Declaran culpable a la joven estadounidense que indujo a su novio a suicidarse

Michelle Carter fue condenada por homicidio involuntario al inducir a Conrad Roy, quien se suicidó el 12 de julio de 2014 al inhalar monóxido de carbono dentro de su camioneta, a quitarse la vida mediante mensajes de texto. La chica, de 20 años, enfrenta hasta 20 años de cárcel y debe ser sentenciada el próximo 3 de agosto.

Foto de referencia. Pixabay

Una joven estadounidense de 20 años fue condenada este viernes por homicidio involuntario tras alentar a su depresivo novio a suicidarse en mensajes de texto y llamadas telefónicas. (Lea: Michelle Carter, la joven estadounidense acusada de inducir a su novio a suicidarse)

Michelle Carter rompió en llanto cuando el juez Lawrence Muniz leyó el veredicto en la corte de Taundon, al sur de Boston (Massachusetts), tras un proceso que duró una semana.

"Luego de revisar la evidencia, esta corte la encuentra culpable de la acusación en su contra por homicidio involuntario", dijo Muniz a Carter.

La joven, que dispensó su derecho a un proceso con un jurado y optó por un fallo del juez, enfrenta hasta 20 años de cárcel. Debe ser sentenciada el 3 de agosto.

Conrad Roy, un adolescente de 18 años que sufría de depresión, murió en julio de 2014 de una intoxicación por monóxido de carbono en su camioneta, en un estacionamiento.

Cuando el adolescente comenzó a intoxicarse salió de la camioneta, pero Carter le envió un texto ordenándole que volviera a meterse dentro. Fue hallado muerto al día siguiente.

En los meses previos, Carter y Roy habían intercambiado cientos de mensajes de texto en los que la joven le urgía a cumplir su plan de suicidarse, y le pedía que lo escondiera de sus padres, que le mintiera a su madre y eligiese un estacionamiento poco concurrido.

Expertos legales han cuestionado si las palabras pronunciadas por alguien bastan para condenar a esa persona por homicidio involuntario. El suicidio es en general considerado como la voluntad de la persona que lo comete.

En Estados Unidos ningún estado tiene una ley que castigue el alentar a alguien a suicidarse.

La defensa de Carter argumentó que Roy quería suicidarse desde "hace años" y buscó minimizar el rol de la joven en su vida. Ambos tenían una relación de largo plazo pero basada principalmente en mensajes de texto. Solo se habían encontrado personalmente un par de veces.

Carter no estuvo presente físicamente junto a Roy cuando éste se suicidó pero "estaba en su oído, estaba en su mente, estaba en el teléfono, y le estaba diciendo que regresara al vehículo aunque ella sabía que él iba a morir", dijo la fiscal adjunta del distrito, Katie Rayburn, en la corte.

Los fiscales aseguraron que Carter urgió a Roy a suicidarse para ganar atención de chicas que admiraba.

"Solo tienes que hacerlo", le escribió días antes de su muerte, o lo contrario te verán como a un "tonto". "Si piensas que ésta es la única manera en que serás feliz, el cielo te dará la bienvenida de brazos abiertos", le escribió.

El caso fue juzgado en una corte juvenil porque cuando Roy murió Carter tenía 17 años.