Feliz Navidad, de aquí a la selva

Se llevaron a su padre, el policía César Augusto Lasso, en la toma a Mitú (1998), cuando él apenas tenía 15 meses.

¿Cómo han sido estas 14 navidades sin tu papá?

Ha sido triste, porque en la Navidad es cuando más siento la ausencia, y la esperanza es que en la próxima Navidad sí podamos estar juntos, luego de que yo cumpla mis 15, que será el 19 de julio.

¿Cuál es el mejor recuerdo que tienes de él?

Tenía apenas 15 meses cuando fue secuestrado. Por eso atesoro tanto las fotos que tengo con él, en la celebración de mi primer año.

¿Qué quisieras decirle a tu papá en estas fechas?

Que feliz Navidad, que ya estoy grande, que ya no soy el pequeñito aquel que él llevaba sobre una partecita de la moto por la pista de Mitú. Yo tengo muy presente ese recuerdo de Mitú, pues es la ciudad en la que nací y de la que se llevaron a mi papá. De hecho, el día de la toma estaba allá. Mi mamá me cuenta que fue muy feo, que hubo muchas balas contra los techos de zinc. Y gritos. Por aquellos días nos alimentábamos de los dulces que habíamos recogido en Halloween.

¿Y a las Farc?

Que recapaciten, que por favor entreguen a los secuestrados porque ya es mucho tiempo. Mi papá ya tiene 13 años allá. Y que por favor digan algo sobre los que están desaparecidos. Decirles que no tengo ningún rencor con ellos, porque yo soy más fuerte que ellos. Que los perdono y que feliz Navidad.

Un mensaje navideño para el resto de secuestrados.

Que les deseo todas las bendiciones y toda la suerte del mundo. Que tengan presente que esto se va a acabar muy pronto.

¿A qué edad aprendiste que tu papá estaba secuestrado?

Me di cuenta cuando cursaba 1º de primaria. Antes, mi mamá me decía que él estaba de vacaciones en la montaña, pero luego hicieron unas liberaciones y mientras veíamos todo por televisión, ella me me explicó lo que pasaba.

¿Qué quieres ser cuando grande?

Ingeniero civil. Sueño con que mi papá vea cuando me gradúe de 11º y reciba el diploma de ingeniero civil en la universidad. También, quiero que esté cuando yo monte mi constructora. Que todos los logros sean junto a él.

¿Y las hermanitas cómo están?

Tengo tres hermanas, Jenny Carolina, Lizette Regina y Mónica Fernanda. Las tres son muy bonitas. La primera quiere ser licenciada en idiomas, la otra periodista. Mónica, aún no sabe ...

¿Qué es lo mejor de estas fechas?

No ir al colegio (risas). Y que puedo estar más tiempo con mi mamá, porque casi no estamos juntos. Ella trabaja en la Policía todo el día y yo estoy estudiando.

¿Y lo más aburrido?

Lo que más me aburre es que mi mamá no es muy alegre que digamos. Es más bien conservadora. Entonces no pone música y no baila, y yo todo el tiempo estoy viendo los bailes y escuchando la música en las otras casas.

¿Qué hacen para el 24 y el 31?

El 24 abrimos los regalos que ponemos en el árbol, cenamos rico. El 31 siempre, siempre, salimos a cualquier lugar a caminar y después a comer con mi mamá, mis hermanas, una tía y una prima.

¿Qué le pediste al Niño Dios, aparte de la libertad de tu papá?

Yo nunca pido nada porque no me gusta. El año pasado, me trajo un celular y un computador. Este año, que sea sorpresa.

¿Qué opinas del Niño Dios?

No sé (risas). Que creo en él, pero los regalos los trae mi mamá.

Un regalo inolvidable.

Un carro a control remoto que me dieron el año en el que me di cuenta de que los regalos no los daba el Niño Dios.

Y estas fiestas: ¿en tierra caliente o en tierra fría?

En Villavicencio siempre, en clima caliente. En Bogotá uno se aburre con ese frío.

¿Qué tan cercano has sido a los hijos de los otros secuestrados?

Muy cercano, gracias a las actividades que hace la Policía. Hemos hecho paseos, fiestas, integraciones.

De ellos, ¿cuál es tu amigo más cercano?

Carlos Andrés Duarte, el hijo del intendente José Duarte. Tiene 13 años y vamos mucho a piscina y salimos a jugar bolos.

¿A quién admiras?

A mi mamá y a mi papá. A ella porque desde que tengo uso de razón ha sido madre y padre.

La comida favorita para estas fechas.

Pollo apanado de Frisby con té helado (risas).

¿Qué es la Navidad para ti?

Una fecha para pasar con la familia, para disfrutar y perdonarse con los demás. Para borrar los conflictos entre las personas.

¿Con qué regalo te gustaría esperar a tu papá?

Con mi diploma de transición porque, esa vez que me gradué, en el colegio los niños con sus padres hicieron un caminito especial durante la ceremonia. Yo ocupé el primer puesto y ver ese diploma me hace muy feliz. Ese día, como todos los días, quise estar con él.