22 Abr 2011 - 8:59 pm

Lo mejor del 'stand-up comedy' latinoamericano

¿Quién es Malena Pichot?

"Dramática, hincha pelotas y zarpada". Esta argentina piensa que a veces es imposible ser sabia, estoica y coherente las 24 horas del día. Por eso cada tanto le viene bien ser una loca. Por lo menos —como dice— se eliminan toxinas.

Por: Isabella Portilla
  • 238Compartido
    http://www.elespectador.com/malena-pichot/quien-malena-pichot-articulo-264661
    http://www.elespectador.com/malena-pichot/quien-malena-pichot-articulo-264661
  • 0

Buenos Aires, un día cualquiera de abril de 2009. Malena Pichot, 26 años, está triste, aturdida. Su novio la acaba de dejar. Llora encima de su cama, al lado de la cocina, en el diván. En todos lados. No para de llorar. Así varios días, semanas. La chica inteligente no puede creer que se deshaga en llanto, durante largas horas, menos por un hombre. Pero así es.

Es de noche. En su lúgubre apartamento de soltera, en el barrio porteño de Caballito, pernoctan visos de su antiguo amor.

Malena hace un alto en el camino. Se mira en el espejo. Se ve flaca, ojerosa, fea… de repente mira su cámara de video. La enciende. Le empieza a hablar. El lente es el amigo que necesita para recobrarse. Quién lo hubiera pensado, el método catártico que Breuer y Freud desarrollaron a finales del siglo XIX, en Viena, resulta ser la confesión a una videograbadora a principios de siglo XXI, al sur del sur.

Se graba. Agarra el teléfono. Llama a su ex. Le pregunta por sus padres, por las novedades de su vida. ¡Qué gran patraña, qué pelotuda soy!, piensa en el fondo. Y después del soso preámbulo le arroja la verdad: Quiero que sepas que te sigo extrañando… ah, sha lo sabías… ah, estás con tu novia… buuueh… bárbaro… Cuelga.

Sigue llorando. Quiere volver a llamarlo. Antes de ejecutar el plan suicida recuerda lo siguiente: “no lo shamo porque en este instante está garchando… se la está garchando”.

Malena piensa que no va a poder estar bien. Que no lo va a superar. Pero de repente tiene un destello. El mismo que alumbró a Lisa Nova, Justine Ezarik y Karen Schindler Alloy: mujeres que decidieron contarle sus problemas íntimos a una cámara, al mundo globalizado y sólo por eso ganaron fama.

Después de grabarse, de verse graciosa, edita, musicaliza y sube sus videos a YouTube. La gente empieza a comentarlos. Aumenta el número de visitas de su canal. Una tal “Loca de mierda” acapara la internet. Las vivencias de esa mujer abandonada constituyen una comedia del discurso amoroso contemporáneo.

¿Quién es esta ‘Loca de mierda’? Se preguntan los cibernautas mientras se retuercen de risa al verla. La loca de mierda es una genia. Es grosa. Está buena. Estudia letras en la UBA, si acaso, una de las mejores facultades para estudiar literatura en Latinoamérica. Para unos es una cheta. Una vendida. Una pelotuda. Para otros simplemente es una mina que hace reír.

La mina que hace reír  tiene 25 capítulos de su vida privada en YouTube, con aproximadamente 60 mil visitas. Muchos de sus seguidores o detractores han montado numerosas páginas ficticias en Facebook, aumentando su popularidad. En Twitter la siguen 82.889 personas y en su blog: tuconcheta.blogspot.com, tiene 2.090 miembros.

La histeria en la palestra

En septiembre de 2009 los directivos de la página web latina del canal MTV se percataron de su éxito, entonces la llamaron. Pichot, que despechada editaba en casa sus videos, recibe ahora un pago de este importante canal musical. Y todo por contar sus intimidades. Con orgullo, enfundada en su jactancia, dice ahora: “No tengo pareja, pero tengo dinero y fama... que es mucho más importante”.

Tan pronto alcanzó reconocimiento, sus allegados la tildaban de verdadera loca. Pensaban que había superado su crisis sentimental. Lo cierto es que no se había recuperado; seguía mal. Todo le parecía un bajón. Y sin embargo seguía haciendo chistes con lo que le acontecía.

Malena Pichot es desparpajada. Su vida es la vida universalizada de la mujer que sufre por amor, de cualquier mujer. Su privacidad no existe, se hace pública. Ella misma responde los comentarios de sus seguidores, los interpela, discute y ríe con ellos. No intenta intelectualizar su postura femenina frente a la vida, pero hay en sus comentarios un tinte indeleble de crítica social.

"En períodos de debilidad cometemos el error de “jugar a los novios” con el primer idiota que aparece. Digamos no al conformismo que nos lleva a aguantar mamertos en vez de soportar sabiamente la soledad", demanda frente a la cámara, como si con esa exhortación liberara de la dependencia amorosa a muchas de sus seguidoras. No sabe si lo logra, por lo menos les siembra la duda.

Su espacio en internet es un símbolo de la propagación de los nuevos medios, los mismos que cada vez se asemejan más a los emporios comunicacionales con la existencia y el uso de herramientas que permiten novedosas formas de expresión.

Su estilo está influenciado por la comedia gringa: no hay asombro en su fanatismo por Larry David, Jerry Seinfeld y Ricky Gervais. Carrie Bradshaw, la protagonista de Sex and the city, y su creadora, Candace Bushnell, al igual que sus amigas bonaerenses, también son motivo de inspiración.

Después del reconocimiento en el ciberespacio, Pichot debutó en las tablas. Tuvo una serie de presentaciones en Buenos Aires con el monólogo Conchuda pero con gracia. En ese espacio el éxito también fue definitivo. Ahora trabaja de la mano del actor Ezequiel Campa en Ellos, un stand up comedy de gran impacto en el circuito porteño. A la vez, Pichot escribe para televisión y prepara nuevas sorpresas para sus fans a través de la web.

Esta argentina de apelativo escatológico y rimbombante se ha servido de su propia experiencia para reírse de sí, de su condición frágil frente al amor, de sus crisis, sus pataletas y del sufrimiento por querer a otro que no la quiso, y todo esto para darse cuenta de una certeza (después de reencontrarse con su ex): Es verdad. Sho no era feliz con él. Era la mujer que odio cuando estaba con él. Él no es para mí. No tiene nada que ver conmigo este tipo. ¿Quién es? Hace un año que hago videos sobre mi sufrimiento y… me parece que me fui al carajo…

  • 0
  • 13
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

Lo más compartido

Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Publicidad
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio