La cátedra de Raúl Cuero

La directora del Sena invitó al científico vallecaucano a la inauguración del nuevo programa de desarrollo tecnológico e innovación de la institución.

Raúl Cuero en el lanzamiento de Sennova, el nuevo programa de desarrollo tecnológico e innovación del SenaDavid Campuzano / El Espectador

Hace un par de semanas, antes de que se desatara la polémica por el bagaje investigativo de Raúl Cuero, a la directora del Sena, Gina Parody, se le ocurrió traerlo desde EE.UU. como invitado de honor para el lanzamiento de Sennova, el nuevo programa de desarrollo tecnológico e innovación de la institución. (Lea: Los dudosos honores del científico colombiano Raúl Cuero)

Luego de sintonizar una entrevista con el profesor Raúl Cuero por Telecaribe, Parody concluyó que nadie más que este científico valluno podría inspirar a los futuros innovadores del Sena. “Quedé impactada al oírlo hablar sobre cómo la innovación no tiene estrato social y que la creatividad no tiene nada que ver con la pobreza, por eso decidí invitarlo, usted es inspirador”, confesó Parody este lunes ante el auditorio lleno de funcionarios del Sena de todas las regiones que se disponían a escuchar al profesor Cuero. (Lea: Científicos respaldan a Rodrigo Bernal, quien 'desenmascaró' a Raúl Cuero)

Durante casi dos horas el científico habló sobre su niñez en Buenaventura y los 40 años que le ha dedicado a la ciencia en EE.UU. e Inglaterra: aseguró que como él, los grandes científicos del mundo habían desarrollado sus principales invenciones siendo muy jóvenes. Para explicarlo diseñó una diapositiva en la que aparece una fotografía suya, junto a imágenes de Leonardo da Vinci, Isaac Newton, Galileo Galilei y Albert Einstein. “También creé siendo muy joven”, dijo.

Dedicó un buen espacio a contar cómo las primeras preguntas científicas le surgieron siendo niño al ver cómo lagartijas y cucarachas reaccionaban al calor de Buenaventura, también reprodujo un audio en el que se escuchaba el himno nacional y explicó que a cada nota le había otorgado el valor de un elemento de la tabla periódica. El público aplaudió extasiado.

Luego presentó un video de dibujos animados en el que un par de extraterrestres descienden de naves espaciales y explican cómo Cuero está diseñando una proteína que permitirá sembrar plantas en Marte. Volvieron los aplausos.

Terminó su intervención y El Espectador les preguntó a varios asistentes qué opinaban sobre la presentación del científico. “Goza de grandes conocimientos, tiene importantes invenciones, definitivamente es un hombre reconocido”, dijo un subdirector del Sena de Caldas. “Me encantó, no entiendo cómo alguien puede criticarlo, hay gente que habla sin saber”, dijo la economista Ana Parra.

Pero otros espectadores, como el físico y magíster en nanotecnología de la Universidad de Barcelona César Díaz piensan lo contrario. “Acabo de llegar de hacer un posgrado en Europa donde tuve la oportunidad de escuchar conferencias de dos premios Nobel y siento tristeza al ver cómo este científico se para ante un auditorio a hablar sobre él todo el tiempo. Es una falta de respeto con la historia de la ciencia que ponga su imagen al lado de la de Einstein o Newton. Es triste ver que este señor se muestre como un modelo”.

Para Francisco Buitrago, diseñador industrial y magister en diseño de producto, la manera como Raúl Cuero presentó su teoría sobre la vida en Marte es vergonzosa. “Me encargo de diseñar productos audiovisuales para hacer divulgación científica y me parece que las animaciones que muestra Cuero son muy poco serias, rayan con lo infantil. La idea de realizar videos para divulgar es que a las personas les quede claro cuál es el concepto científico que se piensa transmitir, pero no creo que alguien haya entendido algo sobre ese video”, dice Buitrago.

Confunde y reinarás”, agrega el físico César Díaz, “confundir con el lenguaje esa es una metodología común. El habla de un gen de alti-baja-temperatura que estoy seguro que no existe en el mundo de la física. Tampoco explica bien qué es lo que quiere plantear, son solo ideas dispersas sin soportes. No logro identificar la tesis que quiere exponer”. (Lea: Raúl Bernal, el hombre que incomodó a la ciencia)

¿Pero qué piensa hoy Raúl Cuero de la polémica desatada por el profesor Rodrigo Bernal? “Todo está aclarado. En la biología sintética con una publicación que uno haga de eso ya es paradigmática, porque es algo nuevo, no es publicar por publicar. Ya aclaré todo y este fue un problema de falta de entendimiento. Ahora regreso a EE.UU. a continuar con mi ciencia creativa y luego voy como orador central de la cumbre mundial de la semana del emprendimiento en Ginebra, Suiza”. (Lea: No he sido deshonesto: Raúl Cuero)