guerrilla emprendió su persecución, dando apenas una breve tregua para que al día siguiente un pequeño grupo entrara a sacar los heridos que aún quedaban en la iglesia, mientras otro organizó como pudo los restos de los cadáveres en bolsas negras de basura que, en dos viajes, después enterraron de manera apresurada en una fosa a unos cuantos metros de la desembocadura del río Bojayá sobre el Atrato. A Vigía llegaron por río comisiones humanitarias de la Diócesis de Quibdó, que ayudaron a los líderes de la comunidad a levantar las listas de muertos y desaparecidos.

La confusión por la precipitación de los hechos, la pérdida de personas que se internaron en la selva y que lentamente fueron apareciendo, así como el lamentable estado de destrucción de los cadáveres —con la que varias partes de un mismo cuerpo se contaban como de cuerpos distintos— elevó el conteo de víctimas muertas en la iglesia hasta 119 personas. Los esfuerzos de sistematización hechos por la Comisión Vida, Justicia y Paz de la Diócesis de Quibdó, así como las investigaciones de la Fiscalía y el proceso promovido por Memoria Histórica, ha llevado a establecer que el número de muertos en la iglesia fue de 79 personas —41 mujeres y 38 hombres, siendo la mayoría (48) menores de 18 años—.

Los combates entre guerrilla y paramilitares se prolongaron hasta el 6 de mayo en la mañana, cuando la Fuerza Pública al fin logró entrar en la región. En su persecución a los subversivos, el Ejército hizo varios disparos contra el caserío de Napipí, lo que resultó en la muerte de una mujer de la comunidad y el daño a varias viviendas, poniendo en riesgo evidente a la población civil

Mientras la guerrilla se replegó, los paramilitares lograron salir de la selva con la ayuda de miembros de la Fuerza Pública, saquearon varias de las casas abandonadas en Bellavista y se presentaron en Vigía como población civil vistiendo las ropas de los bellavisteños que allí se habían desplazado. Luego de recibir atención médica del centro de salud, la mayoría de ellos fueron evacuados del área en avioneta, mientras que quienes realmente eran pobladores y tenían heridas de gravedad fueron transportados por río hacia Quibdó en los botes de la Diócesis.

La comisión de la Fiscalía, que adelantó el reconocimiento y levantamiento de cadáveres, salió de la zona tres días después con el argumento de que había riesgos de seguridad pública. Por su parte, entre los bellavisteños desplazados y los habitantes de Vigía creció el temor por nuevos combates entre paramilitares y guerrilla, y las acciones que pudiera adelantar la Fuerza Pública para recuperar el control sobre el territorio, por lo que optaron por desplazarse masivamente hasta la ciudad de Quibdó, a donde llegaron alrededor de 5.771 personas de Bellavista, Vigía y otras comunidades del Medio Atrato.

El hecho de que las Farc fueran uno de los principales responsables de la masacre, desencadenó efectivas acciones de la justicia, orientadas a castigar a la guerrilla y a proferir recientes y ejemplares condenas. No obstante, la virtud de estas acciones se vio deslucida por la escasa atención que en términos de justicia han recibido los demás responsables del hecho, especialmente los paramilitares y los servidores públicos implicados, frente a quienes aún no ha operado la justicia o ésta ha sido lenta e ineficaz.

 * El Grupo de Memoria Histórica (GMH) de la Comisión Nacional de Reparación y Reconciliación publica regularmente investigaciones y visibiliza las memorias de las víctimas desde distintas perspectivas para contribuir a procesos de verdad, justicia y reparación.

El Estado, bien y mal

La negligencia e incapacidad del Estado en su deber y responsabilidad de proteger a la población civil quedaron en evidencia en los hechos de Bojayá, lo cual demostró la precaria institucionalidad democrática existente, así como el apoyo y la tolerancia de funcionarios y miembros de la Fuerza Pública a estructuras armadas que defienden intereses particulares e ilegales. La comisión de la masacre estuvo precedida de varias alertas tempranas y pronunciamientos de organismos de derechos humanos nacionales e internacionales, quienes advirtieron sobre el grave riesgo en que se encontraba la población civil frente a los inminentes combates. Pero, frente a dichas alertas el Estado no desplegó ninguna acción de manera oportuna, dejando al descubierto no sólo su omisión, sino los graves nexos entre miembros de las Fuerzas Militares y los grupos paramilitares.

