De la celebración excesiva a la tristeza

Álex Cujavante, de 16 años, esperó seis días para debutar en el Mundial de Patinaje, pero celebró antes de tiempo y perdió.