25 Mar 2012 - 9:00 pm

Julia Roberts: la madrastra bonita

El 30 de marzo se estrena la película ‘Espejito, espejito’, versión moderna de la tradicional ‘Blancanieves’. En la cinta, dirigida por el indio Tarsem Singh, la diva de Hollywood comparte protagonismo con Armie Hammer y Lily Collins.

Por: Alejandro Millán Valencia/Los Ángeles
  • 2Compartido
    http://www.elespectador.com/julia-roberts/julia-roberts-madrastra-bonita-articulo-334469
    http://www.elespectador.com/julia-roberts/julia-roberts-madrastra-bonita-articulo-334469
  • 0
insertar
Julia Roberts. Foto: EFE

Veintitantos años después y Julia Roberts sigue siendo la mujer bonita de Hollywood. El moderador la acaba de anunciar sin muchos preámbulos. Después de despacharse en logros y presencias de los productores, actrices y el director de Espejito, espejito, sólo dice su nombre, lo hace de forma precisa y corta, de la misma manera que en la industria del cine se nombra a los famosos y consagrados: Brad Pitt, George Clooney, Meryl Streep. No hay necesidad de nada más, ni títulos ni logros, el nombre lo resume todo. Entonces escuchamos “Missis Julia Roberts”, y ella, como si fuera en realidad la reina de este baile, aparece por la puerta principal.

Y mientras camina para alcanzar la mesa donde la espera el elenco de su más reciente película, los periodistas que nos hemos hecho presentes en la sala de eventos del hotel Casa del Mar en Santa Mónica, entre ellos El Espectador, la miramos no con el ánimo de reconocerla, sino de presenciar la forma en que ha decidido ser Julia Roberts este día. No puede estar más elegante, de punta en blanco, con el cabello suelto, guardándose esa sonrisa que ha hipnotizado a miles de espectadores alrededor del mundo. Lo hace sin regalar una mirada, camina, se sienta en la silla central, se acomoda sin despeinarse ni arrugar su traje impecable, suspira y ruega por dos botellas de agua.

Está acá por una sencilla razón: la promoción de esta nueva versión de uno de los cuentos infantiles más famosos del mundo, Blancanieves, llamada Espejito, espejito, que el director indio Tarsem Singh (Inmortales) tomó en sus manos y convirtió en un espectáculo de escenarios y vestuarios al que Julia Roberts le pone el elemento dramático, pero sobre todo irónico: es la madrastra, malvada por supuesto, pero divertida e inteligente, que desea casarse con el príncipe encantador, quien es encarnado por Armie Hammer (el mismo que interpreta a los gemelos Winklevoss en Red social), aunque antes debe deshacerse de su bella pero curiosa hijastra de cabellos negros, interpretada por la dulce Lily Collins (hija del músico Phil Collins).

¿Es un papel singular? Sí. Desde que se convirtió en madre, Roberts ha decidido escoger con más detenimiento cada papel que hace y sus apariciones ya se pueden contar de a una por año. Sin embargo, no deja de poner el mismo instinto al elegirlos que la llevó a ser la actriz mejor pagada del cine (por actuar en Erin Brockovich facturó US$20 millones), pero además, la más rentable durante casi diez años.

“Es cierto que no estaba muy interesada en estos temas de cuentos de hadas, hasta que los productores vinieron y me hablaron sobre el proyecto. Leí el guión y me di cuenta de que había algo especial en esta historia. Y creo que lo hice además con el mismo criterio que escojo la mayoría de los proyectos en los que estoy. Soy una fan de Tarsem (el director), entonces, cuando supe que iba a ser su película y su versión de la historia, dije que me encantaría conocerlo y hablar de su Blancanieves. Y me di cuenta de su personalidad vibrante, y como ya estaba bastante sorprendida con lo que había leído en el guión, acepté de inmediato”.

Sin embargo, el reto no era fácil. Blancanieves, además de ser una de las historias para niños más famosas en el mundo entero, tenía un toque adicional: la película de 1947 de Walt Disney había plantado en el imaginario colectivo una imagen icónica de la madrastra que ha sido reproducida por décadas. Sin embargo, para Roberts el reto estaba precisamente en alejarse de esa versión casi paradigmática de una historia universal y entregar algo que atrajera a los espectadores.

