Klaus Ziegler 22 Dic 2010 - 9:20 pm

Vejez y muerte

Klaus Ziegler

Una de las primeras referencias históricas acerca de los supercentenarios se debe a Diógenes Laercio.

Por: Klaus Ziegler
  • 91Compartido
    http://www.elespectador.com/klaus-ziegler/vejez-y-muerte-columna-241912
    http://www.elespectador.com/klaus-ziegler/vejez-y-muerte-columna-241912
  • 0
insertar

Narra el historiador griego que el filósofo y poeta Epiménides de Cnosos alcanzó a vivir más de 150 años, y que Demócrito de Abdera por poco alcanza los 109. Pero, quizá la más antigua de todas las fábulas sobre longevos sea la del vetusto Matusalén quien, según el Génesis, murió en la época del Gran Diluvio a la edad de 969 años.

Casi todas las historias de supercentenarios suelen ser leyendas, o casos mal documentados sin la menor credibilidad. Y aunque sólo uno individuo de cada 40 millones logra sobrepasar los 110 años, existen centenarios auténticos que han llegado a celebrar su cumpleaños 120, entre ellos Jeanne Calment, una francesa quien ostenta el récord de longevidad comprobado más extraordinario: 122 años y 164 días.

La vida de Jeanne está llena de historias tan increíbles como cómicas. Durante su adolescencia fue testigo de la construcción de la Torre Eiffel, y tuvo el privilegio de conocer personalmente a Van Gogh. Siendo nonagenaria, firmó un acuerdo con un abogado cincuentón de nombre François Raffray, quien ofreció pagarle 2500 francos mensuales hasta el día de su muerte a cambio de heredar su magnífica residencia en Arles. Quién creería que sería la viuda de Raffray la heredera de sus propiedades, pues el desdichado abogado falleció casi octogenario, dos años antes de morir la sempiterna viejecita, que con toda razón solía repetir, “J'ai été oubliée par le Bon Dieu”. Se cuenta que gozó de excelente salud los primeros 114 años de su vida, hasta el día en que sufrió una caída y se fracturó la cadera. El accidente la dejó confinada a una silla de ruedas, pero a pesar de la triste situación, nunca perdió el sentido del humor. En su cumpleaños 120, cuando era ya una celebridad, un periodista inoportuno le preguntó qué futuro esperaba: “uno muy corto”, contestó la siempreviva ancianita.

Es una ironía que conozcamos tanto del universo que nos rodea pero casi nada de nuestra propia existencia. Ignoramos por qué envejecemos, o por qué debemos morir. La idea intuitiva de que nos vamos desgastando como se acaba un par de zapatos con el paso del tiempo parece errónea, pues casi todos los tejidos de nuestro cuerpo están renovándose continuamente. Además, si sólo fuese el desgaste, ¿cómo se explica que un caballo con apenas quince años luzca tan viejo como un hombre de noventa, mientras que una quinceañera rebosa de juventud? ¿Y cómo podría explicarse el hecho de que algunos animales como el calamar gigante crezcan toda la vida sin envejecer?

La absurda disparidad en la longevidad de los seres vivos es uno de los muchos misterios de la naturaleza que hacen dudar de la sensatez de un “Diseñador inteligente”. Si bien los humanos somos los mamíferos más longevos, nuestra vida máxima no se compara con la de la tortuga gigante, que alcanza los 180 años. Y es apenas una pequeña fracción de la duración del milenario Pinus longeva de las montañas de Nevada, en Estados Unidos, donde es posible hallar especímenes que datan de la época de los egipcios antiguos.

Habría que preguntarles a los nuevos creacionistas, cómo explica la teoría del “Diseño inteligente” que un animal del tamaño y la inteligencia de la enorme ballena azul esté destinado a vivir apenas una docena de años –absurdo despilfarro del Gran Arquitecto–, pero que la hormiga formica insecta disfruta de una luenga vida –al menos para un insecto– de veintisiete años. O qué razones pudo haber tenido el Creador para otorgarle a la ociosa almeja una inmóvil existencia de varios siglos, mientras que los frágiles efemerópteros mueren a las pocas horas de haber nacido.

Algunos científicos sostienen que el envejecimiento es consecuencia de daños acumulados en el ADN nuclear de la célula. La teoría cuenta con amplio apoyo experimental, y explicaría enfermedades hereditarias como la progeria infantil, una extraña anomalía genética –que hablaría a favor de la teoría del “Diseño maligno”–, la cual inhibe los mecanismos de autorreparación celular y hace que sus portadores, a la temprana edad de diez años, parezcan ancianos octogenarios, tengan el cabello gris y la voz cascada de los viejos.

De otro lado, hay quienes sospechan que la vejez y la muerte son estrategias evolutivas diseñadas a fin de liberar recursos y espacio vital para las nuevas generaciones. En palabras de Michel de Montaigne: “Tu muerte forma parte del orden del universo, es parte de la vida del mundo, es la condición de tu creación… Deja lugar para otros, como otros lo dejan para ti”. La idea fue sugerida por el microbiólogo Leonard Hayflick de la universidad de Stanford hace varias décadas y se sustenta en experimentos con cultivos de células de tejido conjuntivo humano. Hayflick observó que las células realizaban un máximo de cincuenta divisiones, al cabo de las cuales morían. Pero cuando se insertaba ADN de células jóvenes en el núcleo del tejido agotado, este parecía rejuvenecer, y se reiniciaba el ciclo original de cincuenta subdivisiones, lo cual indicaba la presencia de un cronómetro interno que controla el tiempo máximo de vida.

A escala cósmica, la vida humana es menos que un suspiro, un evento insignificante y efímero, un accidente de las fuerzas ciegas de la evolución sin aparente dirección ni propósito. Hay quienes, incapaces de creer en la promesa de una vida eterna, preferimos asumir sin consuelos la terrible realidad expresada magistralmente por Shakespeare en boca de Macbeth: “La vida es solo una sombra que transcurre; un pobre actor que orgulloso consume su turno sobre el escenario para jamás volver a ser oído. Es una historia contada por un idiota, llena de ruido y frenesí, que no significa nada”.

inserte esta nota en su página
  • 0
  • 26
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

26
Opiniones

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Opciones de visualización de opiniones

Seleccione la forma que prefiera para mostrar las opiniones y haga clic en «Guardar» para activar los cambios.
Opinión por:

contestona

Vie, 01/28/2011 - 11:34
Estoy buscando la columna del último jueves y no la encuentro....me niego a creer que esta excelente columna vaya a desaparecer...el próximo jueves la buscaré de nuevo...ojalá la encuentre
Opinión por:

Edissonaguilart

Jue, 01/06/2011 - 11:25
¿Que pasó con Ziegler? No volvió a escribir. ¿Acaso el tema de esta última columna fue por que lo pensionaron? ¿Ahora con que columnista voy a pelear los jueves?
Opinión por:

Carlos Berger

Dom, 01/09/2011 - 15:59
Triste que así fuera, porque las discusión de los jueves se había convertido para mí en un ejercicio divertido y estimulante. Parece que también se daño el link a sus columnas anteriores: al menos el que tengo no parece funcionar.
Opinión por:

Pechugas laru

Jue, 12/23/2010 - 18:31
El señor autor pretende que los humanos sean inmóviles como las almejas a punta de células? para que dentro de otro millón de años en su "existencia" comprendan que la vida si debía transcurrir y no había porque alterarla... ni siquiera las almejas son eternas.
Opinión por:

sganarelle

Jue, 12/23/2010 - 12:46
Abraham fue a Egipto cuando tenía 220 años. El faraón se enamoró de su mujer Sara, que en ese entonces tenía solo 180. Quién dijo que a los 180 años una mujer no conserva atributos para enloquecer de amor a un hombre poderoso que habría podido cortejar, por ejemplo, a una de 20?. Son designios del gran arquitecto que solo él puede explicar. El problema es que es mudo.
Opinión por:

anaviky

Jue, 12/23/2010 - 12:33
"Sueña el rey que es rey y vive/con este engaño mandando/ disponiendo y gobernando/ y este aplauso, que recibe/ prestado, en el viento escribe/...y en cenizas le convierte/ la muerte.. ¡desdicha fuerte!/ ¿que hay quien intente reinar/viendo que ha de despertar/ en el sueño de la muerte?...Sueña el rico en su riqueza/ que más cuidados le ofrece/ sueña el pobre que padece/ su miseria y su pobreza/ Sueña el que a medrar empieza/ sueña el que afana y pretende/ sueña el que agravia y ofende/Y en el mundo en conclusión/ todos sueñan lo que son/aunque ninguno lo entiende/"..."¿Qué es la vida? Un frenesí./ ¿Qué es la vida? Una iusión./ Una sombra. Una ficción./ Y el mayor bien es pequeño,/ que toda la vida es sueño/ y los sueños, sueños son."
Opinión por:

ovejanegra

Jue, 12/23/2010 - 19:21
Corrija: Es la canción MacArthur Park, de J. Webb.
Opinión por:

