Foro El Espectador y Colombia 2020: La inclusión y la educación, pilares para la paz

hace 4 horas

Otro trabajador se suicida en empresa china que fabrica iPhone

La empresa Foxconn es criticada porque sus empleados trabajan 100 horas semanales. Este es el decimocuarto suicidio del año.

Un trabajador del gigante taiwanés Foxconn, que produce componentes electrónicos para las principales multinacionales tecnológicas, se suicidó en la fábrica de la ciudad china de Shenzhen, donde otros 13 empleados se quitaron la vida en lo que va de año, informó esa sociedad en un comunicado.

Según el South China Morning Post, el cuerpo del empleado, que tenía 23 años y llevaba ocho meses trabajando para la compañía, fue encontrado cerca de su dormitorio en el Complejo de Guanglan, uno de los que la empresa acondiciona para sus trabajadores.

Foxconn, el mayor inversor taiwanés en China, señaló en su nota que la policía investiga el suceso y expresó sus condolencias a la familia del trabajador.

Al menos otros 13 empleados de las fábricas de Foxconn en Shenzhen -donde se producen, entre otros, el iPad y el iPhone de Apple- se han suicidado en lo que va de año, aunque hacía cuatro meses que no se reportaban sucesos de este tipo.

La ola de suicidios ha venido acompañada de fuertes críticas a la compañía por las duras condiciones en que trabajan sus empleados, muchos de ellos jóvenes que se incorporan a la vida laboral y que dejan a su familia por primera vez.

Esta misma semana, el sindicato único de China se unió a las críticas, al asegurar que algunos de los empleados de la empresa son obligados a trabajar hasta 100 horas semanales.

Foxconn se defiende y alega que su empresa ofrece mejores condiciones que otras en el gigante asiático, mientras ha recurrido a varias medidas para intentar acabar con la ola de suicidios, desde subir hasta un 70 por ciento el sueldo de los trabajadores a organizarles fiestas o llamar a monjes para que estudien el supuesto "mal feng shui" en las fábricas.

Por otro lado, también ha iniciado planes para trasladar parte de su producción de Shenzhen, donde emplea a la mitad de sus trabajadores en China, a otras provincias del país asiático.

La firma, que trabaja para empresas como Sony, Nokia o Nintendo, es un gigante que sólo en China da trabajo a 800.000 personas y produce un 4 por ciento de los productos que exporta el país asiático.