Publicidad
Deportes 12 Abr 2011 - 11:56 am

Entrevista con el portero del Barca

Víctor Valdés: "Todavía no estamos clasificados"

El arquero del Barcelona asegura que ni su equipo ni el Real Madrid se pueden sentir en la semifinal de la Liga de Campeones de Europa.

Por: Luis Martín/Especial de El País de España
Foto: EFE

A los 29 años, Víctor Valdés va camino a conquistar su tercera Liga de Campeones de Europa, además de un nuevo título del campeonato español y la Copa del Rey. Como si fuera poco, ahora también puede presumir de ser campeón mundial.

El cuidapalos, que será titular hoy ante el Shakhtar Donetsk de Ucrania, en el juego de vuelta de los cuartos de final de la Champions (1:45 p.m., por Fox Sports), se ha convertido en leyenda viva del barcelonismo y en uno de los  futbolistas ibéricos más exitosos de la historia.

¿Ha cambiado su vida desde que es campeón del mundo?

No especialmente. ¡Más cambió cuando nació mi hijo! El Mundial me dio la oportunidad de subir un escalón profesional. En lo personal, sirvió para que la gente que no me conocía se quitara la imagen de tipo raro y conflictivo, que no sé de dónde había salido porque jamás, nunca, he tenido un problema con un compañero. Quise demostrar que soy un jugador de equipo y ayudar en todo.

Dijo al principio de la temporada que el Barça y usted habían subido varios peldaños. ¿Sigue pensándolo?

Sí, hemos subido varios peldaños. La sensación de que cada vez lo hacemos mejor ha ido en aumento. Nos atrevemos incluso en exceso a jugar la pelota desde atrás, creamos más ocasiones de gol por la profundidad que nos dan los delanteros y porque Messi ha interpretado de maravilla el juego como falso delantero centro. Y en estrategia nos defendemos mucho mejor.

En su caso, ¿por qué dice que ha mejorado?

Hemos trabajado la potencia de piernas mucho. Si mejoras la fuerza, mejoras la capacidad de reacción. Pero se puede trabajar todo, incluso los reflejos. Partes de una base de talento, seguramente, pero el trabajo te hace mejor. Yo soy el ejemplo.

Dicen que usted es antes futbolista que portero.

Considero que la llegada de Guardiola ha generado que el Barça diseñe el portero del futuro. En mi época formativa, aprendí a salir del área porque el sistema de Cruyff pedía un portero más adelantado. Ahora cualquier infantil o cadete juega el balón como un centrocampista. El portero perfecto no existe, pero hemos sentado las bases del portero del futuro.

¿Es acercarse demasiado al precipicio vérselas frente al Madrid cuatro veces en 20 días?

De momento, que yo sepa, no estamos clasificados para las semifinales de la Champions. Ese derecho a jugar las semifinales todavía nos lo tenemos que ganar. Hay que pelear contra el Shakhtar. Luego, ya veremos. A partir de ahí, jugar contra el Madrid siempre es algo intenso. Más lo sería, lógicamente, jugar cuatro veces casi consecutivas. Pero es un reto muy bonito.

¿Qué le dice el Bernabéu?

El Bernabéu es un campo muy complicado. Me transmite sensación de trabajo. Al margen de haber ganado o de haber perdido, pensar ese estadio me genera la idea de dificultad, trabajo, esfuerzo... Yo voy al Bernabéu y sé que me va a tocar trabajar mucho porque el rival lo exige. No te da ni un respiro.

Alguno de sus compañeros asegura que jugar contra el Madrid es la mayor motivación profesional. ¿Le ocurre a usted lo mismo?

A mí lo que me gusta es ganarle al Madrid. He tenido la suerte de ganar algunos clásicos, aquí y allá, y es una emoción incomparable. Ganarle al Madrid es muy grande. En parte, por la rivalidad, pero también por lo que supone. Es uno de los mejores equipos del mundo. Así que resulta un premio tremendamente gratificante.

¿El 5-0 de la primera vuelta los hace más peligrosos?

En sus cabezas estará intentar ganar, independientemente de lo que pasó entonces, aunque no les gustara nada esa derrota, es normal. Será una motivación extra para ellos. Pero nosotros vamos a lo mismo, a intentar ganarles. No sabemos jugar de otra manera. Ni en el Bernabéu ni en ningún sitio. Pero en el Bernabéu, menos, claro. A nosotros no se nos da bien especular, no sabemos.

¿Hasta qué punto depende de Messi el juego del Barça?

Muchas veces se le mide por las jugadas maravillosas y los goles y eso oculta los detalles. Es un jugador que de un detalle crea un mundo y que trabaja para el equipo, viene a buscar, genera espacios, recupera... A él lo que le gusta es marcar goles y, por su carácter campeón, quiere meterlos, pero él sabe lo mucho que ayuda al equipo y estoy seguro de que ha aprendido a disfrutar también de esa faceta de su juego. Yo, al menos, le veo muy feliz. Pero creo que Leo es tan importante para el equipo como el equipo lo es para él. Escuchas sus declaraciones y está claro.

Llegados a este punto del calendario, ¿es posible ganarle cuatro partidos seguidos al Madrid?

De momento, vamos a tratar de ganar ante el Shakhtar y ya veremos. Pero, sí, es posible ganarlo todo. Desde el máximo respeto al rival y la dificultad que entraña jugar contra un equipazo así. Ahora no descarto nada. Estando vivos, no. Como dice Pep, este año, el ridículo ya no lo hacemos, pero, ya que estamos ahí, vamos por todo. Es el último esfuerzo, ya no cuesta, compites por pura inercia...

  • 0
  • Enviar
  • Imprimir
0
Opiniones

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Publicidad
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio