Los secretos de la reingeniería santista

Una reunión en donde la cúpula de la U se cantó las verdades, desató el giro en la estrategia de campaña. Algunos pedían desprestigio a Mockus.

Hasta Semana Santa, en las filas del candidato presidencial Juan Manuel Santos, todo era tranquilidad. Tenía el guiño del presidente Álvaro Uribe, punteaba sólido en las encuestas y había consolidado sus mayorías en el Congreso. No obstante, de la noche a la mañana empezó a abrirse paso la que hoy se denomina “Ola verde”, Antanas Mockus pasó a liderar las preferencias electorales y hoy se advierte un talante distinto en el santismo. Desespero, replanteamiento, cambio de roles. El revolcón en la campaña del candidato del Partido de la U es noticia.

El lunes mismo trascendió, inusualmente a escasos 26 días de la primera vuelta de las elecciones presidenciales, que hubo significativas modificaciones en los cuadros principales de la campaña santista. La que mas controversia suscitó fue la contratación de J.J. Rendón, el asesor experto en publicidad negra que fue eje de varios escándalos durante su primera temporada con el Partido la U. Pero no fueron ajustes menores. Es claro que con ellas se busca darle un segundo aire a la aspiración presidencial de Juan Manuel Santos y, de paso, encarar definitivamente a la campaña verde de Antanas Mockus, pues como están hoy los cálculos electorales, será entre los dos la contienda final por la primera magistratura del Estado.

Según fuentes consultadas por El Espectador, el énfasis central de la campaña de la U será asociar aún más la aspiración de Santos con la gestión presidencial de Álvaro Uribe. De hecho, ya se está preparando una marcha para darle las gracias al Primer Mandatario por todo lo realizado al frente de la jefatura del Estado. Y, obviamente, en este replanteamiento importa mucho resaltar las virtudes de Santos como candidato, de la misma manera que destacar los errores del principal rival en las encuestas: Mockus.

El detonante en el redireccionamiento de la estrategia santista fue una reunión, realizada el pasado lunes 26 de abril en el Club Metropolitan de Bogotá, con los principales miembros de la bancada del Partido de la U en el Congreso de la República. Según conoció este diario, en dicho encuentro, literalmente entre asesores y políticos, se cantaron las verdades y terminaron por reconocer que necesitan darle un giro a la logística de la empresa electoral, pues los mensajes no están llegando a la sociedad y están perdiendo protagonismo ante los medios de comunicación.

Según supo El Espectador, a pesar de que salieron a relucir las habituales quejas de campaña como la falta de publicidad oportuna en las regiones, la ausencia de recursos suficientes o la burocracia en la organización central, el punto clave de la reunión fue la búsqueda de definiciones claras para saber cómo enfrentar el auge de la campaña de Antanas Mockus, después de reconocer que los rumores de su enfermedad (mal de Parkinson), según ellos, lo que hicieron fue convertirlo en una víctima en vez de achacarle una inhabilidad para ejercer el poder.

En consecuencia, se expusieron desde sólidos argumentos en el terreno político, hasta curiosas sugerencias para revertir la tendencia electoral de los sondeos. No faltó quien se mostrara preocupado por los lápices que se han convertido en el símbolo de la campaña verde. Por eso, alguien reclamó que se pasó el mes de abril, que era el mes de los niños, y con “ese cuento” perdieron protagonismo. En contraste, creen que siendo este el mes de la madre no pueden perder la oportunidad de que la campaña santista se muestre como la que defiende a las mujeres, sobre todo a las jóvenes embarazadas.

“Necesitamos que salgan todas las mujeres, en un evento grande contra el embarazo juvenil”, comentó una fuente que se le oyó decir a una de las personas asistentes, que incluso le ofreció al candidato Juan Manuel Santos prepararlo “para llorar” por las mujeres en un comercial o alguna intervención ante los medios. Una estrategia que quiere acompañarse de artistas y líderes femeninas para hacerle contrapeso al tema educativo, que tanto cala en la juventud, con que se quiere posicionar a Mockus.

