Lo que el papa no dijo

«El papa: Jesús nació de una virgen y en el portal no estaban el buey y el asno». Juan Lara, título de una noticia en Yahoo (12-11-20).

«¿Es cierto que el papa nos prohibió cantar El burrito sabanero en la novena?». Pregunta de una señora a mi amiga Beatriz Loaiza (12-11-28).

Entre la primera cita y la segunda hay una polémica, o mejor, una campaña de desinformación lamentable en extremo. Se trataba de dar a conocer el libro La infancia de Jesús, del escritor alemán Joseph Ratzinger. Los periodistas tienen dos herramientas para lograr que sus artículos noticiosos sean leídos: el título y el gancho. En el primero ponen las ideas que creen principales, y en el segundo, sus apreciaciones personales acerca de lo expresado en el título. Ambas técnicas sirven para lo que significa la segunda.

El periodista de Efe, para su título, escogió una idea muy científica y otra muy popular; con ellas aseguraba lectores de diferentes niveles culturales. Cada idea tuvo hinchada propia. Sin embargo, por la del nacimiento virginal nadie dijo ni mu: se trata de un artículo de fe que compartimos los que la profesamos. Pero por lo del burro y el buey, ¡Santo Dios! ¿Qué fue aquello?

Resulta que Ratzinger ocupa un cargo importantísimo dentro del credo cristiano: es el papa. Los desinformados, con intención o sin ella, confunden lo que hace el escritor con lo que hace el papa. Desde el mismo día en que salió el artículo de Efe, van y vienen insultos contra Benedicto XVI por algo que Ratzinger no dijo ni tiene poder para decirlo: «Prohíbense el burro y el buey en los pesebres católicos». Ese poder lo tiene el papa, pero tampoco lo ha dicho ni lo dirá, porque, aunque los epítetos escuchados opinen lo contrario, es una de las personas más sabias y más sensatas que la humanidad tiene hoy en día, sabiduría y sensatez que comparte con el escritor Ratzinger, cuyo análisis sobre la existencia del par de animalitos termina con estas palabras: «Ninguna representación del nacimiento renunciará al buey y al asno». (La infancia de Jesús, pág. 76).

Temas relacionados
últimas noticias