El bebé de Guillermo y Kate será alteza al nacer

Isabel II se anticipa al Gobierno y modifica la norma para que mujeres y varones tengan el mismo título nobiliario.

Isabel de Inglaterra, a sus 85 años, se prepara para el futuro. Anticipándose a la decisión del Gobierno de David Cameron ha dado el primer paso para igualar las condiciones de hombres y mujeres en el orden sucesorio a la corona. Ella no puede legislar, pero sí tiene poderes para otorgar títulos.

Por eso no ha dudado en dejar claro ante el mundo cuál es su posición. Lo ha hecho usando las llamadas Cartas Patentes, un método por el cual la soberana puede dar órdenes sin la participación del Parlamento. La reina, haciendo uso de esta potestad, ha establecido que a partir de ahora 'todos los hijos del hijo mayor del príncipe de Gales' lleven el título de Alteza Real 'con dignidad de príncipe o princesa que se antepondrá a su nombre de pila'. Es decir, el bebé que espera Kate Middleton será alteza y príncipe o princesa desde su nacimiento.

Hasta ahora, solo el primogénito del hijo mayor del príncipe de Gales tenía derecho a este honor, a raíz de un decreto hecho por Jorge V en 1917. Con esta modificación, si el duque y la duquesa de Cambridge tienen una hija a mediados de este año, ella será por tanto princesa. Isabel II invalida así el decreto de su abuelo Jorge V, que estipulaba que solo el hijo mayor del príncipe de Gales sería príncipe, pero sus hermanas no merecían la misma distinción. De tal manera, la reina se ha anticipado a la reforma de la ley. La decisión fue tomada por la reina el pasado 31 de diciembre, pero no se ha hecho pública hasta ahora.

Paralelamente, el Gobierno británico ya ha comenzado el proceso para modificar las leyes de sucesión para asegurar que el primer hijo del duque y la duquesa se convierta en monarca, eliminando la antigua regla de la primogenitura masculina, que da prioridad a los niños frente a sus hermanas.

Los 15 Estados miembros de la Commonwealth que tienen al monarca británico como su jefe de Estado han dado ya su consentimiento final para acabar con la primacía de los varones sobre las mujeres en el orden de sucesión al trono británico, según anunció el primer ministro adjunto del Gobierno británico, Nick Clegg. Estos Estados ya habían dado su aprobación política al cambio en la cumbre de la Commonwealth celebrada en octubre de 2011 en Perth (Australia), pero ahora han completado ya el proceso normativo correspondiente en cada uno de los territorios.

Coincidiendo con la noticia del embarazo real, Clegg anunció el mes pasado que el Gobierno británico presentará lo antes posible en los Comunes la legislación necesaria para que el cambio tenga todas las de la ley. 'Es una hermosa coincidencia que la confirmación final de los otros territorios del reino ha llegado en el mismo día que nos enteramos de que los duques de Cambridge están esperando su primer hijo', declaró.

España es la única monarquía europea que no ha dado ningún paso para igualar a la mujer frente al varón.

Temas relacionados