Lo que se ve en internet no es lo que parece: joven que fue quemada con ácido

Resham Khan, una estudiante musulmana, fue víctima de un ataque con ácido en la celebración de su cumpleaños número 21. Más de dos meses después, a raíz de unas fotos que subió a sus redes sociales, demostró que internet no siempre muestra la realidad.

Tomada del Instagram de Reshkhan_

El pasado 21 de junio, Resham Khan, una estudiante de la Universidad Metropolitana de Manchester, Reino Unido, y su primo, Jameel Mukhtar, fueron atacados con ácido. Al salir de la celebración del cumpleaños número 21 de  Resham, y mientras esperaban en el carro a que el semáforo cambiara, un desconocido les lanzó la sustancia. (Lea: Alarma por aumento de ataques con ácido en Londres)

Mukhtar fue puesto en coma inducido para que le pudieran tratar las heridas y Khan sufrió graves lesiones en el ojo izquierdo. Las autoridades declararon el ataque como “delito de odio”. El culpable se entregó días después sin ninguna muestra de arrepentimiento.  

Sin embargo, el pasado 2 de septiembre la joven musulmana compartió en sus redes sociales unas fotografías en las que no se veían las cicatrices. Los seguidores no dudaron en elogiarla.

Khan al ver el impacto que tuvieron sus imágenes decidió compartir en su blog cómo logró esa apariencia y publicó varias fotos con y sin maquillaje.

“Sé que muchos están viendo mi recuperación o pueden estar pasando por algo similar, mirándose a sí mismos y preguntándose cuándo van a mejorar. He recibido preguntas sobre mi recuperación, preguntando cómo y qué estoy haciendo”, relata la joven en su blog.

Lo que hace Khan es emplear maquillaje: varias capaz de base, corrector para tapar las áreas más afectadas, contorno para las cejas y un poco de labial. Aunque asegura que no se maquilla seguido por lo complicado que se ha vuelto y el dolor tan fuerte en las partes afectadas. También utiliza aplicaciones de edición para arreglar sus fotos.

Después de maquillarse, se tomó algunas fotos y las editó en una aplicación que le mostró su tía. Aseguró que no las edita mucho, sólo les ajusta el brillo y la luz. También cuenta que “las fotos se toman desde el lado que no se vio tan afectado”. 

"Pero, por favor, no veas mis fotos y vayas a desesperarte o intentes lograr algo que no puede ser posible. Es difícil. He amado los elogios, pero la dura realidad es que no es real. Ha sido precioso, ha sido genial, pero no puedo fingir ser alguien que no soy", precisó la joven en su blog.

La joven, que relató días después del ataque todo el proceso que sufrió mediante sus redes sociales, también afirmó que está mejorando y que va a curar su ojo con operacioness.


Resh on Twitter