Sybill P. Trelawney

Jue, 12/23/2010 - 13:39
Querida anaviky que hermoso soñar cuando el déspota poder cerró todos menos uno de los postigos... la ilusión ¿recuerdas el sueño del soñador de MacAthut park: "There will be another song for me/ for I will sing it./ There would be another dream for me, / someone will bring it. / Oh, I will drink the wine while it is warm, / And never let you catch me / looking at the sun. But after all the loves of my life, / ...after all the loves, / You'll still be the one. / I would take my life / into my hands and I will use it, / I will win the worship / in their eyes, and I will lose it./ I will have all the things that I desire, / and my passions flow like rivers in the sky, / And after the loves of my life, / after all the loves of my life, / You'll still gonna be the one." Un abrazo.
Opinión por:

colombiamada

Jue, 12/23/2010 - 12:12
El problema que hay en preguntarles a los creacionistas sobre algo, equivale a lo que significa preguntarle a Uribe. Ningún creyente, precisamente por serlo, se encuentra en la gama racional humana susceptible de admitir preguntas y reaccionar con respuestas. El símbolo magno de la ceguera creyente, se ha vuelto, últimamente; "SIGUIENTE PREGUNTA"
Opinión por:

Germanox

Jue, 12/23/2010 - 12:11
NNNBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBB
Opinión por:

Germanox

Jue, 12/23/2010 - 12:10
FFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFuck you
Opinión por:

Germanox

Jue, 12/23/2010 - 12:09
<<<<<<<<<<<<<<
Opinión por:

Enzo Mountain

Jue, 12/23/2010 - 10:52
"Longitudine dierum replebo eum et ostendam illi salutare meum." Se ha dicho que el hebreo en razón a lo gráfico, pintoresco o metáforico de su retórica difiere, en mucho, del resto de las lenguas indoeuropeas. Y si a partir de una ciencia Moderna como la biología anudamos el problena de la longevidad del reino animal con el destino individual del ser humano obtenemos un entretenido seviche metafísico. Del cual no saldremos mientras no tengamos en cuenta el giro de la mentalidad occidental a partir de la falacia del invento de la Modernidad. Desde el siglo XV los erupeos no sólo se autoproclamaron el ombligo de la historia universal sino que se lo creyeron. Uno de los puntales del parapeto intelectual ha sido el individualismo. La conciencia individual -de la cual el viejo Shakespeare
Opinión por:

Edissonaguilart

Jue, 12/23/2010 - 12:04
Habría que tener en cuenta, en ese punto, lo que Foucault llamaba la biopolítica, el gobierno de "poblaciones" que se da en el marco del encuentro de ciencias como la matemática, más específicamente la estadística, con la biología, y lo que antiguamente se llamaba la "higiene"-que hoy entenderíamos como Salud Pública-y las necesidades del capitalismo moderno; se pasa del poder soberano que decide quien vive y quien muere, a un gobierno que administra la "vida" de las "poblaciones" considerando a la especie humana, como complemento al poder disciplinario, que servía para gobernar individuos por separado en escuelas, cárcerles, manicomios. Es decir, las formas de poder en la "modernidad" han estado articuladas a la "individualización", pero en complemento a la concepción biológica de especie
Opinión por:

Enzo Mountain

Jue, 12/23/2010 - 11:28
hijo y cofundador de lo 'moderno', es según Harold Bloom ("W. S. La invención de lo humano") el primer literato que pone a pensar (meditar en voz alta) a sus personajes. Aunque Bloom no cree que el poeta sea "estrictamente" cristiano, su obra ha servido, indirectamente, para que el mito del individualismo, esencia de la punta de lanza de la Modernidad, se constituya en una de las trampas en las que reincide el Centro (el primer mundo) como la Periferia (los continentes colonizados).¿Por qué el Vaticano, p.e., jamás se centró en OTRA reflexión de los textos sagrados que no asumiera como criterio exegético la dicotomía culpa-gracia de la individualidad (y su hipertorfia: el individualismo) como el enfoque que la biología ahora grita en voz alta:"NO ES EL INDIVIDUO, ES LA ESPECIE,.IMBECIL!"
Opinión por:

Loco Recuerdo

Jue, 12/23/2010 - 10:46
emision de prueba probando, probando
Opinión por:

Loco Recuerdo

Jue, 12/23/2010 - 10:11
Don ¨Clavus¨ ahí si la defecó, tanto conocimiento desplegado a través de libros y páginas y venir a parar así...una recomendación búsque el MEDIUM más cercano de su hogar que sea confiáble( no de 99 centavos) y tendrá respuestas importantísimas de la existencia, que pueda recibir conocimiento de seres superiores y evolucionados.Muchas veces pedí esto: CAMBIO TODO LO QUE SÉ, POR 1/4 DE LO QUE NO SÉ...
Opinión por:

kathy porto

Jue, 12/23/2010 - 09:47
" Habéis sabido meditar y dirigir vuestra vida? Habéis hecho el mejor trabajo de todos." Michel de Montaigne, Ensayos completos, Madrid, Dolores Picazo, pag 1050. Los Ensayos de Montaigne, recomiendo leerlos día a día..
Opinión por:

