Guillermo Arriaga: "No puedo vivir sin cazar"

El escritor y director mexicano presentará en La Heroica su cortometraje ‘El pozo’.

¿Cuál fue su primer cuento que haya considerado significativo?

El que le conté a mis padres para que no me regañaran por andar hasta muy noche en la calle a los 9 años de edad.

¿Escritor de cine o guionista?

Escritor. A secas.

Un punto de inflexión en su vida.

Esos puntos se llaman Maru, Mariana y Santiago.

¿Qué autores literarios lo han calado?

Pío Baroja, Hemingway, Rulfo, Martín Luis Guzmán, Pedro Juan Gutiérrez, Shakespeare.

¿Piensa seguir utilizando la forma de historias entrelazadas que se encuentran al final?

Pienso seguir utilizando la estructura narrativa correcta para contar una historia.

De guionista a director. Ahora que ha probado los dos, ¿le gustó la dupla de sí mismo?

Dirigir ha sido una experiencia demasiado disfrutable. Quiero más. Mucho más de ello.

Una de sus obsesiones más recurrentes.

Cazar. No puedo vivir sin cazar. Si por mi fuera me la viviría cazando.

Siempre hay tintes de desolación y soledad en sus escritos. ¿A qué se debe?

¿La verdad o la mentira? La verdad: no tengo idea. La mentira: la afirmación anterior es falsa.

¿Qué recuerda de su primera visita a Colombia?

Fui de luna de miel a Cartagena. Por lo tanto, hermosos recuerdos. Amo Colombia por su gente, es maravillosa. Cálida. Divertida. Hospitalaria. Generosa.

¿Cómo definiría su búsqueda diaria?

Como ser el mejor padre posible, el mejor esposo posible, el mejor hijo posible, el mejor hermano posible, el mejor amigo posible, el mejor cazador posible.

Dicen que usted perdió el olfato. A la hora de escribir, ¿a qué sentido le da más importancia?

A cada uno de los cinco sentidos. No se puede narrar sin los cinco.

¿Qué lo saca de casillas?

Más que sacarme de mis casillas, me duele la pobreza. Es terrible que un ser esté condenado por falta de oportunidades. Por lo demás, puedo decir que casi nunca me enojo. Soy bastante tranquilo.

México es grande y diverso. ¿Qué es lo que más le aprecia?

Su fuerza cultural, su tradición liberal y laica, la bondad de mucha de su gente, su comida, su arquitectura, su paisaje, sus contradicciones.

¿Y lo que más le duele?

La injusta distribución del ingreso, la miseria, la corrupción, el cinismo de algunos, la inseguridad terrible, la impunidad, la injusticia.

¿Cuál es el encanto de la cacería?

Te pone en contacto con la naturaleza de una manera honda. Te permite sentir que perteneces a esa naturaleza, que eres parte de sus ritos de vida y muerte. Te hace sentir humilde, vencido a menudo por la naturaleza. Te devuelve el sentido de lo profundo. Por cierto: sólo cazo con arco y flecha.

Un personaje colombiano con el que le gustaría trabajar.

Por supuesto: Fernando Gaitán. Un genio. Un gran amigo. Un hermano.

¿Qué es lo que más le critican?

Eso hay que preguntárselo a los demás. A varios parece molestarles que soy abstemio (nunca me he emborrachado). Y soy abstemio por eso, para molestar a los moralistas que creen que uno “debe” tomar. Me gusta llevar la contra.

El último lujo que se haya permitido gozar.

Poder estar a 13 bajo cero en el desierto del norte de México cazando. Ese frío terrible te hace recordar que estás vivo.

Su mayor esperanza.

Mis hijos. Mi familia. Mi mujer. Soy un optimista compulsivo.

Su visión del amor.

El amor se pelea día con día.

Un viaje que haya sido digno de guardar en un cuaderno de bitácora.

Todos mis viajes de cacería y aquellos que he compartido con mi familia. Agrego los continuos viajes que realicé para filmar The Burning Plain.

¿A quién podría considerar su mentor?

A mis padres, sin duda alguna. De niño todos los sábados me llevaban a una actividad cultural, todos los domingos al campo. Cultura y naturaleza al mismo tiempo. Mi padre, a sus 86 años, ha decidido escribir: lleva ya dos libros y va en el tercero. Y mi madre sigue y sigue, sin parar un segundo.

Un consejo para alguien que quiera dedicarse a la escritura para la gran pantalla.

Escribe y no te detengas hasta que hayas terminado. Y no olvidar esta máxima: “En el cine hay que aprender a conciliar, no a conceder”.

¿Cómo definiría a Kim Basinger?

Una mujer capaz de abrirse en dos para de sus intestinos construir el personaje.

¿Y a Charlize Theron?

Una guerrera, una cómplice, una actriz con capas y capas y capas. Un mundo interior poderosísimo.

¿Qué ha significado Twitter en su vida?

La oportunidad de que la gente sepa en realidad quién soy de manera directa y no a través de terceros o de interpretaciones de nadie.