Cartas de nuestros lectores 10 Feb 2013 - 11:00 pm

Atraer cerebros fugados

La sección Un chat con... de la edición del pasado viernes 8 de febrero desarrolla una entrevista con Antonio Copete Villa, un joven colombiano brillante por su capacidad intelectual, por su dedicación a la ciencia y a la investigación.

Por: Elespectador.com
  • 2Compartido
    http://www.elespectador.com/impreso/opinion/cartas-de-nuestros-lectores/articulo-404077-atraer-cerebros-fugados
    http://tinyurl.com/bdzaays
  • 0

De él se debería saber mucho más: su origen, por ejemplo, o cómo logró ubicarse en el Harvard-Smithsonian Center for Astrophysics. Esto serviría de modelo para otros jóvenes colombianos con aspiraciones. En la siguiente edición de El Espectador, el excelente columnista Mauricio García Villegas titula su columna “Nacionalismo y educación”. Define lo que ocurre y ha ocurrido siempre en Colombia por culpa del orgullo y la insolencia. Compara la indignación recientemente estimulada por los políticos sobre el fallo de la Corte Internacional de Justicia en relación a San Andres y la absoluta inactividad en referencia a la triste situación de la educación en nuestro país, similar a la situación de la salud. Triste discriminación entre las clases sociales. La superación lograda por los jóvenes brillantes de las clases menos favorecidas debería ser modelo de resaltar en nuestro país, como lo hizo su periódico, ya en dos ocasiones, con el joven físico del Instituto Tecnológico de Massachusetts. Los jóvenes ricos en nuestra estratificada sociedad, en cambio, tienen su futuro organizado, ya están destinados a ser senadores, jefes de los partidos políticos y delfines herederos del poder. Se necesita entonces una interpelación a las élites. Antonio Copete Villa afirma que hay que atraer a cerebros fugados. Es cierto. Es necesario para impulsar la investigación como motor fundamental para el desarrollo. Sin embargo, este programa de repatriación no se efectúa en nuestro país. En muy pocas ocasiones se intentó: una en 1970 y la última en 1981. Sin embargo, no hubo una organización seria y perdurable. No se mantuvo y, de esta manera, los pocos que aceptaron regresar al país no encontraron los alicientes para permanecer y desarrollar todo su potencial. Es importante que la opinión pública se entere de esta necesidad. Que no se prolongue esta realidad.

Héctor Chamorro Revelo. Bogotá.

Envíe sus cartas a lector@elespectador.com

 

  • 2
  • Enviar
  • Imprimir
2
Opiniones

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Opciones de visualización de opiniones

Seleccione la forma que prefiera para mostrar las opiniones y haga clic en «Guardar» para activar los cambios.
Opinión por:

JAIMEBAL

Lun, 02/11/2013 - 09:47
El hecho es que en Colombia no tenemos una política de apoyo efectivo a la educación. Pareciera que deliberadamente se ponen obstáculos a la promoción académica y profesional. Bien está que se premie a los deportistas olímpicos. ¿Por qué no hacer lo mismo con los que destacan en lo inelectual?. Sería deseable que en la reforma educativa, que se recocina aún, se tenga en cuenta una real promoción y aliciente del talento. Si no hacemos nada nos va a ganar la partida la nueva ley de inmigración de USA por medio de sustanciales estímulos a los mejores graduados del paìs.
Opinión por:

ROGELIO VALLEJO OBANDO

Lun, 02/11/2013 - 07:38
CUANDO SE CONOCEN NOTICIAS respecto a que las administraciones públicas se gastan la plata en asesores muy refinados y rutilantes, viene a la mente sabio aforismo que a la letra dice;: "LO QUE NADA NOS CUESTA VOLVÁMOSLO FIESTA". De suma gravedad que gastos de funcionamiento de las entidades territoriales como de sus institutos se vaya al concepto de nóminas paralelas, que dejan sin trabajo a los titulares, porque los nuevos jerarcas llegan con su equipo; al que si consideran competente. Algo habrá que hacer porque las administraciones públicas no se pueden seguir manejando con conceptos de amiguismo, pues eso trae puestos innecesarios, con lo que coloquialmente se conoce como corbatas o asesores de asesores. Presidente, Gobernadores y Alcaldes, Asambleas y Concejos tienen la palabra.
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Publicidad
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio