Debate: El periodismo del posconflicto, retos y desafíos

hace 42 mins

Liberaciones siguen en suspenso

Este martes en la mañana el gobierno decidirá si éstas se hacen vía terrestre, entre otras modificaciones, luego del incumplimiento de las Farc.

El proceso de liberación del mayor de la Policía Guillermo Solórzano y del cabo del Ejército Miguel Antonio Sanmiguel —que no pudo llevarse a cabo el domingo pasado como estaba previsto, según el Gobierno, por el incumplimiento de las Farc— quedó en suspenso. Después de una extensa reunión en la Casa de Nariño entre el presidente Juan Manuel Santos y el delegado del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), Christophe Beney, el Gobierno dijo que sólo se retomará el operativo cuando se den garantías de cumplimento por parte de la guerrilla.

“No queremos improvisar y tomaremos una decisión cuando estemos seguros, sólo cuando estemos seguros, de que la liberación pueda llevarse a cabo”, aseguró Santos durante la presentación de la Ley de Desmovilizados y la prórroga de la Ley de Orden Público. El jefe de Estado anunció que no se ha autorizado a nadie para adelantar gestiones de paz, al tiempo que reveló que el fracaso de la operación del domingo se debió a que las Farc, a última hora y cuando ya no era posible, propusieron realizar la entrega de los dos uniformados en un lugar que estaba fuera de las áreas previamente acordadas, “algo que ni el Gobierno ni el CICR podíamos aceptar”, indicó.

“En estos asuntos tan delicados, cumplir con la palabra es la base de cualquier avance (...). Estamos, incluso, considerando la posibilidad de hacerlo por tierra, pero no queremos improvisar”, declaró Santos. Según se conoció, el delegado del CICR habría presentado una propuesta para que se permita una nueva misión, esta vez en el departamento del Cauca, para recibir a los dos secuestrados. En caso de que se dé un nuevo aval, la base del operativo estaría entre los aeropuertos de Palmira, Valle del Cauca y Popayán, Cauca.

El lunes, en horas de la mañana, Christophe Beney le dijo a Caracol Radio que ya se tenía luz verde para reanudar la misión humanitaria, siendo desmentido luego por la Casa de Nariño, que en un comunicado advirtió que el Gobierno estaba a la espera de reunirse con el CICR para recibir toda la información de lo sucedido y sólo después de eso se tomaría una decisión con respecto a los operativos de liberación.

En medio de la incertidumbre, los familiares de Solórzano y Sanmiguel, así como de todos los secuestrados, les pidieron a las Farc que cumplan con su palabra. “Del éxito de esta acción humanitaria dependen las futuras entregas de secuestrados, por lo que le pedimos a la guerrilla que cumpla lo prometido”, señaló Marleny Orjuela, vocera de Asfamipaz, quien también le pidió al presidente Santos no cerrar la puerta de la libertad: “Estamos muy preocupados, ya es suficiente el dolor de la ausencia de ellos para añadirle esta situación de angustia”, agregó.

Por otro lado, la frustrada liberación de los dos uniformados generó desde rumores hasta reacciones encontradas. Voces cercanas a las Fuerzas Militares insinuaron la posibilidad de que las Farc hubiesen utilizado el cese de las acciones del Ejército en el sur del Tolima para mover a Alfonso Cano, su máximo líder, hacia otra zona, lejos del asedio de las tropas. A su vez, el expresidente Ernesto Samper solicitó “pasar por alto el incidente y pensar que lo que le importa al país no son los shows de la guerrilla, sino la devolución de los secuestrados y la felicidad de sus familiares”.

El Partido de la U, a través de su presidente, Juan Lozano, cuestionó lo que denominó la “manipulación” en el proceso de liberación: “Rechazamos cualquier intento de traficar con el dolor y el sufrimiento de los colombianos, y cualquier maniobra orientada a generar confusión o a generar nuevas realidades en las zonas donde nuestra Fuerza Pública está luchando por restablecer el imperio de la ley”, dijo. Hasta anoche, el único indicio dado por las Farc sobre toda esta situación se vio en la página de internet de Anncol con un titular: “¿Escandalizados? Del Tolima al Cauca unos minutos”.