Retrasos en los giros de becas

Por un problema administrativo los 325 colombianos que ganaron beca de Colciencias para realizar un doctorado llevan cuatro meses sin recibir el dinero de la matrícula y gastos de mantenimiento.

Mónica Morales se ganó una beca de Colciencias para continuar estudios de doctorado en la Universidad Nacional. Lo supo el 11 de enero de este año, pero ya han pasado cuatro meses, va en la mitad del semestre, y ni la universidad ha recibido el dinero correspondiente a matrícula, ni ha tenido cómo solventar sus gastos mensuales, dado que una de las condiciones cuando se acepta la beca-crédito, es dedicarse exclusivamente a los estudios sin realizar otra actividad laboral que genere ingresos.

En su misma situación están otros 324 colombianos que aspiran a convertirse en investigadores científicos y que el año pasado golpearon las puertas de Colciencias. Lo hacen porque son las becas ‘mas generosas’, como lo dijo la historiadora Cristina Vélez, becaria en 2010.

Los pormenores

Los ganadores de la última convocatoria iniciaron el proceso el 31 de marzo del 2011. Luego de ingresar toda la documentación electrónicamente y ser aceptados por cumplir todos los requisitos, pasaron a entrevista en octubre. El 22 de noviembre la entidad publicó el banco de elegibles que incluyó a 343 candidatos; el 5 de diciembre se les informó que ése todavía no era el listado definitivo. Cuando el Ministerio de Hacienda dio el aval del presupuesto el 28 de ese mismo mes, Colciencias pudo publicar el banco de financiables el 11 de enero de 2012. Quedaron finalmente 325 seleccionados. Por el camino se quedaron 125 que no reunieron los requisitos.

“Padecí el Sistema caído y las cuatro adendas para cambiar fechas límite”, dice Mónica, preguntándose también por qué en los términos de referencia no se explica claramente que el banco de elegibles no es el listado final.

Cristina, quien actualmente adelanta un doctorado en Desarrollo empresarial en zonas de conflicto, en la Universidad de los Andes, está de acuerdo. Cuando publican ese listado, “lo emociona a uno temporalmente” dice “hasta que uno se da cuenta que es un ‘tal vez’”.

Además del día a día de sus investigaciones, los becarios han tenido en su cabeza la preocupación de que no les llegan los giros. Sin los desembolsos y sin dinero en el bolsillo envían correos electrónicos a Colciencias constantemente; las deudas —con sus respectivos intereses— ya se han acumulado.

Tradicionalmente, bajo un convenio Colciencias – Icetex es esta última entidad la responsable de hacer los giros semestralmente a los beneficiados. Y si bien las quejas de los becarios de años anteriores recaen en el Icetex por no girarles a tiempo, este año la situación se ha puesto color de hormiga. No hay convenio firmado, razón por la cual, dice Colciencias, “es jurídicamente inviable realizar cualquier proceso de legalización de los créditos”.

Mónica no lo puede creer, está indignada, ya mandó un derecho de petición a Colciencias y ya informó de su caso a la Procuraduría.

El problema de Gina López es por haberse presentado tres veces a la convocatoria. No pasó en 2006 ni en 2007, y al fin lo logró en 2008. Pero el sistema la registra desde los años anteriores, lo que significa que ya ha debido terminar. Ha durado hasta diez meses sin pago y le ha tocado suspender un semestre. “Falta un sistema integrado de información entre los dos entes tramitadores que son Colciencias e Icetex”, dice.

Algunas universidades han creado fondos especiales para asumir los costos de los becarios de Colciencias mientras llegan los recursos. “A veces el gran honor de ganarse una beca Colciencias, se puede convertir en un drama”, dijo un directivo universitario.

Desde Colciencias

El programa de formación de recursos humanos de Colciencias es sin duda estratégico para el país. Las cifras muestran que desde 1992 hasta 2011, la entidad ha entregado 3.480 créditos-beca para estudios de doctorado en el exterior y en Colombia. “Las personas formadas en la década de los noventa en el exterior fueron las que regresaron y en el 2000 han montado los programas doctorales en Colombia”, afirmó Luz Fabiola Gómez, gestora de Fomento a la Formación de Investigadores de Colciencias.

Según el director de la entidad, Jaime Restrepo, “hoy en día el 55% de los recursos de Colciencias corresponden a formación de capital humano”.

Colciencias ha firmado convenios con Fulbright y Laspau para administrar los becarios que viajan al exterior, y tramita actualmente con Colfuturo la posibilidad de que éste maneje a todos sus becarios, que hasta la fecha, en ningún año han sido más de 564 anuales. Mientras Colfuturo maneja 1000 becarios al año, y a todos les hace giros puntualmente al año, los becarios de Colciencias se quejan porque sus giros semestrales no llegan a tiempo.

No se trata de casos aislados, aunque tampoco es la regla general. Pero después de tantos años de experiencia, la solución está demorada.

Temas relacionados