Así fue el robo en que uno de los atracadores sufrió un infarto