El desinterés estatal previo a la masacre de mayo de 2002 contrasta con la especial atención que recibió la población después de los hechos, por parte del gobierno y de organismos nacionales e internacionales. A pesar de sus buenos propósitos, la “avalancha” inusitada de funcionarios, proyectos, obras y acciones se dio de forma descoordinada y descontextualizada, a la vez que generó, dentro y fuera de la comunidad de Bellavista, un amplio debate sobre sus impactos y alcances sociales y culturales.

¿Por qué es un caso emblemático?

Además de la pérdida de vidas humanas y materiales, la masacre ocasionó profundos y complejos daños e impactos morales, culturales y psicológicos sobre las poblaciones negras e indígenas de Bojayá y de la región. Los hechos ocurridos en Bojayá han sido tipificados por diversas organizaciones como un crimen de guerra, pues ambos actores armados transgredieron todos los principios de los Derechos Humanos y del Derecho Internacional Humanitario. Se trató de un ataque aleve e indiscriminado contra civiles, incluidos menores de edad, atrapados en el fuego cruzado de una guerra sin límites. Se trata de una matanza masiva de civiles y de un crimen de lesa humanidad que revela la degradación de la guerra en Colombia. Ilustra de manera cruda el profundo desprecio y la desidia hacia la población civil por parte de los actores armados, así como el irrespeto absoluto de las reglas que regulan las guerras. En la medida en que esta masacre evidenció el uso generalizado y sistemático por parte de las Farc de armas no convencionales, podría ser considerada como uno de los hitos que marcaron el inicio de un proceso de pérdida de apoyo político y de creciente ilegitimidad de las guerrillas, en tanto generó su condena pública y el repudio nacional e internacional.

inserte esta nota en su página
  • 0
  • 88
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

  • Lo último en tecnologías y apps para hogares inteligentes
  • 'Jalón de orejas' de presidente del Senado a Minsalud por declaración sobre marihuana
  • Detienen a entrenador de escuela deportiva por abusar de menor

Lo más compartido

  • La mejor inventora del mundo es colombiana
  • La impactante broma de los 27 millones de reproducciones en YouTube
  • 'No le preste atención a la gente pobre': Robert Kiyosaki
88
Opiniones

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Opciones de visualización de opiniones

Seleccione la forma que prefiera para mostrar las opiniones y haga clic en «Guardar» para activar los cambios.
Opinión por:

PARCERILLO

Vie, 09/24/2010 - 16:39
y la defensora de las negritudes piedad cordoba pide mas marulandas vivos, que tal que pensaran estas personas de esta tipa???????
Opinión por:

ARISTARCO DE SAMOS

Mie, 09/22/2010 - 12:53
Paracos o Guerrilla son los mismos asesinos del pueblo
Opinión por:

lorenzo palacios

Mie, 09/22/2010 - 11:24
Varias cosas: primero, los paracos no evadieron el retén militar sino que entraron con pleno apoyo del Estado. Este apoyo se evidenció con toda la ayuda que recibieron los pobres paracos después de terminados los combates. Segundo: una masacre es el asesinato deliberado de civiles. El cilindro que cayó en la iglesia fue una negligencia brutal, un error horroroso, pero las FARC no intentaron asesinar a la población civil de manera deliberada -más objetividad por favor, porque jamás han hablado de la masacre de Santo Domingo Arauca, cuando el ejército por un bombardeo erróneo asesinó a un poco de campesinos. Por último, por qué será que a las FARC siempre les cargan más muertos y a los paracos y al ejército menos? Errores inocentes o propaganda?
Opinión por:

Malu_Lemus

Lun, 09/20/2010 - 01:56
No podemos culpar a todo el Ejercito por los actos criminales que se cometen a su nombre, no todos los soldados son los responsables de que terroristas como los paramilitares sean exonerados, los que se encuentran implicados son los altos mandos de esa institucion, que obligan a sus subalternos a realizar estas conductas, tampoco los defiendo, porque se que han cometido errores, pero debemos desaparecer esa tipificacion que existe de que es "El Ejercito Colombiano" cuando en realidad no lo es... y "masbuenoquebueno" me parecen muy interesantes sus comentarios... por cierto... les recomiendo que lean el caso "Caballero Delgado y Santana Contra Colombia" hay se daran cuenta que no es todo el ejercito, sino algunos de sus altos mandos...
Opinión por:

laskmi

Mar, 09/21/2010 - 17:21
lo peor es la impunidad...el teatro de las condecoraciones, que se pagan con el dinero de los contribuyentes...Credibilidad..??? ni en el padre nuestro que rezen...
Opinión por:

Tacito

Dom, 09/19/2010 - 17:17
Y que tal el obispo de Bogotá, nuevo vocero de los narcoterroristas, irrespetando a una sociedad adolorida e indignada, se une a los carteles colombianos por la FARC y Red de Pus pidiendo diálogos y soluciones negociadas con los peores criminales que haya conocido la historia del país. ¿Qué hablar o negociar con bestias que todos los días cometen atrocidades, a mas de miles de asesinatos, desapariciones, secuestros, destrucción de poblaciones, servicios públicos, oleoductos puentes, escuelas e iglesias con que durante decenios nos han martirizado? Los fieles abandonan los templos por el desgreño, escándalos y más, por los curas y jerarcas izquierdosos que abusando de su investidura hacen coro a traficantes del odio como Córdoba, Bernal y el necrófago Cepeda, cómplices de los terroristas
Opinión por:

Gabriel - Mississauga

Dom, 09/19/2010 - 15:39
La negligencia e incapacidad del Estado en su deber y responsabilidad de proteger a la población civil quedaron en evidencia en los hechos de Bojayá, lo cual demostró la precaria institucionalidad democrática existente, así como el apoyo y la tolerancia de funcionarios y miembros de la Fuerza Pública a estructuras armadas que defienden intereses particulares e ilegales. La comisión de la masacre estuvo precedida de varias alertas tempranas y pronunciamientos de organismos de derechos humanos nacionales e internacionales, quienes advirtieron sobre el grave riesgo en que se encontraba la población civil frente a los inminentes combates. Pero, frente a dichas alertas el Estado no desplegó ninguna acción de manera oportuna, dejando al descubierto no sólo su omisión, sino los graves nexos entre
Opinión por:

Gabriel - Mississauga

Dom, 09/19/2010 - 15:36
jaime m arb.: si fueran fuerzas norteamericanas, dirían que fue un accidente, pérdidas colaterales, no? Y en dónde estaban las fuerzas del gobierno, que habiendo sido avisadas varias veces, del peligro que corrían los civiles, al venir los paramilitares a la zona no se aparecieron hasta el final y para ayudar a los paras? Uhmmm? Obviamente ésto fue terrible, pero, hay razones para meter a la cárcel a muchos de los tres grupos bélicos, no?
Opinión por:

erudito_jr

Dom, 09/19/2010 - 12:19
Solo una anotación, si bien es cierto que desde la perspectiva legal tenga implicaciones el hecho de que no hallan sido 119 los muertos sino que por el contrario son 79, creo que NUNCA va desdibujar ni debería hacerlo el atroz crimen cometido por los grupos armados iegales e incluso con la connotación de parte de actores del Estado colombiano... PERDÓN PERO JAMAS OLVIDO AL VIL CRIMEN DE ESTADO
Opinión por:

regaton49

Dom, 09/19/2010 - 12:04
Sinembargo los vecinos, los coterraneos de José Obdulio y del que por fin acabó, estaban pendientes era del momento en que podrían usurparles las tierras al campesinado Chocoano como ocurrió en Curvaradó o jiguamandó que se supone ahora va a ser territorio Paisa quién sabe por qué razón.
Opinión por:

NMRC

Dom, 09/19/2010 - 12:02
Consulte la programación completa de eventos de la III Semana por la Memoria (del 20 al 30 de septiembre de 2010) en: www.memoriahistorica-cnnr.org.co
Opinión por:

jaime m arb.