EL FAKIR

Jue, 12/23/2010 - 11:27
EL MIEDO A LA MUERTE, COMO TODOS LOS MIEDOS, DEL MUNDO OCCIDENTAL, SON APRENDIDOS DE LA INFLUENCIA DE LA CULTURA HEBREA, QUE SIEMPRE SUPO MANTENERSE UNIDA CREANDO MIEDOS ENTRE SUS GENTES.
Opinión por:

Edissonaguilart

Jue, 12/23/2010 - 09:53
O los escritos de Epicuro, Séneca y Marco Aurelio, en los cuales se basa en buena medida Montaigne, y es interesante, por que una de las principales pretensiones de los tres filósofos nombrados, era aprender a no tener miedo a la muerte.
Opinión por:

kathy porto

Jue, 12/23/2010 - 09:36
"Nada es más evidente que el hecho de que la decadencia de la vejez debe concluir en la muerte. No obstante no hay nadie que no crea que puede seguir viviendo otro año; y no hay nadie que que, según el mismo principio, no desee otro año más de vida para su pariente o amigo, sólo que al final la falacia es palpable: el último año, el último día, ha de llegar. Ha llegado y ha pasado.Esa vida que hacía mi vida ha tocado a su fin y las puertas de la Muerte se cierran sobre mis Esperanzas". Samuel Johnson.
Opinión por:

kathy porto

Jue, 12/23/2010 - 16:43
James Shirley: 1596- 1666. Como Agradecimiento a Enzo Mountain: Eternity Of Love Protested: POEM "That noble flame, which my breast keeps, alive, Shall still survive, When my soul ´s fled; Nor Shall my love die, when my body´s dead, That shall wait on me to the lover shade, And never fade: My very ashes in their urn, Shall .like a hallowed lamp, for ever burn." "la noble llama que en mi pecho vive ha de sobrevivir cuando mi Alma haya emprendido el vuelo; No morirá el Amor, si el cuerpo muere, que ha de velarme en las profundas sombras sin marchitarse nunca: Y mis cenizas,, en la Urna, arderán siempre como luz sagrada". Poesía Inglesa: De los primitivos a los Neoclásicos.
Opinión por:

Enzo Mountain

Jue, 12/23/2010 - 11:58
Triste pero hermoso, querida Kathy. O terrible, porque la verdad "verdadera" se nos antoja fea. Hay un estremecedor diálogo al final de "Bajo el cielo protector", novela de Paul Bowles. Una chica gringa realiza un 'paseo' por el Sahara, donde pierde a su esposo y sufre lo indecible. Antes del regreso: "¿Se ha perdido?-pregunta el viejo. -Sí -responde la joven. A lo que Bowles replica: -Al no saber cuándo moriremos, pensamos que la vida es inagotable. Pero todo ocurre un cierto número de veces, y son muy pocas veces. ¿Cuántas tardes más recordarás una cierta tarde de tu infancia? ¿Una tarde tan arraigada en tu ser que no puedes concebir tu vida sin ella? Quizás tres o cuatro veces. Quizás menos. ¿Cuántas veces contemplarás la luna llena? Veinte quizás. Sin embargo nada parece tener límite."
Opinión por:

Edissonaguilart

Jue, 12/23/2010 - 09:11
Sin duda concuerdo con la parte final de la columna: la vida hay que asumirla tragicamente(en un sentido Shakesperiano o griego si se quiere), es por eso que son tan importantes pensadores como Nietzsche, quien decía que ese deseo de "una vida después de la muerte" era en últimas un desprecio a la vida, y que por eso el cristianismo es una religión miserable. Y tienen razón, para estos temas que mejor que la poesía. Dejo una que me gusta "Que la vida iba en serio uno lo empieza a comprender más tarde -como todos los jovenes, yo vine a llevarme la vida por delante Dejar huella quería y marcharme entre aplausos -enevejecer, morir, eran tan sólo las dimensiones del teatro Pero ha pasado el tiempo y la verdad desagradable asoma: envejecer, morir, es el únic argumento de la obra -Jaime Gil
Opinión por:

ovejanegra

Jue, 12/23/2010 - 08:27
Vida, muerte, vejez... temas tratados y abordados por todos los saberes. Yo prefiero el poético, por ejemplo de Alberto caeiro (Pessoa): "Nada queda de nada, nada somos. Un poco al sol y al aire retrasamos La irrespirable tiniebla en que nos pese La humilde tierra impuesta, Cadáveres aplazados que procrean."
Opinión por:

Ordep Adasop

Jue, 12/23/2010 - 08:19
"Cada uno está solo sobre el corazón de la tierra / traspasado por un rayo de sol: / y enseguida anochece" (Salvatore Quasimodo). Freud decía que la existencia humana era una constante lucha entre las fuerzas de la vida (Eros) y las pulsiones de muerte (Tanatos) en la que siempre terminaban triunfando las últimas. Es una buena explicación cuasi-mítica.
Publicidad
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio