Cafeteros anuncian demanda contra caricaturista de EE.UU. por difamación

La Federación Nacional de Cafeteros de Colombia (Fedecafé) anunció que demandará al caricaturista estadounidense Mike Peters por haber denigrado de la agroindustria del café en una reciente entrega de su cómic "Mother Goose & Grimm".

La querella será interpuesta por conducto de la firma neoyorquina Holland & Knight, asesora de la Fedecafé en Estados Unidos, que calcula la reclamación en unos veinte millones de dólares.

El gerente general de la Fedecafé, organización que agrupa a los caficultores colombianos, Gabriel Silva, explicó que la demanda, que estará acompañada por acciones por la vía diplomática, será "por daños y perjuicios, por detrimento a la propiedad intelectual y por difamación".

Además de Peters, dijo Silva, el contencioso tendrá alcance sobre "la operación comercial responsable de la distribución y publicación de esa pieza".

"Aspiramos a que los cafeteros sean indemnizados adecuada y suficientemente por los perjuicios causados", afirmó Silva en un comunicado.

Los trabajos de Peters se publican en "más de seiscientos periódicos de los Estados Unidos" , lo que "le da una trascendencia especial al contenido afrentoso e insultante de su caricatura por cuanto es muy probable que haya sido registrada por millones de consumidores del Café de Colombia" , agregó el gerente de Fedecafé.

La entrega de "Mother Goose & Grimm" en mención fue publicada el pasado 2 de enero y, en ella y con los personajes de su tira cómica, Peters asocia el café colombiano y su icono Juan Valdez con el crimen organizado de este país andino.

El caricaturista "atenta contra la dignidad nacional y la reputación del Café de Colombia", expresó Silva, y apuntó que "en dicha pieza se asocia el crimen organizado y las atrocidades de los grupos violentos con el trabajo duro, dedicado y honesto de las más de quinientas mil familias de cafeteros del país".

"Igualmente, se afecta la reputación del icono y símbolo de la caficultura colombiana, Juan Valdez, cuando se sugiere que en las latas de café existe conexión con las víctimas de la violencia en Colombia", añadió el gerente de la Fedecafé.

Es una pieza de humor negro que "tiene un carácter francamente denigratorio e irrespetuoso" y que "causa perjuicios económicos directos a la actividad, menoscaba el patrimonio de propiedad intelectual de los cafeteros y lesiona objetivamente la reputación del café de nuestro país", expresó Silva.

La "rechazamos de la manera más firme y categórica", agregó el representante de la Fedecafé, para quien "se trata de una burla cruel a un país que tanto ha sufrido a manos del narcotráfico y la violencia, alimentada por el apetito por las drogas en Estados Unidos y los países desarrollados".

Temas relacionados