Dom, 09/19/2010 - 11:58
Siganle rebajando muertos a esta masacre espantosa, que no por ello dejara de ser una de las MASACRES MAS HORRIBLES REALIZADAS POR UN GRUPO DESALMADO QUE MERECE SER MEDIDO CON LA MISMA VARA. Ojala la Justicia Finalmente pueda condenar estas horribles personas que no merecen ningun perdon. La señora Piedad puede seguir haciendo por el mundo Apologia a estos asesinos inmisericordes pero solo lograra el rechazo de todos , absolutamente todos los colombianos.
Opinión por:

cerebro

Dom, 09/19/2010 - 11:23
FUERON 79 Y NO 119 UFF QUE ALIVIO
Opinión por:

Gabriel - Mississauga

Dom, 09/19/2010 - 11:16
Cesar: la pobreza y la indigencia son las razones naturales de toda revolución. Mientras haya pobreza extrema, no haya futuro para los jóvenes colombianos, seguirán yendo al monte a pelear con la guerrilla. Para esos jóvenes sólo hay: guerrilla o bandas criminales en las ciudades como en Medellín. Esa es la realidad. Mientras unos tengan demasiado y otros demasiado poco, eso pasará. Saludos.
Opinión por:

carlosmon

Dom, 09/19/2010 - 11:05
LIRA...EL M19 TUBO LA VOLUNTAD....PERO LAS FARC...NO QUIEREN.....YA NO SON UN GRUPO GUERRILLERO....PERDIERON SU IDENTIDAD Y SE CONVIRTIERON EN NARCOTERRORISTAS...Y JAMAS DILOGARAN CON EL GOBIERNO.....ENTIENDA
Opinión por:

Gabriel - Mississauga

Dom, 09/19/2010 - 11:00
Cesar; las Farcs existen por que en Colombia el 50% de la población es pobre, un 20% es indigente. Te parece que Colombia es un país pobre? Cómo para tener a la mitad de su población en la pobreza? Venezuela viene sacando a sus población de la pobreza, desde que está Chavez, hay más de 20% menos pobres. Cómo ha sido con Uribe? En Brasil la pobreza viene bajando y mucho, en Uruguay tb. Y Colombia?
Opinión por:

cerebro

Dom, 09/19/2010 - 11:24
LA MISMA POBRESA ES UN CRIMEN
Opinión por:

Gabriel - Mississauga

Dom, 09/19/2010 - 10:56
carlosmon: tú le puedes creer al gobierno? Te parece que son creíbles, con los falsos positivos, las chuzadas, etc., etc.?
Opinión por:

BUSSINES.MANAGER

Lun, 09/20/2010 - 07:01
Andres y tu le crees a Teodora , ella dice que deben haber mas marulandas creando guerra y terrorismo, eso tiene credibilidad?
Opinión por:

Gabriel - Mississauga

Dom, 09/19/2010 - 10:55
Cesar: yo soy imparcial, no soy colombiano. Pero, a mi me dicen en Colombia que el miedo más grande siempre ha sido a los paramilitares, que mataban de una manera salvaje, que torturaban, que robaban las propiedades de los campesinos, comprandoles a la fuerza, por centavos sus propiedades. La guerra civil tiene muchísimos años en Colombia, nunca se ganará a balazos, para poder terminar ésto, hay que negociar. Pero, como es un gran negocio.....
Opinión por:

carlosmon

Dom, 09/19/2010 - 10:53
SOLO SE DIALOGA CUANDO...ALLA UNA VOLUNTAD POLITICA QUE TENGAN AMBAS PARTES....EL GOBIERNO PIDE CESE DE OSTILIDADES...Y LA GUERRILLA PIDE ZONA DE DISTENCION....PERO EL GOBIERNO...YA NO LES CREEN Y EL PAIS TAMPOCO
Opinión por:

Gabriel - Mississauga

Dom, 09/19/2010 - 10:49
Me parece increíble que un país como Colombia, donde sus ciudadanos son tan agradables, considerados y solidarios, sucedan estas cosas. Y estas cosas suceden más seguidas de que los medios de comunicación nos dicen. Es el poder del dinero que hace de gente solidaria, considerada y agradable, criminales sin conciencia. La guerra es un negocio que las FFAA no dejarán que se termine, se les acabaría el poder, se terminaría los privilegios, el dinero, etc. Tampoco el gobierno dejaría que se acabe, es para ellos también un negocio. El gobierno sólo quiere tener zonas donde haya paz, las zonas importantes para la economía y/o para los jerarcas y los dueños de Colombia. De querer terminar con la guerra, se negociaría en buena fe y eso no sucede y no parece que fuera a suceder. Una pena.
Opinión por:

albamor

Dom, 09/19/2010 - 10:27
Lamentable cómo las Fuerzas Armadas de Colombia (FARC) se alían con la muerte para acabar con la población civil. Sí, porque de seguro si hubieran hecho caso de las alertas tempranas proferidas por diversas organizaciones, se habría evitado tal masacre. El Estado es, pues, coautor del genocidio por la "suma diligencia" con que acata y protege los intereses que tan bien defienden los para-militares. Cómo se hacen de necesarias estas denuncias a las que de paso deben mejorar mucho en su redacción.
Opinión por:

JOHAMUAR

Dom, 09/19/2010 - 10:08
La verdadera historia de la guerra en colombia es una historia a la cual le faltan sus principales protagonistas y a sus verdaderos responsables. Solo se presentan algunos pero no son los únicos. ... ah y la guerra se acabara el dia en que deje de ser una necesidad economica (muy millonaria) para pocos y se convierta en una necesidad social de masas.
Opinión por:

LADESPLAZADA

Dom, 09/19/2010 - 09:23
"Ciertamente que el Poder Militar ha estado sometido a un sector que la sociedad civil en Colombia; que son las MINORIAS, que gozan del Poder Económico. Minorías que; en BUSCA de perpetuar el Statu Quo, le han concedido a la Fuerza Pública, en particular, al Ejército, la facultad de ACTUAR, por fuera de los marcos legales (de la ley) y constitucionales en el "Control del Orden Público"....Para garantizar ese ejercicio servil de la muerte, le han ofrecido a sus perpetradores la IMPUNIDAD, sobre sus acciones criminales....Al terrorismo de Estado, le corresponde, entonces, una política de IMPUNIDAD"
Opinión por:

carlosmon

Dom, 09/19/2010 - 10:45
PERO EL PODER MILITAR DE LA GUERRILLA...ACTUANDO CON TODA VIOLENCIA...CONTRA LA POBLACION CIVIL SEÑORAS, NIÑOS Y GENTE INOCENTE...QUE MURIO A MANOS DE LAS FARC...
Opinión por:

rumualdo

Dom, 09/19/2010 - 08:57
y sigue la guerra
Opinión por:

Lira.

Dom, 09/19/2010 - 09:10
Y sigue la guerra en el pais de los TONTOS, unicos en el continente americano
Opinión por:

contactor

Dom, 09/19/2010 - 08:52
Si no existiera las BARCRIM-FART no habria esta clase de echos...las NARCO-FART dieron el origen de los NARCO-PARACOS
Opinión por:

Lira.

Dom, 09/19/2010 - 09:09
contactor, Si no existiera como ha existido siempre en Colombia una clase dirigente indolente, indiferente y corrupta no habri esta clase de hechos...LA CORRUPTA CLASE DIRIGENTE dieron origen a las NARCO-FAR y de paso LOS NARCO-PARACOS
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Publicidad
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio