Publicidad
Tema del dia 7 Abr 2009 - 11:00 pm

Polémica por nuevo decreto del Ministerio de Educación

La Ministra anunció que llegó la hora de darles libertad y autonomía a los docentes para que decidan cuándo se pierde o se pasa un año.

Por: Redacción Vivir
  • 7Compartido
    http://www.elespectador.com/impreso/tema-del-dia/articuloimpreso134917-polemica-nuevo-decreto-del-ministerio-de-educacion
    http://www.elespectador.com/impreso/tema-del-dia/articuloimpreso134917-polemica-nuevo-decreto-del-ministerio-de-educacion
  • 0
insertar
Foto: Júpiter

Esta semana estará listo el decreto del Ministerio de Educación que busca darle total libertad a los colegios públicos y privados del país para que evalúen a los estudiantes de acuerdo con su modelo pedagógico y establezcan los parámetros que determinen quiénes pueden o no ser promovidos al siguiente curso. La noticia, que fue anunciada ayer por la ministra Cecilia María Vélez, causó revuelo entre docentes, rectores y padres de familia que no ven con buenos ojos la nueva medida.

El sistema de evaluación en los colegios ha sido un tema muy cuestionado en Colombia. Anteriormente, cuando se calificaba a los estudiante con números, las quejas por la presión que este método ejercía sobre ellos eran constantes. Al igual que la cantidad de alumnos que perdían el año por no alcanzar el promedio matemático que exigía el colegio para que fueran promovidos. En 1994 se conoció un decreto en el que estaba trabajando la cartera de Educación para modificar la forma como los maestros evaluaban a sus estudiantes.

La novedosa propuesta buscaba que se calificara por logros y que cada logro tuviera indicadores que le permitieran al docente establecer si se había comprendido o no el contenido de sus clases. De esta forma no se evaluaría simplemente si el alumno sabía multiplicar, recitar de memoria las capitales de los departamentos o hacer un recuento de los nombres de los presidentes de Colombia o de los sucesos de la II Guerra Mundial; sino si era capaz de desarrollar competencias argumentativas, comprender un texto y elaborar razonamientos abstractos.

Sin embargo, la mayoría de colegios no entendieron este mecanismo o resolvieron adaptarlo a su manera, a tal punto que los padres no sabían realmente cómo era el desempeño académico de sus hijos. Así lo explicó en 2002, cuando el Ministerio reevaluó este sistema y expidió el decreto 230 en el que le hacía varias modificaciones, el director de Calidad de la Educación Preescolar, Básica y Media, Bernardo Recamán. Para este funcionario la situación era extremadamente compleja, pues los colegios entregaban unas sábanas interminables de logros que no comprendían ni los padres ni los estudiantes.

Por eso el decreto 230 establecía que las instituciones educativas estaban en la obligación de citar a los padres cuatro veces al año a entrega de notas, en las cuales deberían recibir una información clara y comprensible sobre el rendimiento de sus hijos y conocer cuáles eras sus fortalezas y dificultades. Además, el nuevo decreto exigía a los colegios que el 95% de los alumnos de cada curso fuera promovido al año siguiente. Esta última disposición causó malestar entre docentes y rectores, quienes argumentaban que se estaba dando licencia a la mediocridad, pues los estudiantes podían recuperar y recuperar los logros hasta pasar el año.

Colegios independientes

La ministra de Educación está convencida de que los colegios deben ser autónomos para establecer los parámetros mediante los cuales evaluarán a cada uno de los estudiantes, de acuerdo con su modelo pedagógico. Números, letras o logros, lo importante no es el sistema sino que los niños desarrollen competencias para enfrentar un mundo profesional altamente competitivo.

Por lo menos así lo cree la Ministra, quien advirtió a los críticos de esta media que existe dos tipos de mecanismos, las Pruebas Saber y el Icfes, mediante los cuales se podrá medir qué tanto están aprendiendo los estudiantes y si los colegios están utilizando o no un método acertado para evaluar a sus niños. Aunque la jefa de esta cartera fue enfática al decir que se les estaba dando total autonomía a los docentes, la Federación Colombiana de Educadores (Fecode) se mostró en desacuerdo con la medida.

