“Me gozo la vida”

Lo que más disfruta bailando Luis Alberto Moore es el merengue y la salsa. El Comandante de la Policía de Carreteras asegura que  se considera un músico frustrado y que le gustaría ir a Egipto y a las islas griegas.

¿Quién es el general Moore sin el uniforme?

Es Luis Alberto Moore, un ciudadano común y silvestre. Me gusta estar alegre y totalmente desprevenido para gozarme la vida con mi familia.

Una mujer ejemplar.

Mi madre y mi esposa, Graciela Díaz.

¿Cómo es estar casado con una santandereana?

Llevamos casados 25 años. Es una persona bastante exigente y a veces medio temperamental.

Su pasión escondida.

La música, tal vez me considero un músico frustrado porque me hubiera gustado ser cantante.

Fue el primer afrodescendiente en alcanzar el generalato en la Policía. ¿Cuándo veremos al segundo?

Pasaran muchos años como mínimo unos 15 años, para el oficial que me sigue  en rango pueda llegar a ser  brigadier general.

¿Qué temperamento heredaron sus hijos, el bogotano o el bumangués?

Cada uno de mis tres hijos tiene su temperamento.

¿Qué es lo que más recuerda de su formación como cadete?

Que en la escuela me decían “Manchita” porque era la única persona afronegra.

¿Le gusta cocinar?

Sí, por lo menos cuando cocino en mi casa se comen todo. Mi especialidad es el pollo en salsa.


¿Y cuál es su plato preferido?

La comida oriental, disfruto mucho del sushi.

¿Alguna vez ha tenido que utilizar su arma?

Sí, una vez con una persona que le había hecho daño a una señora, pero nunca más.

¿Qué música le gusta bailar?

Merengue, salsa y vallenato. Me considero un buen bailarín.

¿Y cuál no?

El tango.

¿Qué le causa risa?

Las cosas cotidianas. Soy muy sensible, a veces risas o llanto.

¿Volvería a comandar los bomberos?

 Sí, fue una  excelente experiencia, yo duré con ellos año y medio. Lo volvería hacer.

¿Qué país le gustaría conocer?

Egipto y las islas griegas.

¿Qué le incomoda?

La deslealtad y la hipocresía.

¿A qué se va a dedicar cuando se retire?

No sabría si trabajar sobre el tema de la aviación o en una finca con ganadería; no sé qué me tendrá la vida.

¿En qué es experto?

Creo que soy experto en el tema de la aviación y en nuestros temas de Policía.

¿Qué le falta a Bogotá?

Calor humano. A nadie le importa la vida del otro.

¿Y al país?

Conciencia, recordar parte de nuestra historia.

¿Qué quería ser cuando niño?

Hablaba de ser bombero o médico, pero fui boy scout y terminé siendo policía.

¿El mejor general de la historia?


Todos son muy valiosos en su momento.

¿Por qué los colombianos mueren tanto en las vías?

Infortunadamente porque hay mucha irresponsabilidad.

Un programa de TV que no se pierda.

Porque le encanta a mi señora, CSI.

Lo más arriesgado que ha hecho.

Hay muchas acciones... una de esas fue  el asalto al Palacio de Justicia, entré a la azotea del edificio durante la toma.

¿Qué les falta a los ciudadanos para ser mejores conductores?

Tener una mejor capacitación básica sobre el tema de las normas de tránsito y conducción.

¿Los peatones colombianos ya fueron educados?

Aquí es como una guerra entre el débil y el fuerte. El débil es el peatón y el fuerte  el  vehículo, entonces el peatón sacándole el cuerpo al vehículo a veces con unas actitudes  muy riesgosas llevando a más accidentalidades.

¿Qué le hace falta a la Policía?

Qué los nuevos policías tengan sentido de pertenencia con la institución.

¿Cuántas condecoraciones tiene?

Como 54, ya no me acuerdo…

¿Cuál es la que más recuerda?

La del Palacio de Justicia. Me habían dicho que recibiría la medalla al valor; no me la dieron, aunque me la merecía.