Director de Colciencias habla sobre regalías

Jaime Restrepo acepta que una fórmula basada en Necesidades Básicas Insatisfechas no era el mejor criterio para distribuir el 10% de regalías para ciencia y tecnología.

Desde el domingo pasado El Espectador inició una serie sobre el Sistema Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación, como aporte a la discusión que el país estaba en mora de dar abiertamente.

El director de Colciencias, médico, investigador, exrector universitario y exparlamentario, Jaime Restrepo Cuartas, habla sobre el 10% de regalías para ciencia, tecnología e innovación.

¿Qué impacto cree que va a tener la inversión del 10% de regalías en ciencia, tecnología e innovación?

Estamos ante un hecho que tiene una gran significación para el país. Por primera vez en la historia un gobierno piensa que hay un problema grave en el sistema de ciencia y tecnología y que necesita recursos para sostener un modelo que permita hacer un cambio que impacte la sociedad.

¿En cuánto aumentará la inversión?

Colombia venía invirtiendo el 0,19% del PIB en ciencia y tecnología, lo cual nos dejaba en los últimos lugares del mundo. Brasil invierte el 1,2%, Chile 0,7%, México el 0,5%. Con el 10% de regalías llegamos en 2014 aproximadamente a 0,5% del PIB. Casi triplicamos lo que tenemos. Nos pone en el nivel de México.

¿Quién va a definir a qué proyectos se les asignan fondos?

Un órgano colegiado de administración y decisión. No está conformado todavía, porque la Ley de Regalías no está conciliada en el Congreso.

¿Quiénes pertenece a ese órgano?

Tres ministros nombrados por el presidente, Planeación Nacional y Colciencias. Ellos tienen un voto. Los departamentos participan con un gobernador por cada región. Son siete regiones. Y el sector académico está constituido por cuatro rectores de universidades públicas y dos privadas. Cada sector tiene un voto. Eso es importante para desvirtuar el tema de que los gobernadores toman las decisiones.

¿En qué se basó la distribución del dinero?

Los proyectos deben nacer en las regiones, porque así lo decidió el Congreso. En el acuerdo que se hizo con ministerios y Planeación, definieron que las regalías tenían que ser de todos los departamento. Se favoreció mucho más a los más pobres, porque la fórmula que escogieron, hecha por Planeación, es basada en necesidades básicas insatisfechas.

Pero ese no parece el criterio más inteligente para proyectos de ciencia y tecnología.

No es exactamente un criterio para ciencia, tecnología e innovación. Esa es una de las críticas que hacen algunos investigadores. Preguntan por qué Bogotá, Medellín y Cali quedaron con menos capacidad de regalías que Putumayo o Córdoba. Eso ocurrió por una negociación con los parlamentarios. Yo lo que digo es que así se hizo, pero tampoco estamos en un callejón sin salida. Lo que podemos es aprovechar una oportunidad enorme para Bogotá, Medellín y Cali.

¿A qué se refiere?

Voy a poner un ejemplo muy diciente. La Universidad Nacional tiene sedes en el Amazonas, en Arauca, en San Andrés, están montando sede en Tumaco (Nariño) y en el Cesar. En esos cinco departamentos la Universidad Nacional debería liderar los proyectos. Tiene toda la posibilidad de hacerlo. Un ejemplo de universidad privada es la U. de La Salle, que tiene un centro de desarrollo tecnológico en Casanare y está montando los proyectos con ellos.

¿Es cierto que los nuevos gobernadores no aprobaron los proyectos de sus antecesores?

En la última reunión del año pasado invitamos a los nuevos gobernantes. En zonas como Antioquia y el Eje Cafetero no aceptaron los proyectos. En los departamentos del Caribe también están surgiendo problemas. Antioquia tenía siete proyectos y el gobernador Sergio Fajardo los cambió todos. Pero debo aclarar que todos los que han construido proyectos los pueden presentar.

¿No necesitan el aval del gobernador?

Los proyectos no dependen de él. Cualquier persona o entidad puede presentar un proyecto. No necesita exactamente el aval del gobernador. Las secretarías de Planeación deben recibir los proyectos que cualquier persona presente y que cumpla requisitos. Si cumple requisitos, debe llevarlos a órganos colegiados.

¿Cuánto tarda el trámite de un proyecto?

Creemos que desde que un proyecto llega a la Secretaría de Planeación Departamental hasta que recibe los recursos del Ministerio de Hacienda, pasan tres meses. En Colciencias no debe durar 8 días.

No creo doctor Restrepo.

Colciencias por primera vez en toda su historia acaba de sacar todas las convocatorias en los primeros tres meses del año. Estamos en un proceso de agilización de trámites.

¿Cuál sería una buena fórmula para distribuir ese 10% de regalías?

Yo creo que debió existir un porcentaje destinado a proyectos trasversales. Que el órgano colegiado hubiera definido, por ejemplo, un proyecto transversal de formación de capital humano y poner condiciones para que fueran las universidades fuertes las que formaran esas personas. Yo pedí que los recursos para formación doctoral fueran de regalías, porque hoy en día el 55% de recursos de Colciencias se invierten en formación de capital humano. Sólo estamos financiando el 6% de los proyectos que aprobamos. Eso desestimula a la comunidad científica. También pedí que se aprobara un proyecto de fortalecimiento de las ciencias básicas. Son debilidades que se pueden ir corrigiendo.

¿Cree que Colciencias se quedó chiquita para estos retos?

Absolutamente. Pero ya presentamos un proyecto de reestructuración.

¿En qué consiste a grandes rasgos?

Se va a duplicar la planta. Y nos vamos a ir del edificio de Colciencias en donde ya no vamos a caber. Nos dieron 20 mil millones de pesos para comprar un edificio o mandarlo a hacer.

Haga clic aquí para leer la entrevista completa.

Temas relacionados