Su vicepresidente, Álvaro Morales, aseguró en Caracol Radio que este anuncio le parece desastroso: “El Estado está renunciando a la educación y entregando la promoción a las instituciones; va a haber mucha asimetría y poca movilidad en los colegios, porque unos dicen una cosa y otros otra. Es irresponsable de parte del Gobierno no regular de manera clara los estándares de educación”.


Esta opinión también la comparten rectores como Eduardo Manrique, del Gimnasio Los Cerros, quien asegura que ve con preocupación que los colegios tengan autonomía y total libertad para decidir cómo calificar a sus alumnos y establecer por qué se pierde o se pasa un año, pues va a ser muy difícil que las instituciones lleguen a un equilibrio.

Por su parte, las voces que se han pronunciado a favor, como la de Mary Hayes de Rojas, directora del Victoria School, consideran que se trata de una oportunidad única para que los colegios demuestren que tienen la madurez suficiente para asumir este gigantesco reto. Lo cierto es que los docentes y los rectores y hasta la Ministra coinciden en que lo más importante es que los padres de familia participen de manera más activa en la formación de sus hijos y se conviertan en un actor fundamental dentro de los colegios a la hora de tomar decisiones transcendentales como elegir el sistema de calificaciones, que en últimas es lo que definirá el futuro académico de sus hijos.

Los métodos para evaluar

Durante años, el conocimiento de los estudiantes en Colombia se evaluó con números. Diez era la nota perfecta y por debajo de cinco, de seis o incluso de siete en algunas instituciones, se perdía la materia.

Profesores y padres se quejaban constantemente del estrés y la presión que este sistema generaba en los alumnos. En 2002 el Ministerio de Educación, a través del Decreto 230, creó una nueva metodología para evaluar que era por logros y en la que se calificaba de acuerdo con la siguiente escala: excelente, sobresaliente, aceptable, insuficiente, deficiente.

Además, el decreto estipulaba que los colegios debían garantizar que por lo menos el 95% de los estudiantes de cada curso fueran promovidos al año siguiente. Una medida que causó polémica, porque se decía que fomentaba la mediocridad de los alumnos.

Reacciones de los educadores

Eduardo Manrique Andrade

Rector Gimnasio Los Cerros

“Si se deja que las reglas de cada colegio estén en su propio manual de convivencia, va a ser complicado el manejo de la educación en el país. Hay que revisar el caso de cada estudiante, pero también deben existir unos estándares mínimos que tiene que fijar la autoridad correspondiente”.

Mary Hayes de Rojas

Directora del Victoria School

Es una buena medida mientras no se retroceda y se use como una forma de presión o castigo. Un colegio puede decidir que un alumno no pase el año si no tiene los conocimientos y habilidades. Hoy en día los colegios tienen la madurez suficiente para manejar por sí mismos la promoción de un estudiante.

Álvaro Morales

Vicepresidente de Fecode

En diálogo con Caracol Radio, Morales calificó de anárquico el decreto que será expedido por el Ministerio de Educación, argumentando que es irresponsable de parte del Gobierno no regular de manera clara los estándares de educación y dejarles autonomía total a las instituciones.

Relacionados

inserte esta nota en su página
  • 0
  • 1
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

  • Atlético Nacional confirmó el once inicial para el juego ante Vitória
  • No fue Benzema quien cambió el partido: Marcelo

Lo más compartido

  • Salud Sep 26 - 2:15 pm

    Jugos que no son jugos

    Jugos que no son jugos
  • Con hongos cultivados devuelven color a ríos contaminados de Colombia
1
Opinión

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Opciones de visualización de opiniones

Seleccione la forma que prefiera para mostrar las opiniones y haga clic en «Guardar» para activar los cambios.
Opinión por:

margocita

Jue, 09/09/2010 - 16:58
Pienso que si debe existir un parametro a nivel nacional y no tanta libertad para los colegios y menos para los docentes para decidir si dejan o no a los alumnos , si todos los docentes fueran tan eticos estaria bien , pero si toman represalias en contra de los niños para dejarlos ??? es un año que se pierde , esto no lo mira la señora ministra ....
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Publicidad
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio