“Al son que me toquen canto”

Adriana Lucía se declara hincha de la música colombiana. La artista vallenata define a su mentor, Carlos Vives, como un compañero de lucha y asegura que para cantar porro no es necesario ser costeño, simplemente sentir lo que se hace.

Una habilidad.

Las manualidades.

¿Y una debilidad?

Soy negada para el dibujo.

Un sueño.

Mi porro nuevo para cantarle a la patria.

¿A qué le teme?

A la fama desbordada.

Su postre favorito.

El chessecake.

¿Para cantar porro es necesario ser costeña?

No, solamente es necesario sentir lo que se canta.

¿Cuál es el son de su vida?

Al son que me toquen canto.

¿Cuál ha sido su mejor encuentro musical?

Con Buika, mi cantante favorita. Ella me dijo: “Sigue en la lucha”, y yo le contesté: “Canta para descubrir todo lo que me falta aprender”.

Un pasatiempo.

La lectura.


Hincha de…

La música colombiana.

Una decepción.

Buscar y no encontrar.

Un día feliz.

En mi casa, en una hamaca tomando jugo de corozo.

¿Y una tristeza?

La muerte.

Su fruta predilecta.

Mango biche con sal y pimienta.

¿Con quién compartiría un café?

Con Isabel Allende.

Un lugar.

Puerto Escondido.

¿Cuál es el ‘ringtone’ de su celular?

El que haga más bulla para poder oírlo entre mi mochila.

Una parranda memorable.

En casa de los hermanos Zuleta, con Emiliano, Leandro Díaz y Escalona.

¿Quién es su destello de amor?

Colombia.

Un logro.

“El cantar de los cantores”, mi fundación.

Defina:

Carlos Vives.

Compañero de lucha.

Checo Acosta.


Pasado.

Andrés Castro.

Luz en medio de la oscuridad.

Lorica, Córdoba.

Mi fuente de inspiración.

Un político que admire.

Candelario Obeso, quien fue el primer senador negro que tuvo  Colombia.

¿Y uno que deteste?

Augusto Pinochet.

¿Qué instrumentos toca?

De percusión.

El más fácil.

El llamador.

¿Y el más difícil?

El redoblante.

¿Qué tan rápido se enamora?

Me enamoré.

¿Y olvida?

Hago borrón y cuenta nueva todos los días.

Temas relacionados