Pero si bien surgieron ideas para confrontar en la plaza pública y los medios de comunicación el avance de la “Ola verde”, también despuntaron ideas para evidenciar las que ellos consideran “inconsistencias” de la campaña de Mockus. Por ejemplo, que siendo rector de la Universidad Nacional subió los costos de las matrículas o que cuando fue alcalde de Bogotá lo que hizo fue, o no ejecutar el presupuesto o dejar tirado el cargo para postularse a la Presidencia de la República. No faltó quien ofreciera todos los contratos de Mockus para “hacerles el inventario”.


Según conoció este diario, se oyó de todo. Hubo alguien que incluso dijo que Mockus era capaz de cerrar el Congreso porque no quiere a los políticos y es “un dictador”. Otro precisó que no quiere a la región Caribe y son “dos millones de votos que él está ignorando”. Y, en síntesis, se concluyó que hay que repetirle a la gente hasta el cansancio que Mockus es ateo en un país que cree en Dios, que quiere acabar con los parafiscales, que dijo que iba a extraditar a Uribe y que va a aceptar a los del PIN.

Así como la campaña quiere hacerle el inventario a Mockus de lo que hizo o no hizo, o de lo que ha dicho y lo que no, también tiene su punto aparte. Y ese no es otro que el tema Chávez. El propio candidato la tiene muy clara: “No es una cuestión de Chávez contra Santos o viceversa, sino de Chávez contra todos”. Ese es el tema clave y, según los asistentes a la reunión en el Metropolitan Club, el mensaje tiene que llegar claro a la sociedad colombiana.

¿Y cómo? En el encuentro, según conoció El Espectador, quedó claro que, emulando al presidente Uribe, se trata de no ponerles tanta atención a los grandes medios de comunicación y en cambio dedicarse a los pequeños, a los comunitarios y a los universitarios para que el mensaje llegue con más fuerza. En síntesis, el santismo, no sólo con revolcón en sus cuadros sino con replanteamiento en sus estrategias, quiere recuperar el terreno perdido. “Hay que defenderse y atacar”, es la conclusión, y hasta el recién nacionalizado cantante español Miguel Bosé y la colombiana Marbelle serían contactados para acercar la campaña a la gente.

Críticas a Rendón y la “propaganda negra”

Aunque durante toda la campaña ha luchado por posicionar el mensaje de que “retroceder no es una opción”, el candidato presidencial Juan M. Santos, tuvo que dar marcha atrás en su estrategia y admitió este lunes que ha cometido “algunos errores” que rectificará. Santos trabajará en adelante con el estratega venezolano Juan José Rendón, cuyo nombre fue cuestionado de inmediato por sectores del mismo uribismo, que recordaron la leyenda que se teje en torno a él por sus estrategias para ganar campañas.

Fabio Echeverri, ex asesor presidencial de Álvaro Uribe, lo calificó como el “artífice del juego sucio” en varias campañas políticas de A. Latina, y el representante Nicolás Uribe, vinculado a las toldas santistas, anunció su retiro por la llegada de Rendón. En 2007, Uribe denunció ante los medios que el venezolano, siendo asesor del Partido de la U, le pidió la renuncia de la entonces directora del programa presidencial Colombia Joven, Ana M. Convers.

Por otra parte, la campaña de Santos tendrá un comité estratégico integrado por Sergio Diazgranados, José Fernando Bautista, Germán Chica, Rodrigo Rivera, Angelino Garzón, Carlos Rodado y Juan Lozano. A la jefatura de prensa llega el periodista Richard Freddy Muñoz y a la dirección administrativa Roberto Prieto, quien reemplaza a Alberto Velásquez.

Otra de las estrategias será la de darles mayor importancia a los medios electrónicos, para lo que contratarán a un equipo de 25 jóvenes, comandado por Ravi Singh, el estadounidense que estuvo al frente de esta tarea en la campaña de Barack Obama. Su idea es trabajar en la web y en redes como Twitter y Facebook, donde Antanas Mockus les ha tomado una considerable ventaja.

El color naranja, que sirvió como símbolo de la candidatura, se eliminará de la publicidad y ahora sólo se usarán los colores y el eslogan del Partido de la U (verde, amarillo y rojo). En adelante, el lema de Santos Presidente será “Juntos con Juan Manuel”.