Justo Almario: 'El Caribe es el palpitar del corazón'

El saxofonista sincelejano, uno de los músicos más reconocidos del jazz latino, ha pensado en abrir una academia para compartir lo aprendido.

Un recuerdo de la infancia.

El maestro Pello Torres, que venía a ensayar con su orquesta a la casa de mi abuela y se comía un tremendo sancocho de gallina preparado por ella.

¿Qué significa Sincelejo?

Le doy gracias a Dios por haber nacido allí, porque el vocabulario musical de sus bandas marcó mi corazón.

¿Qué palabras le recuerdan ese lugar?

20 de enero, el dulce nombre de Jesús, la Pajuela, la calle San José, Pello Torres, mote’e queso y jugo’e corozo.

¿Qué es el Caribe?

El palpitar del corazón del mundo, por la manera en que la gente vive, por el clima, su comida, su música.

¿Y el sonido sabanero?

Viene de los fandangos, de los porros, de los mapalés, de los chandés, de toda esa música. Ese es el sonido que me ayudó a ser el músico que soy.

¿Qué representa el porro?

Es como el jazz en Nueva Orleans, que también está compuesto por bandas de viento, que tocaban con bombo, redoblante y platillos. Es una música que deja que el intérprete exprese lo más profundo de su corazón.

¿El jazz?

Un pajarito al que le abrieron la jaula y salió volando, dibujando contornos hermosos. Libertad.

¿Qué recuerdo tiene de haber tocado con Duke Ellington?

Tenía 20 años. Después del concierto, puso sus brazos en mis hombros, y se sentó al lado mío, como un padre dándome una bienvenida.

¿Cómo describiría a Mongo Santamaría?

Un padre, un gran músico y director de orquesta. Con él pude viajar a muchas partes del mundo y siempre lo recuerdo con mucho cariño, como parte de mi vida.

Lucho Bermúdez.

Es uno de los grandes compositores. Él es como el Duke Ellington de Colombia, porque creó un estilo que trajo unidad entre lo que es el Caribe y el interior del país: toda la gente disfrutaba de esa música.

Pacho Galán.

Otro gran creador. Si Bermúdez fue Ellington, para mí Galán era Count Basie.

Antonio María Peñaloza.

Él en sí encierra lo que son Ellington, Basie y Gershwin, y como era trompetista, a Louis Armstrong y a Dizzy Gillespie. Era un genio de la música.

Pello Torres.

Fue el que, con sus porros, se convirtió en ejemplo a seguir.

Jorge Rafael Acosta.

Mi profesor, a él le debo todo lo que sé. Es una bendición que Dios me dio.

¿Qué es Estados Unidos?

Oportunidades, escuelas, grandes músicos, gente de todos lados.

¿Ha pensado en volver?

Hasta ahora no lo he contemplado, pero vengo casi todos los años. Sí quiero pasar una temporada, para compartir musicalmente, no en conciertos sino en enseñanzas.

¿Qué lo hace feliz?

Cuando respiro y me doy cuenta de que estoy vivo.

Un sueño.

Tiene que ver con la educación. He estado pensando en abrir una academia de música para dejar lo que he aprendido.

Este domingo, Justo Almario se presentará en el Festival Jazz al Parque en Bogotá. Parque del Country: Calle 127 Nº 11D-90.

Temas relacionados