“No creo que sea borrar esa versión instalada; es simplemente buscar el tono propio para esta película. Yo, efectivamente, no me veo muy bien en una capa gigantesca violeta, a lo Drácula. Creo, con la experiencia, que a la gente le gustan las variaciones, y hoy podemos ver que hay dos películas con dos historias iguales. Pienso realmente que la gente va a buscar qué hay de distinto en esta historia que ya todos conocen y creo que el reto, al menos mi reto, es ver cómo la gente se sorprendió con lo que hicimos o si por el contrario se decepcionó”.

Cuando le preguntamos sobre cuánto tuvo que buscar en su interior para encontrar este personaje, casi inédito, de malvada, aclara al instante, bromeando y regalando la primera cuota de su famosa sonrisa, que “la madrastra no está dentro de ella”. Lo cierto es que a Roberts pocas veces se la ha visto haciendo de mala —tal vez su último papel antagónico fue la fría fotógrafa Anna en Closer—, siempre ha sido la mujer buena y luchadora que debe enfrentarse a una conspiración contra el Estado, como en el Informe Pelícano, o simplemente la dulce mujer que busca el amor en el mundo entero, como lo hizo en Comer, rezar, amar.

“Fue bueno hacer este papel de mala porque no tenía mucho contexto actual en el cual pudiera basarme, casi que podía hacer cualquier cosa, tomar la dirección que yo quería, o al menos la que podía, en cualquier momento, y eso tenía mucho sentido para mí. Fue divertido porque no tenía que preocuparme mucho por compararme con lo que este personaje hace en la realidad”.

Durante los últimos años, Roberts ha disminuido considerablemente su aparición en películas u otro tipo de proyectos, para concentrarse en su familia, conformada por el camarógrafo Danny Moder (quien vino a concluir un sinfín de romances y casamientos malogrados) y sus tres hijos: los mellizos Phinnaeus y Hazel, y Henry Daniel. Y aunque acepta que sus hijos no ven mucha televisión, “porque no quiero que un electrodoméstico críe a mis hijos”, lo cierto es que su dedicación más especial es pasar la mayor parte del tiempo juntos.

“Sin duda hay personas como Madonna o Michelle Obama que piensan que los niños no deben ver muchas horas de televisión. No puedo hablar de los motivos de ellas, puedo decir lo que pienso yo, que es básicamente que tenemos pocas horas juntos antes de que se vayan a acostar y las queremos pasar en familia, hablando, compartiendo lecturas, contándonos lo que nos pasó en el día. Lo cierto es que hay poco tiempo para eso y preferimos algo distinto a ver televisión en ese tiempo durante la semana. No creo que haya algo misterioso o místico al respecto, es simplemente pasar el tiempo en familia”.

La conferencia termina. Ha sonreído un par de veces más y ha dejado que la estrella nueva se luzca, la bella Collins. Sin embargo, cuando todos están arreglando los papeles, los periodistas acomodamos las libretas de apuntes, alguien lanza la última pregunta, la idea final, con qué cerrar este encuentro de 45 minutos con una de las estrellas más reconocidas del cine estadounidense.

¿Qué es lo más malvado que ha hecho en la vida?

Ella sonríe. Sabe la respuesta desde antes de oír la pregunta, porque ya muchas veces se la han hecho en estos 22 años y siempre ha buscado una respuesta clara, firme y contundente. Pero esta vez se rinde a la ironía y lanza un golpe de gracia a todos los que estamos allí: “Mentirle a la prensa. Pero sólo fue una vez”.

Los números de una estrella

140 millones de dólares es la cifra en la que se estimó la fortuna de Julia Roberts.

40 películas exitosas hacen parte de la historia artística de esta actriz que debutó en 1986.

3 nominaciones a los premios Óscar tiene la protagonista de ‘Espejito, espejito’; en 2001 ganó la estatuilla.

inserte esta nota en su página
  • 0
  • 0
  • Enviar
  • Imprimir

Lo más compartido

0
Opiniones

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Publicidad
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio