Energía eléctrica limpia a partir de la basura

Una empresa sueca llega a Colombia para construir una planta de energía limpia a través de la transformación de la basura. El primer proyecto se desarrollará en el Cerro de La Popa.

Mientras que en Colombia la basura (incluidas las heces humanas) envenena a diario los ríos, los campos y se convierte en un problema de higiene pública, en Suecia, un país un poco más grande que Bogotá, se aprovecha hasta el último centímetro de los desperdicios que generan sus nueve millones de habitantes para producir energía alternativa.

Lo que más impresionó a Stefan Skyllermark, presidente de Skyllermark, una compañía que viene a construir una planta de generación de energía eléctrica a partir de basura, en el Cerro de La Popa (Cartagena) y otra en Soacha (Cundinamarca), fue la cantidad de basura (materia prima para su negocio) que se produce en el país.

“Cuando yo pasaba por algunos lugares, veía el dinero botado en la calle y en las canecas”. Se refiere a la basura, que en su país deben importar para realizar el proceso de generación de energía eléctrica, gas metano y abonos. Lo mismo que aguas para riegos de plantas y cultivos.

El señor Skyllermark no entiende por qué razón muchos países de Latinoamérica no le apuestan a la energía alternativa, que en algunas naciones de Europa se viene utilizando desde hace más de 50 años.

 El propósito de su visita a Colombia fue promocionar este tipo de factorías, que les permitirán a las comunidades generar su propia energía, obtener recursos y de paso limpiar los ríos y las ciudades de basura, como la han hecho Estocolmo y otras urbes suecas.

En Cartagena se instalará una planta, la cual tendrá un costo de US$143 millones, recursos que serán aportados por la Unión Europea, la alcaldía de la ciudad y de aportes comunitarios.

Una vez esta planta esté en plena operación, consumirá 170 mil toneladas de basura al año y podrá generar energía eléctrica para 100 mil habitantes.

Una de las razones que atrajeron a este sueco a Colombia, fue la posición geográfica y el potencial energético, debido a que el país produce 14 veces menos energía per cápita que países como Suecia. Mientras que en nuestro país se producen 53,6 TW/h, Suecia genera 150 TW/h.

Skyllermark no sólo está pensando en producir energía con desechos. También en el desarrollo de un parque multipropósito donde se construirá una planta para generar electricidad, que inicialmente se proveerá a un conjunto de casas habitadas por los trabajadores de la factoría. Pero más adelante se podría extender a un parque industrial.

También considera incluir áreas para el cultivo de biocombustibles a partir de jatropha, palma africana, algas marinas, biomasa. Otro proyecto es construir una pista para probar los carros eléctricos que su compañía produce. De igual manera, habrá una torre para generar energía eólica.

Incluso, se ha pensado en una universidad y un supermercado ecológico. Este proyecto se desarrollará en un terreno de 100 hectáreas, cerca de la capital de Bolívar.

 Otras de las razones por las cuales esta compañía sueca fijó sus ojos en Latinoamérica tiene que ver con la escasez mundial de energía, resultado de la utilización de recursos no renovables. También por lo que Skyllermark llama “el flagelo silencioso”, resultado de la creciente imposición en Europa de energéticos como el carbón, que influye de manera directa sobre el calentamiento global, por lo cual la generación con basura se convierte en un tema vital.

Temas relacionados