Anamú, el elixir de los cubanos

El sistema de salud de la isla ha prometido entregar a los enfermos de sida y cáncer las tabletas naturales.

“El anamú es bueno para combatir el sida, el cáncer, la malaria, la diabetes, la artritis, el reumatismo y hasta la pérdida de memoria”. Si el anuncio no lo hubieran hecho las autoridades de salud cubanas, que tomaron la decisión de distribuir unas 160.000 tabletas de este compuesto en la isla, cualquiera pensaría que se trata de un producto de charlatanes.

Según lo divulgó una agencia de noticias del Estado, el comprimido de 400 miligramos será suministrado en un primer momento en las consultas de oncología y de pacientes con el virus del sida en la provincia de Santiago de Cuba. El Laboratorio Farmacéutico Oriente se hará cargo de su producción. De esta manera se pretende comprobar las bondades y efectividad que ya habría mostrado el compuesto  en estudios con grupos de pacientes y que han sido publicados en revistas científicas cubanas.

“Las tabletas cuentan ya con un primer registro sanitario, respaldado por los reportes etnomédicos de la planta e investigaciones relacionadas con su uso tradicional y beneficios reportados” , anotó la agencia estatal.

El anamú, conocido en otros lugares como apacín, apasote de zorro, hierba de las gallinitas, zorrillo o mucura es una planta silvestre (Petiveria alliacea) que hace parte de la despensa farmacológica de varias comunidades desde México hasta el Amazonas, en las que se le atribuye propiedades medicinales excepcionales para tratar una gran variedad de enfermedades.

Un estudio del Centro Nacional de Investigaciones Científicas de Cuba en 1993 planteó que los compuestos presentes en la planta, entre ellos varios oligoelementos como el selenio, zinc, cobre, hierro, podrían actuar estimulando el sistema inmunológico.

Lemus Rodríguez, ingeniera química e investigadora del laboratorio que fabrica los comprimidos, detalló en un artículo sobre el tema, que el amanú también funciona como analgésico y antiinflamatorio.

Si el amanú posee o no las propiedades que promulgan los médicos cubanos se sabrá cuando se lleven a cabo evaluaciones internacionales. No hay que olvidar que el gobierno cubano siempre ha promovido la medicina natural antes de tener verdaderas certezas científicas. Este año, por ejemplo, alentó el consumo de un “complejo homeopático” que supuestamente sirve para aumentar las defensas contra la gripe AH1N1.